List

El deseo por parte de algunos de los legisladores actuales, de crear comisiones especiales en, hasta el momento 4 de las 7 provincias y otra para buscar el relanzamiento de la región brunca, es un fenómeno del que deben analizarse con profundidad sus causas.

Más allá de los efímeros réditos mediáticos y de opinión pública, que puedan generar estas iniciativas a sus proponentes, se esconden preguntas tan fundamentales como: ¿Para qué sirven las provincias actualmente, aparte de circunscripción para elegir diputados —modelo por cierto bastante injusto—? ¿Obedecen a caso a un tema de planificación del desarrollo — cuando muchas de ellas más bien se contraponen a las regiones establecidas para este tema? ¿Son justificables este tipo de órganos legislativos en un Estado unitario como el nuestro? ¿Dónde queda el papel de las federaciones municipales de carácter provincial existentes?

Desde un punto de vista meramente pragmático, para buscar el avance en la tramitación de proyectos locales hasta su dictamen en comisión, parece que sí. Recordemos que este tipo de proyectos, se denominan peyorativamente en jerga parlamentaria como “agenda chayote” y lastimosamente por lo general, no son una prioridad en el congreso, donde por ejemplo, se solicita criterio a diputados de Guanacaste sobre autorizaciones para donar terrenos en un distrito de Limón, aunque esto en gran medida carece de sentido.

Los diputados que han acuerpado este tipo de iniciativas de carácter coyuntural, ya que este tipo de comisiones no tienen un carácter permanente especial, deberían centrar sus esfuerzos en buscar una solución nacional aunque fuera parcial a este problema, como hacer las reformas legales pertinentes, para que los concejos municipales tengan la potestad para resolver por sí mismos, muchos de estos temas, sin tener que esperar a veces años, para que la Asamblea Legislativa se los resuelva.

La preocupación por el desarrollo local en circunscripciones cantonales y provinciales, manifestado por los legisladores que respaldan estos esfuerzos, es válida y sincera, pero, para sacar un mayor provecho de este tipo comisiones, debería ampliarse su integración, modificando su naturaleza a una de carácter especial mixta, que cuente con asesores externos como bien lo han propuesto los diputados de la Provincia de Heredia, pero quizá en un número mayor y con presencia de autoridades locales, instituciones, grupos o iniciativas claves para el desarrollo de cada provincia.

Se desconoce de momento cuántas de estas comisiones, contarán con el respaldo para poder ser creadas, y sus justificaciones deberían ser objeto de discusión. Mientras que sus causas, deberían de ser analizadas y ojalá solventadas en una comisión de mayor envergadura, para resolver este tipo de problemas, como la que también se ha propuesto, para analizar todos los temas relacionados a la urgente reforma administrativa que requiere nuestro Estado.