UCR – Daniel Calvo
List

[cfwc]

En Costa Rica más que una división de Poderes existe una confusión entre los mismos,
pues tal parece, no hay claridad sobre cuáles son las atribuciones, competencias y delimitaciones de cada uno de ellos.

Esta particularidad autóctona que desafía los esquemas tradicionales de división de Poderes, sustituye: el sistema de pesos y contrapesos de Montesquieu, la división funcional de Loewenstein y el parlamentarismo acotado de Ackerman, por un pulso entre Poderes. Esto plantea un debate fundamental sobre ¿quién realmente gobierna?

Invasión de Poderes. Hace unos días en este diario (Página Quince, 1/8/10), el Presidente de la Asamblea Legislativa, Don Luis Gerardo Villanueva Monge expresó su desacuerdo con el actuar de la Sala Constitucional, a quien tildó de ejercer una “dictadura de los jueces”, a raíz de un reciente fallo ordenando qué legislar a la Asamblea Legislativa. En adición a la hostilidad existente entre la Sala Constitucional y el Tribunal Supremo de Elecciones, producto de la acogida por parte del primero, de una acción de inconstitucionalidad sobre el tema de credenciales y un recurso de amparo para determinar el futuro del referendo sobre uniones gais.

El malestar con la Sala Constitucional es compartido por diferentes sectores, principalmente políticos, los cuales sostienen que este órgano se extralimita con frecuencia en sus funciones, por lo cual abogan por reformar a ese monstruo, el cual ellos mismos han creado. Sin embargo, las riñas entre Poderes trascienden esta realidad, en los últimos días hemos visto cómo la vanagloria de una ministra ha generado fuertes roces con el Poder Legislativo, agravando las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo, debilitadas desde el inicio de la presente legislatura.

Peligrosas distorsiones. Estas conductas comprensibles en muchos casos y reprochables en otros, entorpecen el adecuado proceder de la gestión gubernamental, distorsionando la división de Poderes, garante de un sano régimen constitucional y condicionan futuros escenarios para la búsqueda de gobernabilidad.

En la medida que cada Poder de la República e inclusive sus órganos auxiliares, entiéndase Contraloría General de la República y Defensoría de los Habitantes, tengan claro y bien definida su esfera de acción, dejaremos en gran medida de hablar de sacadas de clavo, represalias y amenazas, entre los Supremos Poderes.

Para de una vez por todas, abordar un debate necesario que a todos concierne, las reformas a muchos de estos órganos, que en ocasiones en lugar de actuar como contrapesos, actúan como verdaderos obstáculos para la urgente toma de decisiones que tanto amerita nuestro país.

En Costa Rica más que una división de Poderes existe una confusión entre los mismos,
pues tal parece,
no hay claridad sobre cuáles son las atribuciones, competencias y delimitaciones de cada uno de ellos.

Esta particularidad autóctona que desafía los esquemas tradicionales de división de Poderes, sustituye: el sistema de pesos y contrapesos de Montesquieu, la división funcional de Loewenstein y el parlamentarismo acotado de Ackerman, por un pulso entre Poderes. Esto plantea un debate fundamental sobre ¿quién realmente gobierna?

Invasión de Poderes. Hace unos días en este diario (Página Quince, 1/8/10), el Presidente de la Asamblea Legislativa, Don Luis Gerardo Villanueva Monge expresó su desacuerdo con el actuar de la Sala Constitucional, a quien tildó de ejercer una “dictadura de los jueces”, a raíz de un reciente fallo ordenando qué legislar a la Asamblea Legislativa. En adición a la hostilidad existente entre la Sala Constitucional y el Tribunal Supremo de Elecciones, producto de la acogida por parte del primero, de una acción de inconstitucionalidad sobre el tema de credenciales y un recurso de amparo para determinar el futuro del referendo sobre uniones gais.

El malestar con la Sala Constitucional es compartido por diferentes sectores, principalmente políticos, los cuales sostienen que este órgano se extralimita con frecuencia en sus funciones, por lo cual abogan por reformar a ese monstruo, el cual ellos mismos han creado. Sin embargo, las riñas entre Poderes trascienden esta realidad, en los últimos días hemos visto cómo la vanagloria de una ministra ha generado fuertes roces con el Poder Legislativo, agravando las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo, debilitadas desde el inicio de la presente legislatura.

Peligrosas distorsiones. Estas conductas comprensibles en muchos casos y reprochables en otros, entorpecen el adecuado proceder de la gestión gubernamental, distorsionando la división de Poderes, garante de un sano régimen constitucional y condicionan futuros escenarios para la búsqueda de gobernabilidad.

En la medida que cada Poder de la República e inclusive sus órganos auxiliares, entiéndase Contraloría General de la República y Defensoría de los Habitantes, tengan claro y bien definida su esfera de acción, dejaremos en gran medida de hablar de sacadas de clavo, represalias y amenazas, entre los Supremos Poderes.

Para de una vez por todas, abordar un debate necesario que a todos concierne, las reformas a muchos de estos órganos, que en ocasiones en lugar de actuar como contrapesos, actúan como verdaderos obstáculos para la urgente toma de decisiones que tanto amerita nuestro país.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno, columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

4 Responses to “Una discusión transparente y solidaria del FEES.”

  1. ticoblogger

    Reflexiones sobre la marcha en “defensa” del FEES. http://bit.ly/9KusNJ
    #costarica

    Este comentario fue originalmente publicado en Twitter

  2. terox

    Mae, si es cierto lo que dice el Dr. Chapatín, quieren un aumento real como del 9% anual… diay, eso está volado… de hecho, yo creo que donde hace más falta la plata, es en la educación secundaria, porque de todas formas, esos no están llegando a la U, además de que la UCR les pone trabas, como horarios diurnos, de forma que es todavía más difícil bretear y estudiar…
    Y claro, a fin de cuentas, los estudiantes son carne de cañón para mantener (o incluso “mejorar”) el status quo del Sindeu y similares…
    Puta, ¿la hija de Herrero es la presidenta de la Feucr? que varas… ¿se pelearán en la sobremesa o dejarán “los negocios” por fuera? ¿cómo será esa vara?

  3. Raul

    Ay, que lamentable. Crei que iba a leer algo inteligente aqui, no fanatizado de un lado o del otro. Pero no. Me encontre con otro fanatismo mas. Con que liviandad critica a APSE no tener en cuenta cosas que evidentemente si tiene en cuenta. Con que liviandad dice “hacer su agosto”… quien hae su agosto con manifestaciones? eos no es hacer su agosto, o no sabes nada. O nunca fuiste estudiante… ah, si, perdon, fuiste, pero de los que no protestaban y les decian vagos a los que exigian sus derechos, fijo… suerte, siga durmiendo de ese lado, no hay peor ciego.

  4. Marcial

    @Raul Me parece todavía peor su actitud generalista y poco creativa. Dudo que conozca a Daniel para saber si es un fanático o no; me perece más fanático usted que inmediatamente tilda su opinión de inútil por el simple hecho de exigir transparencia y criticar la demagogia con que se ha tomado el tema por parte de algunas organizaciones como APSE. ¿Como sabe que se esta criticando con liviandad?. Increíble.
    Creo que el llamado a la transparencia debe ser general, por parte de la mayoría de los estudiantes que, extrañamente, reconocen las campañas de miedo del Gobierno, pero nunca la de las Universidades (que trabajés con o para la U no te hace inmediatamente bueno o libre de culpa). Los sobresueldos son un relajo que igualmente debe ser monitoreado. Esperemos que esta semana haya una buena negociación del tema, con transparencia y un entendimiento por parte de CONARE de que no son el ombligo del país.
    Saludos

  Etiqueta: UCR

7 posts
Agosto 17th, 2010

Una discusión transparente y solidaria del FEES.

Abril 15th, 2009

La calidad de la educación de la UCR.

Expendiente 17.321- Pasaje Escolar Gratuito – Federico Tinoco Carmona Hace aproximadamente un año 25/4/08) el abogado Juan José Echeverría Alfaro […]

Octubre 10th, 2007

La UCR después del Referéndum

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía, como lo es el estudio del modo en que la sociedad […]

Septiembre 4th, 2007

Sí a la Democracia, si conviene

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía, como lo es el estudio del modo en que la sociedad […]

Julio 26th, 2007

Inconsciencia en la UCR

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía, como lo es el estudio del modo en que la sociedad […]

Julio 14th, 2007

Quien tenga ojos para ver que vea

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía, como lo es el estudio del modo en que la sociedad […]

Junio 15th, 2007

Sólo pedimos respeto. ¿Acaso es mucho pedir?

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía, como lo es el estudio del modo en que la sociedad […]