Diciembre 2010 – Daniel Calvo
List

[cfwc]

En Costa Rica más que una división de Poderes existe una confusión entre los mismos,
pues tal parece, no hay claridad sobre cuáles son las atribuciones, competencias y delimitaciones de cada uno de ellos.

Esta particularidad autóctona que desafía los esquemas tradicionales de división de Poderes, sustituye: el sistema de pesos y contrapesos de Montesquieu, la división funcional de Loewenstein y el parlamentarismo acotado de Ackerman, por un pulso entre Poderes. Esto plantea un debate fundamental sobre ¿quién realmente gobierna?

Invasión de Poderes. Hace unos días en este diario (Página Quince, 1/8/10), el Presidente de la Asamblea Legislativa, Don Luis Gerardo Villanueva Monge expresó su desacuerdo con el actuar de la Sala Constitucional, a quien tildó de ejercer una “dictadura de los jueces”, a raíz de un reciente fallo ordenando qué legislar a la Asamblea Legislativa. En adición a la hostilidad existente entre la Sala Constitucional y el Tribunal Supremo de Elecciones, producto de la acogida por parte del primero, de una acción de inconstitucionalidad sobre el tema de credenciales y un recurso de amparo para determinar el futuro del referendo sobre uniones gais.

El malestar con la Sala Constitucional es compartido por diferentes sectores, principalmente políticos, los cuales sostienen que este órgano se extralimita con frecuencia en sus funciones, por lo cual abogan por reformar a ese monstruo, el cual ellos mismos han creado. Sin embargo, las riñas entre Poderes trascienden esta realidad, en los últimos días hemos visto cómo la vanagloria de una ministra ha generado fuertes roces con el Poder Legislativo, agravando las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo, debilitadas desde el inicio de la presente legislatura.

Peligrosas distorsiones. Estas conductas comprensibles en muchos casos y reprochables en otros, entorpecen el adecuado proceder de la gestión gubernamental, distorsionando la división de Poderes, garante de un sano régimen constitucional y condicionan futuros escenarios para la búsqueda de gobernabilidad.

En la medida que cada Poder de la República e inclusive sus órganos auxiliares, entiéndase Contraloría General de la República y Defensoría de los Habitantes, tengan claro y bien definida su esfera de acción, dejaremos en gran medida de hablar de sacadas de clavo, represalias y amenazas, entre los Supremos Poderes.

Para de una vez por todas, abordar un debate necesario que a todos concierne, las reformas a muchos de estos órganos, que en ocasiones en lugar de actuar como contrapesos, actúan como verdaderos obstáculos para la urgente toma de decisiones que tanto amerita nuestro país.

En Costa Rica más que una división de Poderes existe una confusión entre los mismos,
pues tal parece,
no hay claridad sobre cuáles son las atribuciones, competencias y delimitaciones de cada uno de ellos.

Esta particularidad autóctona que desafía los esquemas tradicionales de división de Poderes, sustituye: el sistema de pesos y contrapesos de Montesquieu, la división funcional de Loewenstein y el parlamentarismo acotado de Ackerman, por un pulso entre Poderes. Esto plantea un debate fundamental sobre ¿quién realmente gobierna?

Invasión de Poderes. Hace unos días en este diario (Página Quince, 1/8/10), el Presidente de la Asamblea Legislativa, Don Luis Gerardo Villanueva Monge expresó su desacuerdo con el actuar de la Sala Constitucional, a quien tildó de ejercer una “dictadura de los jueces”, a raíz de un reciente fallo ordenando qué legislar a la Asamblea Legislativa. En adición a la hostilidad existente entre la Sala Constitucional y el Tribunal Supremo de Elecciones, producto de la acogida por parte del primero, de una acción de inconstitucionalidad sobre el tema de credenciales y un recurso de amparo para determinar el futuro del referendo sobre uniones gais.

El malestar con la Sala Constitucional es compartido por diferentes sectores, principalmente políticos, los cuales sostienen que este órgano se extralimita con frecuencia en sus funciones, por lo cual abogan por reformar a ese monstruo, el cual ellos mismos han creado. Sin embargo, las riñas entre Poderes trascienden esta realidad, en los últimos días hemos visto cómo la vanagloria de una ministra ha generado fuertes roces con el Poder Legislativo, agravando las relaciones entre Ejecutivo y Legislativo, debilitadas desde el inicio de la presente legislatura.

Peligrosas distorsiones. Estas conductas comprensibles en muchos casos y reprochables en otros, entorpecen el adecuado proceder de la gestión gubernamental, distorsionando la división de Poderes, garante de un sano régimen constitucional y condicionan futuros escenarios para la búsqueda de gobernabilidad.

En la medida que cada Poder de la República e inclusive sus órganos auxiliares, entiéndase Contraloría General de la República y Defensoría de los Habitantes, tengan claro y bien definida su esfera de acción, dejaremos en gran medida de hablar de sacadas de clavo, represalias y amenazas, entre los Supremos Poderes.

Para de una vez por todas, abordar un debate necesario que a todos concierne, las reformas a muchos de estos órganos, que en ocasiones en lugar de actuar como contrapesos, actúan como verdaderos obstáculos para la urgente toma de decisiones que tanto amerita nuestro país.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno, columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

El último estudio de opinión pública nacional realizado en Costa Rica por la firma internacional CID/Gallup,
el pasado mes de setiembre,
señala un elemento que, aunque no es extraño en nuestro contexto, es interesante comentar, pues encuentra explicación hilando tan sólo un poco más fino.

Dicho elemento son los porcentajes de preferencia partidaria, los cuales muestran la siguiente distribución: PLN 38%; PUSC 13%; PAC 8%; ML 5%; PASE 1%; Ns/Nr 35%. Esto resulta importante por varias razones: 1) Teniendo en cuenta que se aproximan las elecciones municipales, ― aunque a título personal creo que en nuestro país importa más el candidato que el partido―; 2) Para evaluar superficialmente el estado actual de las distintas fuerzas políticas.

Acerca de este segundo punto, al menos vistos estos porcentajes gráficamente, lo que más parece llamar la atención es la ubicación entre las preferencias del PUSC, un partido que hoy parece ser la oposición más férrea al oficialismo, en gran medida por la experiencia de sus legisladores, quienes aventajan enormemente al PAC y ML. Despertando el fantasma de un retorno al bipartidismo tradicional, aunque se vislumbra difícil, debido a la inexistencia de una figura que reúna las viejas filas del socialcristianismo con lo que actualmente ha quedado de aquellas, es latente pues su estructura adormecida en cualquier momento podría despertar.

El detrimento de las otras agrupaciones PAC y ML, encuentra sencilla explicación: estas fuerzas políticas dependen considerablemente de sus líderes Solís y Guevara – actualmente de bajo perfil – por lo que parecieran marchar acéfalas hacia una nueva derrota. Caso contrario al PLN, donde más bien la existencia de distintas figuras causa distorsión en la gestión actual y crea divisiones internas que auguran nuevamente unas elecciones de alto voltaje, que pueden generar un fuerte desgaste del cual la oposición podría sacar provecho.

Respecto a las fuerzas emergentes, quienes han demorado considerablemente en su consolidación, es importante reseñar que el desenvolvimiento del PAC en la arena legislativa, peca de un abusivo histrionismo, fuera de ella no ha sabido aprovechar la figura de Macaya y, el recambio de autoridades partidarias aunque ha sido un proceso calmo, no le ha inyectado vitalidad – su estrategia al 2014, pareciera estar orientada a un regreso de su figura Ottón Solís, justificada en teoría a “solicitud de las bases” –. Mientras en el ML, la sugestiva presencia que en el pasado ostentaba Otto Guevara, parece diluida, quizás producto de su futura boda con su polémica prometida o del divorcio que este ha tenido con cierto sector del partido hastiado de su papel de eterno candidato a la presidencia.

En lo que respecta a las agrupaciones más pequeñas, el PASE a pesar de contar con mayor número de diputados, su protagonismo es igual o menor que la administración anterior, hasta el momento deciden ser parte del grupo de oposición, sin contemplar que jugando con el oficialismo podrían sacar mayor provecho en la aprobación de una agenda en especifico.

Finalizo con el análisis de las bancadas unipersonales, en el FA a José María Villalta parece quedarle grande el papel de su mentor, aunque cause ruido, no clava la estaca al final de sus ataques y carece del manejo del Reglamento Legislativo que tenía su antecesor. Los partidos evangélicos RN y RC, tachados de tureca por el resto de la oposición, aliados hasta el momento del PLN, destacan por la experiencia de sus legisladores quienes repiten en una curul, quienes han comprendido perfectamente el juego en el que sus votos son claves para uno u otro grupo, por lo cual quien desee tenerlos tendrá que consentirlos.

En días pasados el sitio web CentralAmericaData.COM publicó una nota titulada “El país que se durmió”,
para referirse al panorama económico y financiero de nuestro país,
a raíz del aumento de la pobreza que ha señalado el último informe de la INEC y la CEPAL.

Confieso que como costarricense me ha dolido profundamente leer la noticia,
donde se considera a Costa Rica ― ficticia potencia, Suiza y país más feliz no sólo de Centroamerica sino del mundo ―, como uno de los pocos países donde los índices de pobreza e indigencia han venido creciendo.

Sin embargo, no ha sido esta alarmante noticia la única que me ha entristecido, aunque posiblemente sí la que más. Debido a que en otros informes como en el Doing Bussiness 2011 así como en otros verdaderamente banales, pero que parecen preocuparnos muchísimo más que los anteriores, como por ejemplo en el ranking de FIFA, nuestro país también ha venido cediendo espacio para ubicarse en los últimos lugares, lo que ha significado un duro golpe a nuestra autoestima nacionalista y me ha llevado a enarbolar las más diversas teorías de lo que actualmente está sucediendo. A continuación algunas de ellas:

La teoría de la in-competitividad. Esta palabra que se encuentra en boga en nuestro contexto desde hace unos años, sin este prefijo prácticamente es considerada como un insulto en nuestro país, que se ha encontrado más ocupado en distribuir riqueza que en buscar nuevas herramientas o mecanismos para generarla, quizás porque nuestra idiosincrasia de iguali-ticos siempre ha visto con malos ojos al vecino que se hace rico trabajando, mientras nosotros simplemente preferimos el berreo.

La teoría del temor a las coincidencias. En Costa Rica a diferencia de las naciones desarrolladas, hay un temor mayor a coincidir que a disentir, tanto entre bancadas como a lo interno de cada una de ellas, que pondera los intereses personales o ego centristas de algunas figuras, en detrimento de los intereses nacionales, sólo para dejar bien claro quién es la persona que verdaderamente “manda en esta finca”.

La teoría del big bang electoral. Derivada de la teoría anterior, escritores, analistas y políticos, coinciden en que como ha señalado Alberto Cañas “…cada 8 de mayo, de año par y no bisiesto, Dios crea el mundo de la nada…”. Esto para referirse a que con la llegada de un nuevo gobierno, independientemente de que exista la alternancia o no entre distintas fuerzas en el poder, todo gobierno que llega necesita nuevas leyes y tiene distintas prioridades a la hora de conducir los destinos del país.

La teoría o nuestro complejo de superioridad. Cuantos años hemos desperdiciado, bajo el confort de ser una de las grandes promesas de América Latina y bajo la quimera ―que cada día se vuelve más lejana― de convertirnos en una nación desarrollada en 2021, para no pasar de eso: ser una promesa, producto de la confianza en que nuestra superioridad innata, bastaría para garantizarnos abandonar el umbral del subdesarrollo sin esfuerzo.

Externo una disculpa para aquellos con ánimos susceptibles a la crítica, pero lo anterior me ha parecido la mejor forma de hacer un útil recordatorio del ¿por qué? estamos lejos del desarrollo y aunque si bien es cierto en algunos aspectos nos encontramos mejor que nuestros vecinos latinoamericanos pero principalmente centroamericanos, de mantener comparaciones únicamente con países de la región, llevaremos como baluarte un país de hombres ciegos donde el tuerto es Rey y satisfechos por ello, evitaremos surgir, para observar un mundo que es distinto y que empieza a dejarnos atrás. ¡Reaccionemos! ¡Estamos a tiempo de abandonar nuestro letargo!

En días pasados el sitio web CentralAmericaData.COM publicó una nota titulada “El país que se durmió”,
para referirse al panorama económico y financiero de nuestro país,
a raíz del aumento de la pobreza que ha señalado el último informe de la INEC y la CEPAL.

Confieso que como costarricense me ha dolido profundamente leer la noticia, donde se considera a Costa Rica ― ficticia potencia, Suiza y país más feliz no sólo de Centroamerica sino del mundo ―, como uno de los pocos países donde los índices de pobreza e indigencia han venido creciendo.

Sin embargo, no ha sido esta alarmante noticia la única que me ha entristecido, aunque posiblemente sí la que más. Debido a que en otros informes como en el Doing Bussiness 2011 así como en otros verdaderamente banales, pero que parecen preocuparnos muchísimo más que los anteriores, como por ejemplo en el ranking de FIFA, nuestro país también ha venido cediendo espacio para ubicarse en los últimos lugares, lo que ha significado un duro golpe a nuestra autoestima nacionalista y me ha llevado a enarbolar las más diversas teorías de lo que actualmente está sucediendo. A continuación algunas de ellas:

La teoría de la in-competitividad. Esta palabra que se encuentra en boga en nuestro contexto desde hace unos años, sin este prefijo prácticamente es considerada como un insulto en nuestro país, que se ha encontrado más ocupado en distribuir riqueza que en buscar nuevas herramientas o mecanismos para generarla, quizás porque nuestra idiosincrasia de iguali-ticos siempre ha visto con malos ojos al vecino que se hace rico trabajando, mientras nosotros simplemente preferimos el berreo.

La teoría del temor a las coincidencias. En Costa Rica a diferencia de las naciones desarrolladas, hay un temor mayor a coincidir que a disentir, tanto entre bancadas como a lo interno de cada una de ellas, que pondera los intereses personales o ego centristas de algunas figuras, en detrimento de los intereses nacionales, sólo para dejar bien claro quién es la persona que verdaderamente “manda en esta finca”.

La teoría del big bang electoral. Derivada de la teoría anterior, escritores, analistas y políticos, coinciden en que como ha señalado Alberto Cañas “…cada 8 de mayo, de año par y no bisiesto, Dios crea el mundo de la nada…”. Esto para referirse a que con la llegada de un nuevo gobierno, independientemente de que exista la alternancia o no entre distintas fuerzas en el poder, todo gobierno que llega necesita nuevas leyes y tiene distintas prioridades a la hora de conducir los destinos del país.

La teoría o nuestro complejo de superioridad. Cuantos años hemos desperdiciado, bajo el confort de ser una de las grandes promesas de América Latina y bajo la quimera ―que cada día se vuelve más lejana― de convertirnos en una nación desarrollada en 2021, para no pasar de eso: ser una promesa, producto de la confianza en que nuestra superioridad innata, bastaría para garantizarnos abandonar el umbral del subdesarrollo sin esfuerzo.

Externo una disculpa para aquellos con ánimos susceptibles a la crítica, pero lo anterior me ha parecido la mejor forma de hacer un útil recordatorio del ¿por qué? estamos lejos del desarrollo y aunque si bien es cierto en algunos aspectos nos encontramos mejor que nuestros vecinos latinoamericanos pero principalmente centroamericanos, de mantener comparaciones únicamente con países de la región, llevaremos como baluarte un país de hombres ciegos donde el tuerto es Rey y satisfechos por ello, evitaremos surgir, para observar un mundo que es distinto y que empieza a dejarnos atrás. ¡Reaccionemos! ¡Estamos a tiempo de abandonar nuestro letargo!

En días pasados el sitio web CentralAmericaData.COM publicó una nota titulada “El país que se durmió”,
para referirse al panorama económico y financiero de nuestro país, a raíz del aumento de la pobreza que ha señalado el último informe de la INEC y la CEPAL.

Confieso que como costarricense me ha dolido profundamente leer la noticia, donde se considera a Costa Rica ― ficticia potencia, Suiza y país más feliz no sólo de Centroamerica sino del mundo ―, como uno de los pocos países donde los índices de pobreza e indigencia han venido creciendo.

Sin embargo, no ha sido esta alarmante noticia la única que me ha entristecido, aunque posiblemente sí la que más. Debido a que en otros informes como en el Doing Bussiness 2011 así como en otros verdaderamente banales, pero que parecen preocuparnos muchísimo más que los anteriores, como por ejemplo en el ranking de FIFA, nuestro país también ha venido cediendo espacio para ubicarse en los últimos lugares, lo que ha significado un duro golpe a nuestra autoestima nacionalista y me ha llevado a enarbolar las más diversas teorías de lo que actualmente está sucediendo. A continuación algunas de ellas:

La teoría de la in-competitividad. Esta palabra que se encuentra en boga en nuestro contexto desde hace unos años, sin este prefijo prácticamente es considerada como un insulto en nuestro país, que se ha encontrado más ocupado en distribuir riqueza que en buscar nuevas herramientas o mecanismos para generarla, quizás porque nuestra idiosincrasia de iguali-ticos siempre ha visto con malos ojos al vecino que se hace rico trabajando, mientras nosotros simplemente preferimos el berreo.

La teoría del temor a las coincidencias. En Costa Rica a diferencia de las naciones desarrolladas, hay un temor mayor a coincidir que a disentir, tanto entre bancadas como a lo interno de cada una de ellas, que pondera los intereses personales o ego centristas de algunas figuras, en detrimento de los intereses nacionales, sólo para dejar bien claro quién es la persona que verdaderamente “manda en esta finca”.

La teoría del big bang electoral. Derivada de la teoría anterior, escritores, analistas y políticos, coinciden en que como ha señalado Alberto Cañas “…cada 8 de mayo, de año par y no bisiesto, Dios crea el mundo de la nada…”. Esto para referirse a que con la llegada de un nuevo gobierno, independientemente de que exista la alternancia o no entre distintas fuerzas en el poder, todo gobierno que llega necesita nuevas leyes y tiene distintas prioridades a la hora de conducir los destinos del país.

La teoría o nuestro complejo de superioridad. Cuantos años hemos desperdiciado, bajo el confort de ser una de las grandes promesas de América Latina y bajo la quimera ―que cada día se vuelve más lejana― de convertirnos en una nación desarrollada en 2021, para no pasar de eso: ser una promesa, producto de la confianza en que nuestra superioridad innata, bastaría para garantizarnos abandonar el umbral del subdesarrollo sin esfuerzo.

Externo una disculpa para aquellos con ánimos susceptibles a la crítica, pero lo anterior me ha parecido la mejor forma de hacer un útil recordatorio del ¿por qué? estamos lejos del desarrollo y aunque si bien es cierto en algunos aspectos nos encontramos mejor que nuestros vecinos latinoamericanos pero principalmente centroamericanos, de mantener comparaciones únicamente con países de la región, llevaremos como baluarte un país de hombres ciegos donde el tuerto es Rey y satisfechos por ello, evitaremos surgir, para observar un mundo que es distinto y que empieza a dejarnos atrás. ¡Reaccionemos! ¡Estamos a tiempo de abandonar nuestro letargo!

Por: Kevin Casas Zamora ― Ex-Vicepresidente de Costa Rica.

Hace algún tiempo,
mi buen amigo Jorge Rodríguez me pidió contribuir con un texto al relanzamiento de esta histórica publicación,
SURCO. Aparte de sentirme honrado por la solicitud, creí importante hacerlo. Este esfuerzo es un símbolo muy potente de la tarea fundamental que debe emprender cada nueva generación del Partido Liberación Nacional: la de hacer suya la historia y la identidad del partido para adaptarla a una nueva época. SURCO es ahora una publicación electrónica. Ya no debe, ni puede, publicarse de la misma manera que en sus primeros días. Eso sería condenarla al fracaso. Lo mismo pasa con las ideologías.

Pensé entonces en escribir una larga disquisición sobre el futuro de la socialdemocracia o, tal vez, uno de esos floridos textos que cantan loas a la juventud y su idealismo. Al final decidí hacer algo distinto, bastante más prosaico, pero también más genuino y útil. Quisiera en este texto transmitirle a jóvenes líderes como ustedes algunas enseñanzas prácticas sobre los peligros del liderazgo político. Estos peligros se mencionan con poca frecuencia, porque son la áspera contracara de las líricas invocaciones habitualmente empleadas para convocar a la juventud a asumir su responsabilidad con la patria. Cuando se le dice a los jóvenes que la política involucra los más altos ideales y se les llama a participar en su realización, se les dice una verdad a medias. No cabe duda de que hay ideales en la política, mucho más de lo que se imaginaría quien nunca ha participado activamente en ella. Pero la política también se hace con el barro de las ambiciones y las luchas por el poder, que son las más encarnizadas de todas. Negarse a aceptar esto es tan necio como infantil. Y si se trata de alguien que aspira a una posición de liderazgo, negarlo es simplemente suicida.

Sospecho que quienes esto leen conocen razonablemente bien mi paso por la política nacional, cuyo inicio fue casi tan inesperado y abrupto como su final. Por ello, no los cansaré con los hechos. Nomás interesa recordar que en febrero de 2006, a los 37 años, fui electo Segundo Vice-Presidente de la República, como parte de la fórmula presidencial encabezada por el Dr. Oscar Arias. En septiembre de 2007 fue sustraído de mi correo privado y ventilado públicamente un documento de mi co-autoría, cuyo contenido, en algunos aspectos, he lamentado desde entonces. Exactamente dos semanas antes del referéndum en torno a la ratificación del TLC con Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, renuncié, en medio de una gran tormenta política.

¿Qué lecciones pueden extraerse de mi experiencia y del episodio, personalmente muy doloroso, que concluyó con mi renuncia? Son muchas y de muy diversos tipos. Algunas las conocía desde antes de entrar a la política y lo que me tocó vivir simplemente confirmó mis intuiciones. Otras lecciones las aprendí desde cero en formas muy duras. Quisiera compartir aquí ocho de ellas. Tengo buenas razones para pensar que estos consejos le darán a casi cualquier persona una mejor oportunidad de sobrevivir frente a los tiburones que, con toda seguridad, nadan en la alberca de la política. De hecho, deben ustedes preocuparse mucho en el momento en que no avisten tiburones en la vecindad. Eso sólo quiere decir que no están haciendo nada que valga la pena atacar. Eso significa que son simplemente irrelevantes.

Primera lección – El poder formal no equivale al poder real. Las circunstancias más aleatorias pueden hacer que alguien les confíe un puesto, incluso un alto puesto, o que ustedes, sin buscarlo, lleguen a él. La autoridad, sin embargo, es un asunto enteramente distinto. La autoridad hay que ganársela. Nunca cometan el error de confundir su puesto en una organización con el poder que ostentan en ella. Si aspiran a influir en las personas para que hagan cosas que de otro modo no harían –esa y no otra es la esencia del poder—sólo tienen a su disposición los instrumentos de la convicción y la coerción. En otras palabras, deben ganarse su respeto o su temor. Ambos dependen de su reputación. Desarrollar una reputación es un proceso que depende de la acumulación de tiempo y de conductas, no del hecho puro y simple de ostentar una posición.

Segunda lección – El poder es una sustancia volátil. El poder político y los privilegios que vienen con él son sustancias extremadamente volátiles. Lo que Dios nos regala hoy, nos lo puede quitar mañana. Me sorprende la frecuencia con que las personas olvidan que en la política la suerte puede cambiar en un segundo. Darse cuenta de la transitoriedad del poder político tiene muchas implicaciones. Una particularmente crucial es que uno siempre debe tratar a las personas con respeto: jamás humillen a nadie. Hay muchas razones para ello, pero una importante es que una vez que ustedes pierdan su armadura –y eso pasará inevitablemente—aquellos polvos darán paso a los lodos más desagradables; toda humillación que hayan infligido se volverá contra ustedes. Siempre tengan clara la diferencia entre la identidad de ustedes como personas y su identidad como detentadores de una cierta responsabilidad pública. Nunca caigan en la trampa de creer que ustedes son la razón de todo el afecto que reciben, de todo el respeto que les es profesado y de todos los privilegios que disfrutan. Con seguridad casi todo aquello se desvanecerá como el rocío en el momento en que ya no estén ostentando una posición de poder. Mientras estén ocupando un cargo, tengan siempre un pie en la puerta y cultiven una vida satisfactoria más allá de su trabajo. Eso les protegerá cuando el poder se haya ido, en particular si ocurre un brusco cambio de suerte.

Tercera lección – Eviten la vanidad. Estar en una posición de liderazgo no implica ser siempre el más inteligente del salón o el centro de todo lo que ocurre. La vanidad nos expone; incomoda a quienes nos rodean y nos pone en la mira de los envidiosos. La vanidad nos hace hablar más de lo conveniente y cuando lo hacemos muy fácilmente nos metemos en problemas, habida cuenta de que una regla básica en la política es que todo lo que sale de nuestra boca y nuestra pluma va a ser utilizado para dañarnos. Fue la vanidad la que me convenció de que no sólo debía escribir un ácido documento para enderezar una campaña fracasada, sino también poner mi nombre en él para asegurarme que el Presidente supiera que yo lo había escrito. Eso se llama vanidad y es un pecado cardinal si se está en una posición de liderazgo. Con frecuencia ser líder implica callarse, preguntar, escuchar y esperar.

Cuarta lección – Tengan paciencia. No cabe duda de que mi rápido ascenso a la cúspide de la política nacional activó poderosas envidias de parte de muchos que sintieron que por largos años habían esperado su turno. En la política costarricense, con frecuencia esta gente son objeto de desprecio y se les denomina, con sorna, “los que están haciendo fila por un cargo”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la institución de “la fila” tiene más sabiduría de la que usualmente le atribuimos. Si he de darle un solo consejo a un líder joven o a cualquiera que aspire a ser un mentor de líderes jóvenes, le diré que es mucho mejor tener un ascenso gradual hacia el liderazgo. Cuando se trata del liderazgo tengan mucho cuidado con los atajos. Un ascenso gradual nos permite aprender las reglas básicas del oficio a lo largo del camino. Asimismo, nos mantiene protegidos por más tiempo. Los inevitable errores que cometeremos sucederán cuando aún estamos bajo el radar, no bajo el reflector. Finalmente, y esto es crucial, un ascenso gradual nos permite forjar las relaciones y alianzas que pueden apoyarnos cuando el camino se pone cuesta arriba. Si llegan a tener la posibilidad de ocupar una posición de poder, en ese momento deben mirar dentro de sí y preguntarse si están listos para estar en la primera línea. Y si aún no lo están, entonces den un paso al costado, sin importar cuán grande sea la tentación frente a ustedes. El más básico de los preceptos socráticos continúa vigente: conócete a ti mismo. Al volver la mirada cinco años atrás, veo claro que aunque quizá estaba intelectualmente preparado para ocupar la Vice Presidencia, no lo estaba, ni remotamente, desde el punto de vista emocional y político. La tentación me hizo cometer un error. Por difícil que pueda parecer ahora, en aquel momento debí declinar cortésmente la oferta que mi hizo el Presidente Arias. Recuérdenlo: conozcan sus limitaciones y tengan paciencia.

Quinta lección – Expandan su base de apoyo. Ya he mencionado la importancia de forjar alianzas a lo largo de la ruta. Mi recuerdo dominante de los días del escándalo que condujo a mi renuncia es la total soledad en la que de repente me encontré. Hasta aquel momento mi único apoyo político había sido, en realidad, el del Presidente Arias. Eso era todo. No había tenido ni el tiempo ni la disposición para expandir mi base política. Probablemente consideré que tener un solo aliado muy poderoso era suficiente para llegar lejos. No podía estar más equivocado. Cuando la tormenta se desató caí en la cuenta, para mi horror, de que mi casa política estaba construida sobre un único pilar. Una de las tareas más cruciales para cualquiera que llegue a una posición de liderazgo es ampliar cuanto antes sus bases de apoyo. Cómo líderes ustedes pueden o no necesitar aliados super-poderosos, pero ciertamente necesitan muchos aliados.

Sexta lección – Dediquen tiempo a la reflexión. Cuando se es Vice Presidente y Ministro y se trabaja 16 horas al día, lo más probable es que para el final de la jornada uno no tenga una disposición reflexiva. Todavía recuerdo vívidamente la pregunta que un amigo politólogo, muy inteligente, me hiciera una cuantas semanas antes de que estallara el escándalo: “¿Qué querés conseguir jugando un papel tan visible en la campaña por el TLC?” No fui capaz en aquel momento de darle una respuesta coherente porque, en realidad, no me había detenido a pensar en ello. En el fragor de la batalla política terminé arrastrado por una delirante dinámica colectiva que dictaba que el tratado debía ser ratificado (o derrotado) a cualquier costo, lo cual, por supuesto, era una convicción tan estúpida como peligrosa. Es vital dedicar tiempo a pensar en lo que ustedes están haciendo, por qué lo están haciendo, qué están tratando de lograr y cuáles pueden ser las consecuencias. Parte de ese tiempo deben usarlo a solas. La política es una actividad que con gran frecuencia ocurre dentro de una burbuja, en la cual todas las voces se alimentan mutuamente la misma información, los mismos prejuicios y las mismas histerias. La presión del grupo opera en muy pocas actividades humanas con semejante intensidad. En consecuencia, es fácil tener por reales cosas que no lo son en absoluto. Escapar de la burbuja con regularidad es esencial para la claridad de nuestro pensamiento estratégico.

Sétima lección – Nadie es indispensable. Una de las trampas más comunes del liderazgo es el mito de la indispensabilidad. Tendrán multitud de voces a su alrededor que les dirán a todas horas que ustedes son irremplazables; que si no hacen ustedes las cosas nadie más las hará; que ustedes son los únicos capaces de enderezar la torcida madera de la especie humana. Todo ello es un peligroso espejismo, que nos conduce a comportarnos temerariamente. Puedo decirles con certeza que algunas de las personas que me persuadieron de la necesidad de asumir un papel muy visible en la campaña del TLC sabían exactamente lo que estaban haciendo; sabían perfectamente los enormes riesgos políticos que implicaba para mí entrar en una campaña terriblemente polarizada. Sabían que con gran facilidad podría tropezar y precisamente por ello invirtieron tiempo persuadiéndome de que era esencial para el gobierno que yo asumiera un papel más activo en la campaña. En aquel momento fui muy ingenuo, lo creí así y pagué un precio prohibitivo por ello. La percepción de indispensabilidad tiene otro destructivo efecto: nos convence de que acabaremos por ser protegidos de nuestros propios errores porque, en última instancia, no podemos ser sustituidos. Eso nunca es así. En mi ausencia el referéndum se ganó y la Administración Arias no sólo continuó, sino que hizo cosas notables por el país. A quienes estaban en el gobierno les fue estupendamente bien sin mí y, en esa medida, me obligaron a aprender una invaluable lección de humildad. El General De Gaulle llevaba razón: el cementerio está lleno de hombres indispensables.

Octava lección – No confíen en nadie. Hacia el final de la gran novela de Robert Graves, Yo, Claudio, el Rey Herodes visita a su amigo de infancia, Claudio, el recién coronado Emperador de Roma y último descendiente del gran Augusto. El consejo de Herodes para el ingenuo líder es muy directo: “No confíes en nadie, amigo mío, en nadie. No confíes en el más agradecido de tus servidores, ni en el más íntimo de tus amigos, ni en el más adorado de tus hijos, ni en la esposa que abrazas en tu pecho. No confíes en nadie.” Esta es, de hecho, la lección más importante de todas. Vivir de acuerdo con esta regla nos puede parecer brutal, pero ya es hora de que lo tengamos claro: el ejercicio del liderazgo y el poder no es para los débiles de carácter. Me tocó descubrir de la manera más severa la importancia de esta lección. Con gran dolor descubrí que cuando estamos en una posición de liderazgo la mayoría de nuestros amigos son falsos, pero nuestros enemigos, en cambio, son todos reales. Descubrí que en la mayoría de los casos nuestros peores enemigos están muy cerca de nosotros. De hecho, la capacidad de nuestros enemigos para hacernos daño es directamente proporcional a nuestra cercanía con ellos. Hay una lógica implacable en esta regla, pues son aquellos más cercanos a nosotros quienes mejor conocen nuestras debilidades y tienen acceso privilegiado a nuestra información más privada. No ofrezco aquí una receta para vivir paralizado por la paranoia y el temor, sino tan solo un prudente recordatorio de que la sed de poder hace a las personas, aun a las personas que creemos conocer muy bien, comportarse de la manera más impredecible.

Dejo hasta aquí estas reflexiones. No hay nada científico en estas ocho lecciones, pues en última cuenta no existe ciencia alguna capaz de desentrañar los misterios más profundos de la naturaleza humana. Para ello la poesía de Shakespeare es mejor que cualquier tratado. Aún siendo tentativas estas lecciones, pienso que hubiera estado muy agradecido si alguien me las hubiera transmitido antes de aventurarme en la política. No hay en esto afán de reclamo ni desilusión. Como lo advirtió el gran dramaturgo griego Esquilo, “la recompensa por el sufrimiento es la experiencia.” Y eso, en verdad, me parece un buen trato, por cuanto el sufrimiento se desvanece, pero la experiencia se queda con nosotros. Y no existe ningún tiburón, por grande que sea, que nos la pueda arrebatar.

Por: Kevin Casas Zamora ― Ex-Vicepresidente de Costa Rica.

Hace algún tiempo, mi buen amigo Jorge Rodríguez me pidió contribuir con un texto al relanzamiento de esta histórica publicación,
SURCO. Aparte de sentirme honrado por la solicitud, creí importante hacerlo. Este esfuerzo es un símbolo muy potente de la tarea fundamental que debe emprender cada nueva generación del Partido Liberación Nacional: la de hacer suya la historia y la identidad del partido para adaptarla a una nueva época. SURCO es ahora una publicación electrónica. Ya no debe, ni puede, publicarse de la misma manera que en sus primeros días. Eso sería condenarla al fracaso. Lo mismo pasa con las ideologías.

Pensé entonces en escribir una larga disquisición sobre el futuro de la socialdemocracia o, tal vez, uno de esos floridos textos que cantan loas a la juventud y su idealismo. Al final decidí hacer algo distinto, bastante más prosaico, pero también más genuino y útil. Quisiera en este texto transmitirle a jóvenes líderes como ustedes algunas enseñanzas prácticas sobre los peligros del liderazgo político. Estos peligros se mencionan con poca frecuencia, porque son la áspera contracara de las líricas invocaciones habitualmente empleadas para convocar a la juventud a asumir su responsabilidad con la patria. Cuando se le dice a los jóvenes que la política involucra los más altos ideales y se les llama a participar en su realización, se les dice una verdad a medias. No cabe duda de que hay ideales en la política, mucho más de lo que se imaginaría quien nunca ha participado activamente en ella. Pero la política también se hace con el barro de las ambiciones y las luchas por el poder, que son las más encarnizadas de todas. Negarse a aceptar esto es tan necio como infantil. Y si se trata de alguien que aspira a una posición de liderazgo, negarlo es simplemente suicida.

Sospecho que quienes esto leen conocen razonablemente bien mi paso por la política nacional, cuyo inicio fue casi tan inesperado y abrupto como su final. Por ello, no los cansaré con los hechos. Nomás interesa recordar que en febrero de 2006, a los 37 años, fui electo Segundo Vice-Presidente de la República, como parte de la fórmula presidencial encabezada por el Dr. Oscar Arias. En septiembre de 2007 fue sustraído de mi correo privado y ventilado públicamente un documento de mi co-autoría, cuyo contenido, en algunos aspectos, he lamentado desde entonces. Exactamente dos semanas antes del referéndum en torno a la ratificación del TLC con Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, renuncié, en medio de una gran tormenta política.

¿Qué lecciones pueden extraerse de mi experiencia y del episodio, personalmente muy doloroso, que concluyó con mi renuncia? Son muchas y de muy diversos tipos. Algunas las conocía desde antes de entrar a la política y lo que me tocó vivir simplemente confirmó mis intuiciones. Otras lecciones las aprendí desde cero en formas muy duras. Quisiera compartir aquí ocho de ellas. Tengo buenas razones para pensar que estos consejos le darán a casi cualquier persona una mejor oportunidad de sobrevivir frente a los tiburones que, con toda seguridad, nadan en la alberca de la política. De hecho, deben ustedes preocuparse mucho en el momento en que no avisten tiburones en la vecindad. Eso sólo quiere decir que no están haciendo nada que valga la pena atacar. Eso significa que son simplemente irrelevantes.

Primera lección – El poder formal no equivale al poder real. Las circunstancias más aleatorias pueden hacer que alguien les confíe un puesto, incluso un alto puesto, o que ustedes, sin buscarlo, lleguen a él. La autoridad, sin embargo, es un asunto enteramente distinto. La autoridad hay que ganársela. Nunca cometan el error de confundir su puesto en una organización con el poder que ostentan en ella. Si aspiran a influir en las personas para que hagan cosas que de otro modo no harían –esa y no otra es la esencia del poder—sólo tienen a su disposición los instrumentos de la convicción y la coerción. En otras palabras, deben ganarse su respeto o su temor. Ambos dependen de su reputación. Desarrollar una reputación es un proceso que depende de la acumulación de tiempo y de conductas, no del hecho puro y simple de ostentar una posición.

Segunda lección – El poder es una sustancia volátil. El poder político y los privilegios que vienen con él son sustancias extremadamente volátiles. Lo que Dios nos regala hoy, nos lo puede quitar mañana. Me sorprende la frecuencia con que las personas olvidan que en la política la suerte puede cambiar en un segundo. Darse cuenta de la transitoriedad del poder político tiene muchas implicaciones. Una particularmente crucial es que uno siempre debe tratar a las personas con respeto: jamás humillen a nadie. Hay muchas razones para ello, pero una importante es que una vez que ustedes pierdan su armadura –y eso pasará inevitablemente—aquellos polvos darán paso a los lodos más desagradables; toda humillación que hayan infligido se volverá contra ustedes. Siempre tengan clara la diferencia entre la identidad de ustedes como personas y su identidad como detentadores de una cierta responsabilidad pública. Nunca caigan en la trampa de creer que ustedes son la razón de todo el afecto que reciben, de todo el respeto que les es profesado y de todos los privilegios que disfrutan. Con seguridad casi todo aquello se desvanecerá como el rocío en el momento en que ya no estén ostentando una posición de poder. Mientras estén ocupando un cargo, tengan siempre un pie en la puerta y cultiven una vida satisfactoria más allá de su trabajo. Eso les protegerá cuando el poder se haya ido, en particular si ocurre un brusco cambio de suerte.

Tercera lección – Eviten la vanidad. Estar en una posición de liderazgo no implica ser siempre el más inteligente del salón o el centro de todo lo que ocurre. La vanidad nos expone; incomoda a quienes nos rodean y nos pone en la mira de los envidiosos. La vanidad nos hace hablar más de lo conveniente y cuando lo hacemos muy fácilmente nos metemos en problemas, habida cuenta de que una regla básica en la política es que todo lo que sale de nuestra boca y nuestra pluma va a ser utilizado para dañarnos. Fue la vanidad la que me convenció de que no sólo debía escribir un ácido documento para enderezar una campaña fracasada, sino también poner mi nombre en él para asegurarme que el Presidente supiera que yo lo había escrito. Eso se llama vanidad y es un pecado cardinal si se está en una posición de liderazgo. Con frecuencia ser líder implica callarse, preguntar, escuchar y esperar.

Cuarta lección – Tengan paciencia. No cabe duda de que mi rápido ascenso a la cúspide de la política nacional activó poderosas envidias de parte de muchos que sintieron que por largos años habían esperado su turno. En la política costarricense, con frecuencia esta gente son objeto de desprecio y se les denomina, con sorna, “los que están haciendo fila por un cargo”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la institución de “la fila” tiene más sabiduría de la que usualmente le atribuimos. Si he de darle un solo consejo a un líder joven o a cualquiera que aspire a ser un mentor de líderes jóvenes, le diré que es mucho mejor tener un ascenso gradual hacia el liderazgo. Cuando se trata del liderazgo tengan mucho cuidado con los atajos. Un ascenso gradual nos permite aprender las reglas básicas del oficio a lo largo del camino. Asimismo, nos mantiene protegidos por más tiempo. Los inevitable errores que cometeremos sucederán cuando aún estamos bajo el radar, no bajo el reflector. Finalmente, y esto es crucial, un ascenso gradual nos permite forjar las relaciones y alianzas que pueden apoyarnos cuando el camino se pone cuesta arriba. Si llegan a tener la posibilidad de ocupar una posición de poder, en ese momento deben mirar dentro de sí y preguntarse si están listos para estar en la primera línea. Y si aún no lo están, entonces den un paso al costado, sin importar cuán grande sea la tentación frente a ustedes. El más básico de los preceptos socráticos continúa vigente: conócete a ti mismo. Al volver la mirada cinco años atrás, veo claro que aunque quizá estaba intelectualmente preparado para ocupar la Vice Presidencia, no lo estaba, ni remotamente, desde el punto de vista emocional y político. La tentación me hizo cometer un error. Por difícil que pueda parecer ahora, en aquel momento debí declinar cortésmente la oferta que mi hizo el Presidente Arias. Recuérdenlo: conozcan sus limitaciones y tengan paciencia.

Quinta lección – Expandan su base de apoyo. Ya he mencionado la importancia de forjar alianzas a lo largo de la ruta. Mi recuerdo dominante de los días del escándalo que condujo a mi renuncia es la total soledad en la que de repente me encontré. Hasta aquel momento mi único apoyo político había sido, en realidad, el del Presidente Arias. Eso era todo. No había tenido ni el tiempo ni la disposición para expandir mi base política. Probablemente consideré que tener un solo aliado muy poderoso era suficiente para llegar lejos. No podía estar más equivocado. Cuando la tormenta se desató caí en la cuenta, para mi horror, de que mi casa política estaba construida sobre un único pilar. Una de las tareas más cruciales para cualquiera que llegue a una posición de liderazgo es ampliar cuanto antes sus bases de apoyo. Cómo líderes ustedes pueden o no necesitar aliados super-poderosos, pero ciertamente necesitan muchos aliados.

Sexta lección – Dediquen tiempo a la reflexión. Cuando se es Vice Presidente y Ministro y se trabaja 16 horas al día, lo más probable es que para el final de la jornada uno no tenga una disposición reflexiva. Todavía recuerdo vívidamente la pregunta que un amigo politólogo, muy inteligente, me hiciera una cuantas semanas antes de que estallara el escándalo: “¿Qué querés conseguir jugando un papel tan visible en la campaña por el TLC?” No fui capaz en aquel momento de darle una respuesta coherente porque, en realidad, no me había detenido a pensar en ello. En el fragor de la batalla política terminé arrastrado por una delirante dinámica colectiva que dictaba que el tratado debía ser ratificado (o derrotado) a cualquier costo, lo cual, por supuesto, era una convicción tan estúpida como peligrosa. Es vital dedicar tiempo a pensar en lo que ustedes están haciendo, por qué lo están haciendo, qué están tratando de lograr y cuáles pueden ser las consecuencias. Parte de ese tiempo deben usarlo a solas. La política es una actividad que con gran frecuencia ocurre dentro de una burbuja, en la cual todas las voces se alimentan mutuamente la misma información, los mismos prejuicios y las mismas histerias. La presión del grupo opera en muy pocas actividades humanas con semejante intensidad. En consecuencia, es fácil tener por reales cosas que no lo son en absoluto. Escapar de la burbuja con regularidad es esencial para la claridad de nuestro pensamiento estratégico.

Sétima lección – Nadie es indispensable. Una de las trampas más comunes del liderazgo es el mito de la indispensabilidad. Tendrán multitud de voces a su alrededor que les dirán a todas horas que ustedes son irremplazables; que si no hacen ustedes las cosas nadie más las hará; que ustedes son los únicos capaces de enderezar la torcida madera de la especie humana. Todo ello es un peligroso espejismo, que nos conduce a comportarnos temerariamente. Puedo decirles con certeza que algunas de las personas que me persuadieron de la necesidad de asumir un papel muy visible en la campaña del TLC sabían exactamente lo que estaban haciendo; sabían perfectamente los enormes riesgos políticos que implicaba para mí entrar en una campaña terriblemente polarizada. Sabían que con gran facilidad podría tropezar y precisamente por ello invirtieron tiempo persuadiéndome de que era esencial para el gobierno que yo asumiera un papel más activo en la campaña. En aquel momento fui muy ingenuo, lo creí así y pagué un precio prohibitivo por ello. La percepción de indispensabilidad tiene otro destructivo efecto: nos convence de que acabaremos por ser protegidos de nuestros propios errores porque, en última instancia, no podemos ser sustituidos. Eso nunca es así. En mi ausencia el referéndum se ganó y la Administración Arias no sólo continuó, sino que hizo cosas notables por el país. A quienes estaban en el gobierno les fue estupendamente bien sin mí y, en esa medida, me obligaron a aprender una invaluable lección de humildad. El General De Gaulle llevaba razón: el cementerio está lleno de hombres indispensables.

Octava lección – No confíen en nadie. Hacia el final de la gran novela de Robert Graves, Yo, Claudio, el Rey Herodes visita a su amigo de infancia, Claudio, el recién coronado Emperador de Roma y último descendiente del gran Augusto. El consejo de Herodes para el ingenuo líder es muy directo: “No confíes en nadie, amigo mío, en nadie. No confíes en el más agradecido de tus servidores, ni en el más íntimo de tus amigos, ni en el más adorado de tus hijos, ni en la esposa que abrazas en tu pecho. No confíes en nadie.” Esta es, de hecho, la lección más importante de todas. Vivir de acuerdo con esta regla nos puede parecer brutal, pero ya es hora de que lo tengamos claro: el ejercicio del liderazgo y el poder no es para los débiles de carácter. Me tocó descubrir de la manera más severa la importancia de esta lección. Con gran dolor descubrí que cuando estamos en una posición de liderazgo la mayoría de nuestros amigos son falsos, pero nuestros enemigos, en cambio, son todos reales. Descubrí que en la mayoría de los casos nuestros peores enemigos están muy cerca de nosotros. De hecho, la capacidad de nuestros enemigos para hacernos daño es directamente proporcional a nuestra cercanía con ellos. Hay una lógica implacable en esta regla, pues son aquellos más cercanos a nosotros quienes mejor conocen nuestras debilidades y tienen acceso privilegiado a nuestra información más privada. No ofrezco aquí una receta para vivir paralizado por la paranoia y el temor, sino tan solo un prudente recordatorio de que la sed de poder hace a las personas, aun a las personas que creemos conocer muy bien, comportarse de la manera más impredecible.

Dejo hasta aquí estas reflexiones. No hay nada científico en estas ocho lecciones, pues en última cuenta no existe ciencia alguna capaz de desentrañar los misterios más profundos de la naturaleza humana. Para ello la poesía de Shakespeare es mejor que cualquier tratado. Aún siendo tentativas estas lecciones, pienso que hubiera estado muy agradecido si alguien me las hubiera transmitido antes de aventurarme en la política. No hay en esto afán de reclamo ni desilusión. Como lo advirtió el gran dramaturgo griego Esquilo, “la recompensa por el sufrimiento es la experiencia.” Y eso, en verdad, me parece un buen trato, por cuanto el sufrimiento se desvanece, pero la experiencia se queda con nosotros. Y no existe ningún tiburón, por grande que sea, que nos la pueda arrebatar.

Por: Kevin Casas Zamora ― Ex-Vicepresidente de Costa Rica.

Hace algún tiempo,
mi buen amigo Jorge Rodríguez me pidió contribuir con un texto al relanzamiento de esta histórica publicación, SURCO. Aparte de sentirme honrado por la solicitud, creí importante hacerlo. Este esfuerzo es un símbolo muy potente de la tarea fundamental que debe emprender cada nueva generación del Partido Liberación Nacional: la de hacer suya la historia y la identidad del partido para adaptarla a una nueva época. SURCO es ahora una publicación electrónica. Ya no debe, ni puede, publicarse de la misma manera que en sus primeros días. Eso sería condenarla al fracaso. Lo mismo pasa con las ideologías.

Pensé entonces en escribir una larga disquisición sobre el futuro de la socialdemocracia o, tal vez, uno de esos floridos textos que cantan loas a la juventud y su idealismo. Al final decidí hacer algo distinto, bastante más prosaico, pero también más genuino y útil. Quisiera en este texto transmitirle a jóvenes líderes como ustedes algunas enseñanzas prácticas sobre los peligros del liderazgo político. Estos peligros se mencionan con poca frecuencia, porque son la áspera contracara de las líricas invocaciones habitualmente empleadas para convocar a la juventud a asumir su responsabilidad con la patria. Cuando se le dice a los jóvenes que la política involucra los más altos ideales y se les llama a participar en su realización, se les dice una verdad a medias. No cabe duda de que hay ideales en la política, mucho más de lo que se imaginaría quien nunca ha participado activamente en ella. Pero la política también se hace con el barro de las ambiciones y las luchas por el poder, que son las más encarnizadas de todas. Negarse a aceptar esto es tan necio como infantil. Y si se trata de alguien que aspira a una posición de liderazgo, negarlo es simplemente suicida.

Sospecho que quienes esto leen conocen razonablemente bien mi paso por la política nacional, cuyo inicio fue casi tan inesperado y abrupto como su final. Por ello, no los cansaré con los hechos. Nomás interesa recordar que en febrero de 2006, a los 37 años, fui electo Segundo Vice-Presidente de la República, como parte de la fórmula presidencial encabezada por el Dr. Oscar Arias. En septiembre de 2007 fue sustraído de mi correo privado y ventilado públicamente un documento de mi co-autoría, cuyo contenido, en algunos aspectos, he lamentado desde entonces. Exactamente dos semanas antes del referéndum en torno a la ratificación del TLC con Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, renuncié, en medio de una gran tormenta política.

¿Qué lecciones pueden extraerse de mi experiencia y del episodio, personalmente muy doloroso, que concluyó con mi renuncia? Son muchas y de muy diversos tipos. Algunas las conocía desde antes de entrar a la política y lo que me tocó vivir simplemente confirmó mis intuiciones. Otras lecciones las aprendí desde cero en formas muy duras. Quisiera compartir aquí ocho de ellas. Tengo buenas razones para pensar que estos consejos le darán a casi cualquier persona una mejor oportunidad de sobrevivir frente a los tiburones que, con toda seguridad, nadan en la alberca de la política. De hecho, deben ustedes preocuparse mucho en el momento en que no avisten tiburones en la vecindad. Eso sólo quiere decir que no están haciendo nada que valga la pena atacar. Eso significa que son simplemente irrelevantes.

Primera lección – El poder formal no equivale al poder real. Las circunstancias más aleatorias pueden hacer que alguien les confíe un puesto, incluso un alto puesto, o que ustedes, sin buscarlo, lleguen a él. La autoridad, sin embargo, es un asunto enteramente distinto. La autoridad hay que ganársela. Nunca cometan el error de confundir su puesto en una organización con el poder que ostentan en ella. Si aspiran a influir en las personas para que hagan cosas que de otro modo no harían –esa y no otra es la esencia del poder—sólo tienen a su disposición los instrumentos de la convicción y la coerción. En otras palabras, deben ganarse su respeto o su temor. Ambos dependen de su reputación. Desarrollar una reputación es un proceso que depende de la acumulación de tiempo y de conductas, no del hecho puro y simple de ostentar una posición.

Segunda lección – El poder es una sustancia volátil. El poder político y los privilegios que vienen con él son sustancias extremadamente volátiles. Lo que Dios nos regala hoy, nos lo puede quitar mañana. Me sorprende la frecuencia con que las personas olvidan que en la política la suerte puede cambiar en un segundo. Darse cuenta de la transitoriedad del poder político tiene muchas implicaciones. Una particularmente crucial es que uno siempre debe tratar a las personas con respeto: jamás humillen a nadie. Hay muchas razones para ello, pero una importante es que una vez que ustedes pierdan su armadura –y eso pasará inevitablemente—aquellos polvos darán paso a los lodos más desagradables; toda humillación que hayan infligido se volverá contra ustedes. Siempre tengan clara la diferencia entre la identidad de ustedes como personas y su identidad como detentadores de una cierta responsabilidad pública. Nunca caigan en la trampa de creer que ustedes son la razón de todo el afecto que reciben, de todo el respeto que les es profesado y de todos los privilegios que disfrutan. Con seguridad casi todo aquello se desvanecerá como el rocío en el momento en que ya no estén ostentando una posición de poder. Mientras estén ocupando un cargo, tengan siempre un pie en la puerta y cultiven una vida satisfactoria más allá de su trabajo. Eso les protegerá cuando el poder se haya ido, en particular si ocurre un brusco cambio de suerte.

Tercera lección – Eviten la vanidad. Estar en una posición de liderazgo no implica ser siempre el más inteligente del salón o el centro de todo lo que ocurre. La vanidad nos expone; incomoda a quienes nos rodean y nos pone en la mira de los envidiosos. La vanidad nos hace hablar más de lo conveniente y cuando lo hacemos muy fácilmente nos metemos en problemas, habida cuenta de que una regla básica en la política es que todo lo que sale de nuestra boca y nuestra pluma va a ser utilizado para dañarnos. Fue la vanidad la que me convenció de que no sólo debía escribir un ácido documento para enderezar una campaña fracasada, sino también poner mi nombre en él para asegurarme que el Presidente supiera que yo lo había escrito. Eso se llama vanidad y es un pecado cardinal si se está en una posición de liderazgo. Con frecuencia ser líder implica callarse, preguntar, escuchar y esperar.

Cuarta lección – Tengan paciencia. No cabe duda de que mi rápido ascenso a la cúspide de la política nacional activó poderosas envidias de parte de muchos que sintieron que por largos años habían esperado su turno. En la política costarricense, con frecuencia esta gente son objeto de desprecio y se les denomina, con sorna, “los que están haciendo fila por un cargo”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la institución de “la fila” tiene más sabiduría de la que usualmente le atribuimos. Si he de darle un solo consejo a un líder joven o a cualquiera que aspire a ser un mentor de líderes jóvenes, le diré que es mucho mejor tener un ascenso gradual hacia el liderazgo. Cuando se trata del liderazgo tengan mucho cuidado con los atajos. Un ascenso gradual nos permite aprender las reglas básicas del oficio a lo largo del camino. Asimismo, nos mantiene protegidos por más tiempo. Los inevitable errores que cometeremos sucederán cuando aún estamos bajo el radar, no bajo el reflector. Finalmente, y esto es crucial, un ascenso gradual nos permite forjar las relaciones y alianzas que pueden apoyarnos cuando el camino se pone cuesta arriba. Si llegan a tener la posibilidad de ocupar una posición de poder, en ese momento deben mirar dentro de sí y preguntarse si están listos para estar en la primera línea. Y si aún no lo están, entonces den un paso al costado, sin importar cuán grande sea la tentación frente a ustedes. El más básico de los preceptos socráticos continúa vigente: conócete a ti mismo. Al volver la mirada cinco años atrás, veo claro que aunque quizá estaba intelectualmente preparado para ocupar la Vice Presidencia, no lo estaba, ni remotamente, desde el punto de vista emocional y político. La tentación me hizo cometer un error. Por difícil que pueda parecer ahora, en aquel momento debí declinar cortésmente la oferta que mi hizo el Presidente Arias. Recuérdenlo: conozcan sus limitaciones y tengan paciencia.

Quinta lección – Expandan su base de apoyo. Ya he mencionado la importancia de forjar alianzas a lo largo de la ruta. Mi recuerdo dominante de los días del escándalo que condujo a mi renuncia es la total soledad en la que de repente me encontré. Hasta aquel momento mi único apoyo político había sido, en realidad, el del Presidente Arias. Eso era todo. No había tenido ni el tiempo ni la disposición para expandir mi base política. Probablemente consideré que tener un solo aliado muy poderoso era suficiente para llegar lejos. No podía estar más equivocado. Cuando la tormenta se desató caí en la cuenta, para mi horror, de que mi casa política estaba construida sobre un único pilar. Una de las tareas más cruciales para cualquiera que llegue a una posición de liderazgo es ampliar cuanto antes sus bases de apoyo. Cómo líderes ustedes pueden o no necesitar aliados super-poderosos, pero ciertamente necesitan muchos aliados.

Sexta lección – Dediquen tiempo a la reflexión. Cuando se es Vice Presidente y Ministro y se trabaja 16 horas al día, lo más probable es que para el final de la jornada uno no tenga una disposición reflexiva. Todavía recuerdo vívidamente la pregunta que un amigo politólogo, muy inteligente, me hiciera unas cuantas semanas antes de que estallara el escándalo: “¿Qué querés conseguir jugando un papel tan visible en la campaña por el TLC?” No fui capaz en aquel momento de darle una respuesta coherente porque, en realidad, no me había detenido a pensar en ello. En el fragor de la batalla política terminé arrastrado por una delirante dinámica colectiva que dictaba que el tratado debía ser ratificado (o derrotado) a cualquier costo, lo cual, por supuesto, era una convicción tan estúpida como peligrosa. Es vital dedicar tiempo a pensar en lo que ustedes están haciendo, por qué lo están haciendo, qué están tratando de lograr y cuáles pueden ser las consecuencias. Parte de ese tiempo deben usarlo a solas. La política es una actividad que con gran frecuencia ocurre dentro de una burbuja, en la cual todas las voces se alimentan mutuamente la misma información, los mismos prejuicios y las mismas histerias. La presión del grupo opera en muy pocas actividades humanas con semejante intensidad. En consecuencia, es fácil tener por reales cosas que no lo son en absoluto. Escapar de la burbuja con regularidad es esencial para la claridad de nuestro pensamiento estratégico.

Sétima lección – Nadie es indispensable. Una de las trampas más comunes del liderazgo es el mito de la indispensabilidad. Tendrán multitud de voces a su alrededor que les dirán a todas horas que ustedes son irremplazables; que si no hacen ustedes las cosas nadie más las hará; que ustedes son los únicos capaces de enderezar la torcida madera de la especie humana. Todo ello es un peligroso espejismo, que nos conduce a comportarnos temerariamente. Puedo decirles con certeza que algunas de las personas que me persuadieron de la necesidad de asumir un papel muy visible en la campaña del TLC sabían exactamente lo que estaban haciendo; sabían perfectamente los enormes riesgos políticos que implicaba para mí entrar en una campaña terriblemente polarizada. Sabían que con gran facilidad podría tropezar y precisamente por ello invirtieron tiempo persuadiéndome de que era esencial para el gobierno que yo asumiera un papel más activo en la campaña. En aquel momento fui muy ingenuo, lo creí así y pagué un precio prohibitivo por ello. La percepción de indispensabilidad tiene otro destructivo efecto: nos convence de que acabaremos por ser protegidos de nuestros propios errores porque, en última instancia, no podemos ser sustituidos. Eso nunca es así. En mi ausencia el referéndum se ganó y la Administración Arias no sólo continuó, sino que hizo cosas notables por el país. A quienes estaban en el gobierno les fue estupendamente bien sin mí y, en esa medida, me obligaron a aprender una invaluable lección de humildad. El General De Gaulle llevaba razón: el cementerio está lleno de hombres indispensables.

Octava lección – No confíen en nadie. Hacia el final de la gran novela de Robert Graves, Yo, Claudio, el Rey Herodes visita a su amigo de infancia, Claudio, el recién coronado Emperador de Roma y último descendiente del gran Augusto. El consejo de Herodes para el ingenuo líder es muy directo: “No confíes en nadie, amigo mío, en nadie. No confíes en el más agradecido de tus servidores, ni en el más íntimo de tus amigos, ni en el más adorado de tus hijos, ni en la esposa que abrazas en tu pecho. No confíes en nadie.” Esta es, de hecho, la lección más importante de todas. Vivir de acuerdo con esta regla nos puede parecer brutal, pero ya es hora de que lo tengamos claro: el ejercicio del liderazgo y el poder no es para los débiles de carácter. Me tocó descubrir de la manera más severa la importancia de esta lección. Con gran dolor descubrí que cuando estamos en una posición de liderazgo la mayoría de nuestros amigos son falsos, pero nuestros enemigos, en cambio, son todos reales. Descubrí que en la mayoría de los casos nuestros peores enemigos están muy cerca de nosotros. De hecho, la capacidad de nuestros enemigos para hacernos daño es directamente proporcional a nuestra cercanía con ellos. Hay una lógica implacable en esta regla, pues son aquellos más cercanos a nosotros quienes mejor conocen nuestras debilidades y tienen acceso privilegiado a nuestra información más privada. No ofrezco aquí una receta para vivir paralizado por la paranoia y el temor, sino tan solo un prudente recordatorio de que la sed de poder hace a las personas, aun a las personas que creemos conocer muy bien, comportarse de la manera más impredecible.

Dejo hasta aquí estas reflexiones. No hay nada científico en estas ocho lecciones, pues en última cuenta no existe ciencia alguna capaz de desentrañar los misterios más profundos de la naturaleza humana. Para ello la poesía de Shakespeare es mejor que cualquier tratado. Aún siendo tentativas estas lecciones, pienso que hubiera estado muy agradecido si alguien me las hubiera transmitido antes de aventurarme en la política. No hay en esto afán de reclamo ni desilusión. Como lo advirtió el gran dramaturgo griego Esquilo, “la recompensa por el sufrimiento es la experiencia.” Y eso, en verdad, me parece un buen trato, por cuanto el sufrimiento se desvanece, pero la experiencia se queda con nosotros. Y no existe ningún tiburón, por grande que sea, que nos la pueda arrebatar.

Kevin Casas Zamora ― Ex-Vicepresidente de Costa Rica.

Hace algún tiempo,
mi buen amigo Jorge Rodríguez me pidió contribuir con un texto al relanzamiento de esta histórica publicación,
SURCO. Aparte de sentirme honrado por la solicitud, creí importante hacerlo. Este esfuerzo es un símbolo muy potente de la tarea fundamental que debe emprender cada nueva generación del Partido Liberación Nacional: la de hacer suya la historia y la identidad del partido para adaptarla a una nueva época. SURCO es ahora una publicación electrónica. Ya no debe, ni puede, publicarse de la misma manera que en sus primeros días. Eso sería condenarla al fracaso. Lo mismo pasa con las ideologías.

Pensé entonces en escribir una larga disquisición sobre el futuro de la socialdemocracia o, tal vez, uno de esos floridos textos que cantan loas a la juventud y su idealismo. Al final decidí hacer algo distinto, bastante más prosaico, pero también más genuino y útil. Quisiera en este texto transmitirle a jóvenes líderes como ustedes algunas enseñanzas prácticas sobre los peligros del liderazgo político. Estos peligros se mencionan con poca frecuencia, porque son la áspera contracara de las líricas invocaciones habitualmente empleadas para convocar a la juventud a asumir su responsabilidad con la patria. Cuando se le dice a los jóvenes que la política involucra los más altos ideales y se les llama a participar en su realización, se les dice una verdad a medias. No cabe duda de que hay ideales en la política, mucho más de lo que se imaginaría quien nunca ha participado activamente en ella. Pero la política también se hace con el barro de las ambiciones y las luchas por el poder, que son las más encarnizadas de todas. Negarse a aceptar esto es tan necio como infantil. Y si se trata de alguien que aspira a una posición de liderazgo, negarlo es simplemente suicida.

Sospecho que quienes esto leen conocen razonablemente bien mi paso por la política nacional, cuyo inicio fue casi tan inesperado y abrupto como su final. Por ello, no los cansaré con los hechos. Nomás interesa recordar que en febrero de 2006, a los 37 años, fui electo Segundo Vice-Presidente de la República, como parte de la fórmula presidencial encabezada por el Dr. Oscar Arias. En septiembre de 2007 fue sustraído de mi correo privado y ventilado públicamente un documento de mi co-autoría, cuyo contenido, en algunos aspectos, he lamentado desde entonces. Exactamente dos semanas antes del referéndum en torno a la ratificación del TLC con Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, renuncié, en medio de una gran tormenta política.

¿Qué lecciones pueden extraerse de mi experiencia y del episodio, personalmente muy doloroso, que concluyó con mi renuncia? Son muchas y de muy diversos tipos. Algunas las conocía desde antes de entrar a la política y lo que me tocó vivir simplemente confirmó mis intuiciones. Otras lecciones las aprendí desde cero en formas muy duras. Quisiera compartir aquí ocho de ellas. Tengo buenas razones para pensar que estos consejos le darán a casi cualquier persona una mejor oportunidad de sobrevivir frente a los tiburones que, con toda seguridad, nadan en la alberca de la política. De hecho, deben ustedes preocuparse mucho en el momento en que no avisten tiburones en la vecindad. Eso sólo quiere decir que no están haciendo nada que valga la pena atacar. Eso significa que son simplemente irrelevantes.

Primera lección – El poder formal no equivale al poder real. Las circunstancias más aleatorias pueden hacer que alguien les confíe un puesto, incluso un alto puesto, o que ustedes, sin buscarlo, lleguen a él. La autoridad, sin embargo, es un asunto enteramente distinto. La autoridad hay que ganársela. Nunca cometan el error de confundir su puesto en una organización con el poder que ostentan en ella. Si aspiran a influir en las personas para que hagan cosas que de otro modo no harían –esa y no otra es la esencia del poder—sólo tienen a su disposición los instrumentos de la convicción y la coerción. En otras palabras, deben ganarse su respeto o su temor. Ambos dependen de su reputación. Desarrollar una reputación es un proceso que depende de la acumulación de tiempo y de conductas, no del hecho puro y simple de ostentar una posición.

Segunda lección – El poder es una sustancia volátil. El poder político y los privilegios que vienen con él son sustancias extremadamente volátiles. Lo que Dios nos regala hoy, nos lo puede quitar mañana. Me sorprende la frecuencia con que las personas olvidan que en la política la suerte puede cambiar en un segundo. Darse cuenta de la transitoriedad del poder político tiene muchas implicaciones. Una particularmente crucial es que uno siempre debe tratar a las personas con respeto: jamás humillen a nadie. Hay muchas razones para ello, pero una importante es que una vez que ustedes pierdan su armadura –y eso pasará inevitablemente—aquellos polvos darán paso a los lodos más desagradables; toda humillación que hayan infligido se volverá contra ustedes. Siempre tengan clara la diferencia entre la identidad de ustedes como personas y su identidad como detentadores de una cierta responsabilidad pública. Nunca caigan en la trampa de creer que ustedes son la razón de todo el afecto que reciben, de todo el respeto que les es profesado y de todos los privilegios que disfrutan. Con seguridad casi todo aquello se desvanecerá como el rocío en el momento en que ya no estén ostentando una posición de poder. Mientras estén ocupando un cargo, tengan siempre un pie en la puerta y cultiven una vida satisfactoria más allá de su trabajo. Eso les protegerá cuando el poder se haya ido, en particular si ocurre un brusco cambio de suerte.

Tercera lección – Eviten la vanidad. Estar en una posición de liderazgo no implica ser siempre el más inteligente del salón o el centro de todo lo que ocurre. La vanidad nos expone; incomoda a quienes nos rodean y nos pone en la mira de los envidiosos. La vanidad nos hace hablar más de lo conveniente y cuando lo hacemos muy fácilmente nos metemos en problemas, habida cuenta de que una regla básica en la política es que todo lo que sale de nuestra boca y nuestra pluma va a ser utilizado para dañarnos. Fue la vanidad la que me convenció de que no sólo debía escribir un ácido documento para enderezar una campaña fracasada, sino también poner mi nombre en él para asegurarme que el Presidente supiera que yo lo había escrito. Eso se llama vanidad y es un pecado cardinal si se está en una posición de liderazgo. Con frecuencia ser líder implica callarse, preguntar, escuchar y esperar.

Cuarta lección – Tengan paciencia. No cabe duda de que mi rápido ascenso a la cúspide de la política nacional activó poderosas envidias de parte de muchos que sintieron que por largos años habían esperado su turno. En la política costarricense, con frecuencia esta gente son objeto de desprecio y se les denomina, con sorna, “los que están haciendo fila por un cargo”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la institución de “la fila” tiene más sabiduría de la que usualmente le atribuimos. Si he de darle un solo consejo a un líder joven o a cualquiera que aspire a ser un mentor de líderes jóvenes, le diré que es mucho mejor tener un ascenso gradual hacia el liderazgo. Cuando se trata del liderazgo tengan mucho cuidado con los atajos. Un ascenso gradual nos permite aprender las reglas básicas del oficio a lo largo del camino. Asimismo, nos mantiene protegidos por más tiempo. Los inevitable errores que cometeremos sucederán cuando aún estamos bajo el radar, no bajo el reflector. Finalmente, y esto es crucial, un ascenso gradual nos permite forjar las relaciones y alianzas que pueden apoyarnos cuando el camino se pone cuesta arriba. Si llegan a tener la posibilidad de ocupar una posición de poder, en ese momento deben mirar dentro de sí y preguntarse si están listos para estar en la primera línea. Y si aún no lo están, entonces den un paso al costado, sin importar cuán grande sea la tentación frente a ustedes. El más básico de los preceptos socráticos continúa vigente: conócete a ti mismo. Al volver la mirada cinco años atrás, veo claro que aunque quizá estaba intelectualmente preparado para ocupar la Vice Presidencia, no lo estaba, ni remotamente, desde el punto de vista emocional y político. La tentación me hizo cometer un error. Por difícil que pueda parecer ahora, en aquel momento debí declinar cortésmente la oferta que mi hizo el Presidente Arias. Recuérdenlo: conozcan sus limitaciones y tengan paciencia.

Quinta lección – Expandan su base de apoyo. Ya he mencionado la importancia de forjar alianzas a lo largo de la ruta. Mi recuerdo dominante de los días del escándalo que condujo a mi renuncia es la total soledad en la que de repente me encontré. Hasta aquel momento mi único apoyo político había sido, en realidad, el del Presidente Arias. Eso era todo. No había tenido ni el tiempo ni la disposición para expandir mi base política. Probablemente consideré que tener un solo aliado muy poderoso era suficiente para llegar lejos. No podía estar más equivocado. Cuando la tormenta se desató caí en la cuenta, para mi horror, de que mi casa política estaba construida sobre un único pilar. Una de las tareas más cruciales para cualquiera que llegue a una posición de liderazgo es ampliar cuanto antes sus bases de apoyo. Cómo líderes ustedes pueden o no necesitar aliados super-poderosos, pero ciertamente necesitan muchos aliados.

Sexta lección – Dediquen tiempo a la reflexión. Cuando se es Vice Presidente y Ministro y se trabaja 16 horas al día, lo más probable es que para el final de la jornada uno no tenga una disposición reflexiva. Todavía recuerdo vívidamente la pregunta que un amigo politólogo, muy inteligente, me hiciera una cuantas semanas antes de que estallara el escándalo: “¿Qué querés conseguir jugando un papel tan visible en la campaña por el TLC?” No fui capaz en aquel momento de darle una respuesta coherente porque, en realidad, no me había detenido a pensar en ello. En el fragor de la batalla política terminé arrastrado por una delirante dinámica colectiva que dictaba que el tratado debía ser ratificado (o derrotado) a cualquier costo, lo cual, por supuesto, era una convicción tan estúpida como peligrosa. Es vital dedicar tiempo a pensar en lo que ustedes están haciendo, por qué lo están haciendo, qué están tratando de lograr y cuáles pueden ser las consecuencias. Parte de ese tiempo deben usarlo a solas. La política es una actividad que con gran frecuencia ocurre dentro de una burbuja, en la cual todas las voces se alimentan mutuamente la misma información, los mismos prejuicios y las mismas histerias. La presión del grupo opera en muy pocas actividades humanas con semejante intensidad. En consecuencia, es fácil tener por reales cosas que no lo son en absoluto. Escapar de la burbuja con regularidad es esencial para la claridad de nuestro pensamiento estratégico.

Sétima lección – Nadie es indispensable. Una de las trampas más comunes del liderazgo es el mito de la indispensabilidad. Tendrán multitud de voces a su alrededor que les dirán a todas horas que ustedes son irremplazables; que si no hacen ustedes las cosas nadie más las hará; que ustedes son los únicos capaces de enderezar la torcida madera de la especie humana. Todo ello es un peligroso espejismo, que nos conduce a comportarnos temerariamente. Puedo decirles con certeza que algunas de las personas que me persuadieron de la necesidad de asumir un papel muy visible en la campaña del TLC sabían exactamente lo que estaban haciendo; sabían perfectamente los enormes riesgos políticos que implicaba para mí entrar en una campaña terriblemente polarizada. Sabían que con gran facilidad podría tropezar y precisamente por ello invirtieron tiempo persuadiéndome de que era esencial para el gobierno que yo asumiera un papel más activo en la campaña. En aquel momento fui muy ingenuo, lo creí así y pagué un precio prohibitivo por ello. La percepción de indispensabilidad tiene otro destructivo efecto: nos convence de que acabaremos por ser protegidos de nuestros propios errores porque, en última instancia, no podemos ser sustituidos. Eso nunca es así. En mi ausencia el referéndum se ganó y la Administración Arias no sólo continuó, sino que hizo cosas notables por el país. A quienes estaban en el gobierno les fue estupendamente bien sin mí y, en esa medida, me obligaron a aprender una invaluable lección de humildad. El General De Gaulle llevaba razón: el cementerio está lleno de hombres indispensables.

Octava lección – No confíen en nadie. Hacia el final de la gran novela de Robert Graves, Yo, Claudio, el Rey Herodes visita a su amigo de infancia, Claudio, el recién coronado Emperador de Roma y último descendiente del gran Augusto. El consejo de Herodes para el ingenuo líder es muy directo: “No confíes en nadie, amigo mío, en nadie. No confíes en el más agradecido de tus servidores, ni en el más íntimo de tus amigos, ni en el más adorado de tus hijos, ni en la esposa que abrazas en tu pecho. No confíes en nadie.” Esta es, de hecho, la lección más importante de todas. Vivir de acuerdo con esta regla nos puede parecer brutal, pero ya es hora de que lo tengamos claro: el ejercicio del liderazgo y el poder no es para los débiles de carácter. Me tocó descubrir de la manera más severa la importancia de esta lección. Con gran dolor descubrí que cuando estamos en una posición de liderazgo la mayoría de nuestros amigos son falsos, pero nuestros enemigos, en cambio, son todos reales. Descubrí que en la mayoría de los casos nuestros peores enemigos están muy cerca de nosotros. De hecho, la capacidad de nuestros enemigos para hacernos daño es directamente proporcional a nuestra cercanía con ellos. Hay una lógica implacable en esta regla, pues son aquellos más cercanos a nosotros quienes mejor conocen nuestras debilidades y tienen acceso privilegiado a nuestra información más privada. No ofrezco aquí una receta para vivir paralizado por la paranoia y el temor, sino tan solo un prudente recordatorio de que la sed de poder hace a las personas, aun a las personas que creemos conocer muy bien, comportarse de la manera más impredecible.

Dejo hasta aquí estas reflexiones. No hay nada científico en estas ocho lecciones, pues en última cuenta no existe ciencia alguna capaz de desentrañar los misterios más profundos de la naturaleza humana. Para ello la poesía de Shakespeare es mejor que cualquier tratado. Aún siendo tentativas estas lecciones, pienso que hubiera estado muy agradecido si alguien me las hubiera transmitido antes de aventurarme en la política. No hay en esto afán de reclamo ni desilusión. Como lo advirtió el gran dramaturgo griego Esquilo, “la recompensa por el sufrimiento es la experiencia.” Y eso, en verdad, me parece un buen trato, por cuanto el sufrimiento se desvanece, pero la experiencia se queda con nosotros. Y no existe ningún tiburón, por grande que sea, que nos la pueda arrebatar.

Datos Personales.

_______________________________________________________________________

Nombre: Daniel Calvo Sánchez.

Cédula: 3-408-971

Nacionalidad: Costarricense.

Edad: 25 años.

Fecha de Nacimiento: 29 de Enero de 1986.

Estado Civil: Soltero.

Profesión: Estudiante de Diplomacia del Instituto de Servicio Exterior Manuel María Peralta y Derecho,
UCR.

Domicilio: Costado Sur de la Plaza El Carmen,
Cartago.

Teléfono: 8349-8649

Correo electrónico: info@danielcalvo.com

Estudios Realizados.

_______________________________________________________________________

2010-actual

Estudiante de Diplomacia.

Instituto de Servicio Exterior Manuel María de Peralta

2007-actual

Estudiante de Derecho.

Universidad de Costa Rica.

2006-2010

Bachiller en  Ciencias Políticas.

Universidad de Costa Rica.

2003-2004

Certificado de Operador en Computadoras.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

1999-2004

Bachiller en Educación Media.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

 

Experiencia Laboral.

_____________________________________________________________________

Marzo 2007-Agosto 2009.

Asistente en Coordinación de Proyectos.

Instituto de Educación y Formación Política Rodrigo Facio. Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Dr. Justo Aguilar Fong

Dr. Francisco Antonio Pacheco Fernández

Julio 2008-Febrero 2009.

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada a la elaboración de una propuesta de Reglamento Legislativo. / Elaboración de informes de investigación alrededor de diversas temáticas vinculadas con el procedimiento legislativo.

Cooperación Alemana al Desarrollo, Agencia GTZ.

Referencia:

Lic. Mario Redondo Poveda

Octubre 2008.

Asistencia Técnica. / Diagnóstico en medios de comunicación: Bases informativas de estrategia de comunicación: el uso de conceptos progresistas en medios de prensa y “marca política” partidaria en Seguridad Ciudadana.

Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Referencia:

Lic. Max Loría Ramírez

Octubre 2008-Abril 2010.

Asesor Ad Honorem.

Despacho del Diputado Federico Tinoco Carmona.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Dr. Federico Tinoco Carmona.

Junio 2009-Diciembre 2009

Pasante Ad Honorem.

Dirección de Cooperación Internacional.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica.

Referencia:

Licda. Circe Milena Villanueva Monge.

Agosto 2009-Febrero2010

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada al monitoreo de redes sociales del Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Ing. Johnny Guzmán Mora.

Mayo 2010-Presente.

Asesor Parlamentario.

Despacho del Diputado Luis Gerardo Villanueva Monge.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Lic. Luis Gerardo Villanueva Monge.

 

Otros.

_______________________________________________________________________

Conocimientos en computación: Ambiente Windows y Office, 2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de miembro de la Delegación de los Estados Unidos Mexicanos ante la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2006.

Miembro de la Juventud Liberacionista, 2007.

Seminario Trinacional Sur: “Los Sistemas Políticos y los procesos de integración en Centroamérica”, Instituto Centroamericano de Estudios Políticos y la Fundación Konrad Adenauer, 2007.

Participe de la iniciativa por parte de la Casa Presidencial de la Republica de Costa Rica, denominada “Consultores Jóvenes Ministeriales” asignado al Ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN), 2007.

Representante del Partido Liberación Nacional ante la Asamblea Nacional de la Red Consultiva de la Persona Joven, de Abril a Mayo 2007.

Subcoordinador General del Movimiento Estudiantil “Universitarios por el Sí”. Movimiento que aglutinó a los estudiantes de todas las universidades del país, principalmente universidades públicas que apoyaron la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica, 2007.

Propulsor de la iniciativa de desmentir el documental “Los Piratas de la Placa Cocos” sobre los efectos negativos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica. En el documental titulado “La Verdad sobre los Piratas de la Placa Cocos”, 2007.

Curso: “Introducción a la Formulación de Estrategias de Gobierno Electrónico”, Aula Virtual del Portal Educativo de las Américas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), 2007.

Obras comunales de cara al Referéndum del 7 de Octubre del 2007. Universitarios por el Sí. “Pintando por Costa Rica”, Fuente de la Hispanidad 23/09/2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de vicepresidente de la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2007.

Seminario: “Cuadros Jóvenes Centroamericanos”, Fundación Jaime Vera (PSOE), San José 2007.

I Conferencia de Brecha Digital e Inclusión Social, Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la (UCR); y el Instituto Agustin Millares de la Universidad Carlos III de Madrid (España). San José 2008.

Charla sobre “Delitos Informáticos” 3,5 horas. Colegio de Profesionales en Informática y Computación (CPIC), San José 2008.

Seminario Taller: Gobernabilidad, Gobernanza y Gobierno Digital, impartidos por el Centro de Investigación en Administración Pública – CICAP-, en colaboración con la Organización Universitaria Interamericana (OUI), el Colegio de las Américas (COLAM), la Red Interamericana de Formación en Gobierno Electrónico (RIG-GE), la Universidad Técnica Particular de Loja Ecuador, del 3 a 27 de marzo de 2008, con una duración de 60 horas.

Seminario Inducción Procedimiento Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el 13 de mayo de 2010, con una duración de 8 horas.

Curso Principios Básicos del Derecho Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, del 5 al 28 de julio de 2010, con una duración de 18 horas.

Ver el perfil de Daniel Calvo Sánchez en LinkedIn

Según medio de prensa:

Visualizar todas las publicaciones en distintos medios de prensa escrita nacional, según fecha de publicación.–> Total de publicaciones (45)

Datos Personales.

_______________________________________________________________________

Nombre: Daniel Calvo Sánchez.

Cédula: 3-408-971

Nacionalidad: Costarricense.

Edad: 24 años.

Fecha de Nacimiento: 29 de Enero de 1986.

Estado Civil: Soltero.

Profesión: Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho. Universidad de Costa Rica.

Domicilio: Costado Sur de la Plaza El Carmen, Cartago.

Teléfono: 25-51-71-17 (Habitación) 83-49-86-49 (Celular)

Correo electrónico info@danielcalvo.com

Estudios Realizados.

_______________________________________________________________________

2007-actual

Estudiante de Derecho.

Universidad de Costa Rica.

2006-actual

Estudiante Ciencias Políticas.

Universidad de Costa Rica.

2003-2004

Certificado de Operador en Computadoras.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

1999-2004

Bachiller en Educación Media.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

Experiencia Laboral.

_______________________________________________________________________

Marzo 2007-Agosto 2009.

Asistente en Coordinación de Proyectos.

Instituto de Educación y Formación Política Rodrigo Facio. Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Dr. Justo Aguilar Fong

Dr. Francisco Antonio Pacheco Fernández

Julio 2008-Febrero 2009.

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada a la elaboración de una propuesta de Reglamento Legislativo. / Elaboración de informes de investigación alrededor de diversas temáticas vinculadas con el procedimiento legislativo.

Cooperación Alemana al Desarrollo, Agencia GTZ.

Referencia:

Lic. Mario Redondo Poveda

Octubre 2008.

Asistencia Técnica. / Diagnóstico en medios de comunicación: Bases informativas de estrategia de comunicación: el uso de conceptos progresistas en medios de prensa y “marca política” partidaria en Seguridad Ciudadana.

Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Referencia:

Lic. Max Loría Ramírez

Octubre 2008-Abril 2010.

Asesor Ad Honorem.

Despacho del Diputado Federico Tinoco Carmona.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Dr. Federico Tinoco Carmona.

Junio 2009-Diciembre 2009

Pasante Ad Honorem.

Dirección de Cooperación Internacional.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica.

Referencia:

Licda. Circe Milena Villanueva Monge.

Agosto 2009-Febrero2010

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada al monitoreo de redes sociales del Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Ing. Johnny Guzmán Mora.

Mayo 2010-Presente.

Asesor Parlamentario.

Despacho del Diputado Luis Gerardo Villanueva Monge.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Lic. Luis Gerardo Villanueva Monge.

Otros.

_______________________________________________________________________

Conocimientos en computación: Ambiente Windows y Office, 2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de miembro de la Delegación de los Estados Unidos Mexicanos ante la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2006.

Miembro de la Juventud Liberacionista, 2007.

Seminario Trinacional Sur: “Los Sistemas Políticos y los procesos de integración en Centroamérica”, Instituto Centroamericano de Estudios Políticos y la Fundación Konrad Adenauer, 2007.

Participe de la iniciativa por parte de la Casa Presidencial de la Republica de Costa Rica, denominada “Consultores Jóvenes Ministeriales” asignado al Ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN), 2007.

Representante del Partido Liberación Nacional ante la Asamblea Nacional de la Red Consultiva de la Persona Joven, de Abril a Mayo 2007.

Subcoordinador General del Movimiento Estudiantil “Universitarios por el Sí”. Movimiento que aglutinó a los estudiantes de todas las universidades del país, principalmente universidades públicas que apoyaron la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica, 2007.

Propulsor de la iniciativa de desmentir el documental “Los Piratas de la Placa Cocos” sobre los efectos negativos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica. En el documental titulado “La Verdad sobre los Piratas de la Placa Cocos”, 2007.

Curso: “Introducción a la Formulación de Estrategias de Gobierno Electrónico”, Aula Virtual del Portal Educativo de las Américas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), 2007.

Obras comunales de cara al Referéndum del 7 de Octubre del 2007. Universitarios por el Sí. “Pintando por Costa Rica”, Fuente de la Hispanidad 23/09/2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de vicepresidente de la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2007.

Seminario: “Cuadros Jóvenes Centroamericanos”, Fundación Jaime Vera (PSOE), San José 2007.

I Conferencia de Brecha Digital e Inclusión Social, Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la (UCR); y el Instituto Agustin Millares de la Universidad Carlos III de Madrid (España). San José 2008.

Charla sobre “Delitos Informáticos” 3,5 horas. Colegio de Profesionales en Informática y Computación (CPIC), San José 2008.

Seminario Taller: Gobernabilidad, Gobernanza y Gobierno Digital, impartidos por el Centro de Investigación en Administración Pública – CICAP-, en colaboración con la Organización Universitaria Interamericana (OUI), el Colegio de las Américas (COLAM), la Red Interamericana de Formación en Gobierno Electrónico (RIG-GE), la Universidad Técnica Particular de Loja Ecuador, del 3 a 27 de marzo de 2008, con una duración de 60 horas.

Seminario Inducción Procedimiento Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el 13 de mayo de 2010, con una duración de 8 horas.

Ver el perfil de Daniel Calvo Sánchez en LinkedIn

Descargar “Currículum Vitae” en formato pdf

Datos Personales.

_______________________________________________________________________

Nombre: Daniel Calvo Sánchez.

Cédula: 3-408-971

Nacionalidad: Costarricense.

Edad: 24 años.

Fecha de Nacimiento: 29 de Enero de 1986.

Estado Civil: Soltero.

Profesión: Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho. Universidad de Costa Rica.

Domicilio: Costado Sur de la Plaza El Carmen,
Cartago.

Correo electrónico info@danielcalvo.com

Estudios Realizados.

_______________________________________________________________________

2007-actual

Estudiante de Derecho.

Universidad de Costa Rica.

2006-2010

Bachiller en  Ciencias Políticas.

Universidad de Costa Rica.

2003-2004

Certificado de Operador en Computadoras.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

1999-2004

Bachiller en Educación Media.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

Experiencia Laboral.

_______________________________________________________________________

Marzo 2007-Agosto 2009.

Asistente en Coordinación de Proyectos.

Instituto de Educación y Formación Política Rodrigo Facio. Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Dr. Justo Aguilar Fong

Dr. Francisco Antonio Pacheco Fernández

Julio 2008-Febrero 2009.

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada a la elaboración de una propuesta de Reglamento Legislativo. / Elaboración de informes de investigación alrededor de diversas temáticas vinculadas con el procedimiento legislativo.

Cooperación Alemana al Desarrollo,
Agencia GTZ.

Referencia:

Lic. Mario Redondo Poveda

Octubre 2008.

Asistencia Técnica. / Diagnóstico en medios de comunicación: Bases informativas de estrategia de comunicación: el uso de conceptos progresistas en medios de prensa y “marca política” partidaria en Seguridad Ciudadana.

Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Referencia:

Lic. Max Loría Ramírez

Octubre 2008-Abril 2010.

Asesor Ad Honorem.

Despacho del Diputado Federico Tinoco Carmona.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Dr. Federico Tinoco Carmona.

Junio 2009-Diciembre 2009

Pasante Ad Honorem.

Dirección de Cooperación Internacional.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica.

Referencia:

Licda. Circe Milena Villanueva Monge.

Agosto 2009-Febrero2010

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada al monitoreo de redes sociales del Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Ing. Johnny Guzmán Mora.

Mayo 2010-Presente.

Asesor Parlamentario.

Despacho del Diputado Luis Gerardo Villanueva Monge.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Lic. Luis Gerardo Villanueva Monge.

Otros.

_______________________________________________________________________

Conocimientos en computación: Ambiente Windows y Office, 2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de miembro de la Delegación de los Estados Unidos Mexicanos ante la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2006.

Miembro de la Juventud Liberacionista, 2007.

Seminario Trinacional Sur: “Los Sistemas Políticos y los procesos de integración en Centroamérica”, Instituto Centroamericano de Estudios Políticos y la Fundación Konrad Adenauer, 2007.

Participe de la iniciativa por parte de la Casa Presidencial de la Republica de Costa Rica, denominada “Consultores Jóvenes Ministeriales” asignado al Ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN), 2007.

Representante del Partido Liberación Nacional ante la Asamblea Nacional de la Red Consultiva de la Persona Joven, de Abril a Mayo 2007.

Subcoordinador General del Movimiento Estudiantil “Universitarios por el Sí”. Movimiento que aglutinó a los estudiantes de todas las universidades del país, principalmente universidades públicas que apoyaron la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica, 2007.

Propulsor de la iniciativa de desmentir el documental “Los Piratas de la Placa Cocos” sobre los efectos negativos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica. En el documental titulado “La Verdad sobre los Piratas de la Placa Cocos”, 2007.

Curso: “Introducción a la Formulación de Estrategias de Gobierno Electrónico”, Aula Virtual del Portal Educativo de las Américas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), 2007.

Obras comunales de cara al Referéndum del 7 de Octubre del 2007. Universitarios por el Sí. “Pintando por Costa Rica”, Fuente de la Hispanidad 23/09/2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de vicepresidente de la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2007.

Seminario: “Cuadros Jóvenes Centroamericanos”, Fundación Jaime Vera (PSOE), San José 2007.

I Conferencia de Brecha Digital e Inclusión Social, Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la (UCR); y el Instituto Agustin Millares de la Universidad Carlos III de Madrid (España). San José 2008.

Charla sobre “Delitos Informáticos” 3,5 horas. Colegio de Profesionales en Informática y Computación (CPIC), San José 2008.

Seminario Taller: Gobernabilidad, Gobernanza y Gobierno Digital, impartidos por el Centro de Investigación en Administración Pública – CICAP-, en colaboración con la Organización Universitaria Interamericana (OUI), el Colegio de las Américas (COLAM), la Red Interamericana de Formación en Gobierno Electrónico (RIG-GE), la Universidad Técnica Particular de Loja Ecuador, del 3 a 27 de marzo de 2008, con una duración de 60 horas.

Seminario Inducción Procedimiento Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el 13 de mayo de 2010, con una duración de 8 horas.

Curso Principios Básicos del Derecho Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, del 5 al 28 de julio de 2010, con una duración de 18 horas.

Ver el perfil de Daniel Calvo Sánchez en LinkedIn

Datos Personales.

_______________________________________________________________________

Nombre: Daniel Calvo Sánchez.

Cédula: 3-408-971

Nacionalidad: Costarricense.

Edad: 24 años.

Fecha de Nacimiento: 29 de Enero de 1986.

Estado Civil: Soltero.

Profesión: Estudiante de Ciencias Políticas y Derecho. Universidad de Costa Rica.

Domicilio: Costado Sur de la Plaza El Carmen,
Cartago.

Correo electrónico info@danielcalvo.com

Estudios Realizados.

_______________________________________________________________________

2007-actual

Estudiante de Derecho.

Universidad de Costa Rica.

2006-2010

Bachiller en  Ciencias Políticas.

Universidad de Costa Rica.

2003-2004

Certificado de Operador en Computadoras.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

1999-2004

Bachiller en Educación Media.

Colegio de Sagrado Corazón de Jesús de Cartago.

Experiencia Laboral.

_______________________________________________________________________

Marzo 2007-Agosto 2009.

Asistente en Coordinación de Proyectos.

Instituto de Educación y Formación Política Rodrigo Facio. Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Dr. Justo Aguilar Fong

Dr. Francisco Antonio Pacheco Fernández

Julio 2008-Febrero 2009.

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada a la elaboración de una propuesta de Reglamento Legislativo. / Elaboración de informes de investigación alrededor de diversas temáticas vinculadas con el procedimiento legislativo.

Cooperación Alemana al Desarrollo,
Agencia GTZ.

Referencia:

Lic. Mario Redondo Poveda

Octubre 2008.

Asistencia Técnica. / Diagnóstico en medios de comunicación: Bases informativas de estrategia de comunicación: el uso de conceptos progresistas en medios de prensa y “marca política” partidaria en Seguridad Ciudadana.

Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Referencia:

Lic. Max Loría Ramírez

Octubre 2008-Abril 2010.

Asesor Ad Honorem.

Despacho del Diputado Federico Tinoco Carmona.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Dr. Federico Tinoco Carmona.

Junio 2009-Diciembre 2009

Pasante Ad Honorem.

Dirección de Cooperación Internacional.

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República de Costa Rica.

Referencia:

Licda. Circe Milena Villanueva Monge.

Agosto 2009-Febrero2010

Asistencia Técnica. / En consultoría dedicada al monitoreo de redes sociales del Partido Liberación Nacional (PLN).

Referencia:

Ing. Johnny Guzmán Mora.

Mayo 2010-Presente.

Asesor Parlamentario.

Despacho del Diputado Luis Gerardo Villanueva Monge.

Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

Referencia:

Lic. Luis Gerardo Villanueva Monge.

Otros.

_______________________________________________________________________

Conocimientos en computación: Ambiente Windows y Office, 2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de miembro de la Delegación de los Estados Unidos Mexicanos ante la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2006.

Miembro de la Juventud Liberacionista, 2007.

Seminario Trinacional Sur: “Los Sistemas Políticos y los procesos de integración en Centroamérica”, Instituto Centroamericano de Estudios Políticos y la Fundación Konrad Adenauer, 2007.

Participe de la iniciativa por parte de la Casa Presidencial de la Republica de Costa Rica, denominada “Consultores Jóvenes Ministeriales” asignado al Ministerio de Planificación y Política Económica (MIDEPLAN), 2007.

Representante del Partido Liberación Nacional ante la Asamblea Nacional de la Red Consultiva de la Persona Joven, de Abril a Mayo 2007.

Subcoordinador General del Movimiento Estudiantil “Universitarios por el Sí”. Movimiento que aglutinó a los estudiantes de todas las universidades del país, principalmente universidades públicas que apoyaron la ratificación del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica, 2007.

Propulsor de la iniciativa de desmentir el documental “Los Piratas de la Placa Cocos” sobre los efectos negativos del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, Republica Dominicana y los Estados Unidos de Norteamérica. En el documental titulado “La Verdad sobre los Piratas de la Placa Cocos”, 2007.

Curso: “Introducción a la Formulación de Estrategias de Gobierno Electrónico”, Aula Virtual del Portal Educativo de las Américas de la Organización de los Estados Americanos (OEA), 2007.

Obras comunales de cara al Referéndum del 7 de Octubre del 2007. Universitarios por el Sí. “Pintando por Costa Rica”, Fuente de la Hispanidad 23/09/2007.

Seminario: “Modelo de la Asamblea de la Organización de Estados Americanos (MOEA)” – Para Universidades –, en condición de vicepresidente de la Primera Comisión (Asuntos Jurídicos y Políticos), Universidad Nacional 2007.

Seminario: “Cuadros Jóvenes Centroamericanos”, Fundación Jaime Vera (PSOE), San José 2007.

I Conferencia de Brecha Digital e Inclusión Social, Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento de la (UCR); y el Instituto Agustin Millares de la Universidad Carlos III de Madrid (España). San José 2008.

Charla sobre “Delitos Informáticos” 3,5 horas. Colegio de Profesionales en Informática y Computación (CPIC), San José 2008.

Seminario Taller: Gobernabilidad, Gobernanza y Gobierno Digital, impartidos por el Centro de Investigación en Administración Pública – CICAP-, en colaboración con la Organización Universitaria Interamericana (OUI), el Colegio de las Américas (COLAM), la Red Interamericana de Formación en Gobierno Electrónico (RIG-GE), la Universidad Técnica Particular de Loja Ecuador, del 3 a 27 de marzo de 2008, con una duración de 60 horas.

Seminario Inducción Procedimiento Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, el 13 de mayo de 2010, con una duración de 8 horas.

Curso Principios Básicos del Derecho Parlamentario, impartido por la Asamblea Legislativa de Costa Rica, del 5 al 28 de julio de 2010, con una duración de 18 horas.

Ver el perfil de Daniel Calvo Sánchez en LinkedIn

Descargar “Currículum Vitae” en formato pdf

Calvo Sánchez,
Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Los bienes del Estado son sagrados. Diario Extra. (San José,
C.R.), 22 de marzo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Candela y Fantasía. Diario Extra. (San José, C.R.), 4 de mayo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva alternativa universitaria.Revista Digital “De la Mano con Usted”. Dirección de Admisibilidad y Atención Inmediata, Defensoría de los Habitantes de la República. Nº de ISSN: 1659-276X. 4ta Edición Bimensual, 10 de junio de 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Nuestra principal lucha es por la Democracia. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Cuando las banderas que se ondean causan tristeza. Diario Extra. (San José, C.R.), 25 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Don Mario déjese ya de charlatanerías. Diario Extra. (San José, C.R.), 17 de diciembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Matices demográficas del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 15 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Igualdad sí, igualitarismo no. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 26 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 27 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. ¿Ingenuidad o Malicia?. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. E-Política, voto joven y abstencionismo. La Republica. (San José, C.R.), 31 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Gobierno Digital Municipal. Revista Democracia Digital. Año 7 Semana del 23 al 30 de abril del 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La campaña política ha comenzado. La Republica. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El daño esta hecho. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 9 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. Diario Extra. (San José, C.R.), 11 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Gobierno Digital Municipal. La Republica. (San José, C.R.), 2 de setiembre, 2008.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Retórica y estrategia del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El resurgimiento de John McCain. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 18 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Partidos Políticos 2.0 ¿En Costa Rica?. Revista Democracia Digital. Año 7 Semana del 8 al 15 de octubre del 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Partidos Políticos 2.0 ¿En Costa Rica?. La Republica. (San José, C.R.), 16 de octubre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Un posible nuevo referéndum. Revista Democracia Digital. Año 8 Semana del 6 al 11 de febrero del 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. El circense control político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 7 de marzo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR.. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR.. Revista Democracia Digital. Año 8 Semana del 22 al 29 de abril del 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Reelección legislativa inmediata. Diario Extra. (San José, C.R.), 6 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater.. La Republica. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. Costa Rica Hoy. (San José, C.R.), 5 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

El último estudio de opinión pública nacional realizado en Costa Rica por la firma internacional CID/Gallup,
el pasado mes de setiembre, more about
señala un elemento que, aunque no es extraño en nuestro contexto, es interesante comentar, pues encuentra explicación hilando tan sólo un poco más fino.

Dicho elemento son los porcentajes de preferencia partidaria, los cuales muestran la siguiente distribución: PLN 38%; PUSC 13%; PAC 8%; ML 5%; PASE 1%; Ns/Nr 35%. Esto resulta importante por varias razones: 1) Teniendo en cuenta que se aproximan las elecciones municipales, ― aunque a título personal creo que en nuestro país importa más el candidato que el partido―; 2) Para evaluar superficialmente el estado actual de las distintas fuerzas políticas.

Acerca de este segundo punto, al menos vistos estos porcentajes gráficamente, lo que más parece llamar la atención es la ubicación entre las preferencias del PUSC, un partido que hoy parece ser la oposición más férrea al oficialismo, en gran medida por la experiencia de sus legisladores, quienes aventajan enormemente al PAC y ML. Despertando el fantasma de un retorno al bipartidismo tradicional, aunque se vislumbra difícil, debido a la inexistencia de una figura que reúna las viejas filas del socialcristianismo con lo que actualmente ha quedado de aquellas, es latente pues su estructura adormecida en cualquier momento podría despertar.

El detrimento de las otras agrupaciones PAC y ML, encuentra sencilla explicación: estas fuerzas políticas dependen considerablemente de sus líderes Solís y Guevara – actualmente de bajo perfil – por lo que parecieran marchar acéfalas hacia una nueva derrota. Caso contrario al PLN, donde más bien la existencia de distintas figuras causa distorsión en la gestión actual y crea divisiones internas que auguran nuevamente unas elecciones de alto voltaje, que pueden generar un fuerte desgaste del cual la oposición podría sacar provecho.

Respecto a las fuerzas emergentes, quienes han demorado considerablemente en su consolidación, es importante reseñar que el desenvolvimiento del PAC en la arena legislativa, peca de un abusivo histrionismo, fuera de ella no ha sabido aprovechar la figura de Macaya y, el recambio de autoridades partidarias aunque ha sido un proceso calmo, no le ha inyectado vitalidad – su estrategia al 2014, pareciera estar orientada a un regreso de su figura Ottón Solís, justificada en teoría a “solicitud de las bases” –. Mientras en el ML, la sugestiva presencia que en el pasado ostentaba Otto Guevara, parece diluida, quizás producto de su futura boda con su polémica prometida o del divorcio que este ha tenido con cierto sector del partido hastiado de su papel de eterno candidato a la presidencia.

En lo que respecta a las agrupaciones más pequeñas, el PASE a pesar de contar con mayor número de diputados, su protagonismo es igual o menor que la administración anterior, hasta el momento deciden ser parte del grupo de oposición, sin contemplar que jugando con el oficialismo podrían sacar mayor provecho en la aprobación de una agenda en especifico.

Finalizo con el análisis de las bancadas unipersonales, en el FA a José María Villalta parece quedarle grande el papel de su mentor, aunque cause ruido, no clava la estaca al final de sus ataques y carece del manejo del Reglamento Legislativo que tenía su antecesor. Los partidos evangélicos RN y RC, tachados de tureca por el resto de la oposición, aliados hasta el momento del PLN, destacan por la experiencia de sus legisladores quienes repiten en una curul, quienes han comprendido perfectamente el juego en el que sus votos son claves para uno u otro grupo, por lo cual quien desee tenerlos tendrá que consentirlos.

Según medio de prensa:

Visualizar todas las publicaciones en distintos medios de prensa escrita nacional, según fecha de publicación.–> Total de publicaciones (46)

Según medio de prensa:

Visualizar todas las publicaciones en distintos medios de prensa escrita nacional,
según fecha de publicación.–> Total de publicaciones (45)

En la política existen dos claras dimensiones ético filosóficas que procuran la determinación de nuestro proceder: el deber ser, asociado por lo general a un comportamiento políticamente correcto,
desde una óptica deontológica e idealista; y el ser, asociado por lo general a un comportamiento políticamente incorrecto, desde una óptica teleológica y realista.

Maquiavelo quien logró por primera vez deslindar los ámbitos de la política y la ética, calificándolas como dos esferas autónomas e independientes, advertía sobre cuán inconveniente pudiese resultar tal ruptura, la cual podría ser erróneamente interpretada como la eliminación de todo principio ético dentro del juego de la política, cuando por el contrario únicamente pretendía señalar que el apego dogmático a este tipo de principios imposibilitaría la comprensión de las relaciones de poder, las cuales determinan los siempre variables tiempos y comportamientos políticos de la sociedad.

Esta errónea interpretación aunada a malversación de los fines de la política, ha permitido, no que la ética regrese a la política tal como pregonan algunos partidos políticos en nuestro contexto, pues ésta verdaderamente nunca se ha marchado de ella, pero sí que ésta se convierta como ha señalado Savater, “…en arma arrojadiza y munición destinada a pegarle buenos cañonazos al prójimo en su estima…”, cuando lo prudente en realidad ha señalado este autor es, “…desconfiar de quienes creen que su santa obligación consiste en lanzar siempre rayos y truenos morales contra la gente en general…”.

La desconfianza entonces es sinónimo de prudencia, tanto para el gobernante como sus gobernados, pues según Maquiavelo, “…un príncipe prudente no puede ni debe mantenerse fiel a su palabra cuando tal fidelidad redunda en perjuicio propio y han desaparecido las razones que motivaron su promesa”; y según Savater “…si confiásemos menos en ellos desde el principio, no tendríamos que aprender a desconfiar tanto de ellos más tarde”.

El conocimiento de estas valiosas lecciones, supone comprender que la política probablemente no es lo que debería ser, por lo cual mirarla siempre desde los ojos de la desconfianza y el realismo, constituye más que un sano ejercicio una cura contra la ingenuidad, así como remedio a posteriores resacas de frustración y desenfado, tanto en electores como en algunas lastimeras figuras de representación nacional tan comunes en éstos días.

Publicado en la República el 07/11/2009. Ver aquí

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), es un tema que en la prensa ha ocupado a diversas figuras de gobierno,
columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes a la larga deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y acompañamiento en las marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada 9 años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la FEUCR a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda de un gobierno neoliberal –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de mercenarios, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES), dosage
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno,
columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que en la prensa ha ocupado a diversas figuras de gobierno, columnistas,
rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes a la larga deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y acompañamiento en las marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada 9 años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la FEUCR a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda de un gobierno neoliberal –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de mercenarios, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno,
columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno, columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno,
columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

La discusión sobre el Fondo Especial para la Educación Superior (FEES),
es un tema que la prensa ha tomado opinión a diversas figuras de gobierno, columnistas, rectores, catedráticos, profesores, pero lamentablemente a muy pocos estudiantes universitarios y sobre todo colegiales, quienes en resumidas cuentas a corto plazo deberían ser los más interesados en este asunto.

No podemos olvidar que si bien la educación pública superior es importante para el desarrollo de Costa Rica, esta no es el único tipo de educación que el Estado debe financiar, recordemos que también existe y es requisito para el acceso a la educación superior, la finalización de los estudios de secundaria. Situación de la cual por lo visto no parece estar al tanto la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), quien ha manifestado apoyar de forma solidario y afectiva al Consejo Nacional de Rectores (CONARE), claro entendiendo por solidaridad el respaldo en materia de presión política y apersonamiento en marchas, no así en términos presupuestarios.

Es comprensible que el movimiento estudiantil universitario con la “solidaridad afectiva” de estos grupos haga su agosto con dichas manifestaciones, esperemos que con el mismo entusiasmo con el que marchan quienes asisten a estas luchas, marchen a favor de una reforma fiscal que permita al menos por unos años dar trámite a su irracional y desproporcionada petición presupuestaria, que pretende duplicar salarios insostenibles cada un determinado número de años, en detrimento de la Educación que algunos rectores y altas cúpulas universitarias dicen hoy defender. – En mucho ayudaría en esto la actual presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR) a su padre, nada menos que el Ministro de Hacienda del gobierno que pretende un aparente recorte –

Estas altas cúpulas universitarias tan políticas como contra quienes protestan, utilizan y esperemos que no a modo de baluartes, a dirigentes estudiantiles que visitan aulas, organizan marchas, manifestaciones y piquetes, en respuesta a una inteligente “campaña del miedo” que pregona que las becas estudiantiles corren peligro. Cuando de los 222 mil millones colones reportados por las universidades públicas a la Contraloría General de la República en 2009, sólo 11 mil millones de colones – un 5% – se destinaron para becas de estudiantes, mientras 47 mil millones de colones – más del 20% – se dedicaron al pago de sobresueldos salariales.

Espero que por tener claro lo anterior, no se me tilde de escritor a sueldo de Guillermo Malavassi, vende-patrias, traidor u otro agravio, a los cuales me he tenido que acostumbrar a recibir en mis muchos años como estudiante de un centro de estudios que dice llamarse universidad, sin comprender a plenitud el significado de este concepto, el cual debe resguardar no sólo el derecho a pensar distinto al gobierno.

El financiamiento de la educación pública superior, se debe seguir discutiendo más allá del destino de esta negociación, se debe exigir transparencia a las partes involucradas, de modo que la discusión se torne abierta para que así se involucren cada vez más los jóvenes, quienes con argumentos sólidos y no panfletarios, deben determinar a quién exigir cuentas claras sobre cómo se administra el dinero de la educación pública superior.

Una vez definido claramente el panorama de nuestra futura Asamblea Legislativa,
conviene aventurarse en advertir y lanzar pronósticos sobre el nuevo Congreso,
habrá que cuidarse de ser muy optimistas pero a priori resultaría injusto ser del todo pesimistas,
en la vida pero sobre todo en la política conviene siempre ser prudente.

Los analistas hasta la fecha han concentrado su atención en comentar sobre la posible configuración de un directorio de oposición y las eventuales repercusiones que esto podría tener en la dinámica legislativa ergo en la gobernabilidad de nuestro país, pero poco en comentar sobre la integración de cada una de las fracciones políticas a partir del próximo 1° de mayo y las variables que podrían afectar el desempeño de cada una de ellas así como al Congreso en general. Veamos:

Únicamente 19 de los 57 diputados recién electos gozan de experiencia legislativa ya sea como ex diputados o ex asesores legislativos, distribuidos de la siguiente manera: PLN 8 (3 ex diputados, 5 ex asesores legislativos); USC (3 ex diputados); ML (3 ex asesores legislativos); PAC y PASE 1 (ex asesor legislativo, quien a la postre se convertirá en su próximo jefe de fracción); RN 1 (ex diputado); RC (ex diputado) y; FA 1 (ex asesor legislativo).

También sólo 19 de nuestros futuros legisladores poseen experiencia municipal, entendiendo esta como el desempeño en cargos de alcaldes, vice alcaldes y regidores: PLN 8 (5 ex alcaldes, 1 ex vice alcaldesa, 2 ex regidores); PAC (6 ex regidores); ML 4 (3 ex alcaldes del PUSC y un ex regidor ML quien será su jefe de fracción); USC (1 ex alcalde,  quien será su jefe de fracción). Así como sólo 5 han ocupado cargos ministeriales previamente: PLN 4 legisladores y en la USC 1 legislador.

Este poder expertiz descrito en los dos párrafos anteriores, será vital en el manejo real de nuestro Congreso, pues este no necesariamente recaerá en las fracciones o personas que configuren el próximo directorio legislativo u ocupen los cargos de jefe y subjefes de fracción ― como generalmente se pensaría ―, sino en las personas que con amplio conocimiento de los procesos sobre toma de decisiones logren construir acuerdos y forjen los adecuados canales de comunicación necesarios entre compañeros de bancada y compañeros de otras fracciones políticas.

El control del directorio legislativo podría ser engañoso, pues podría verse limitado al control administrativo de las instalaciones del Congreso,  comisiones y dirección del peligroso debate legislativo, si bien importante, irrelevante sí su fin es como han reseñado otros analistas ― exclusivamente evitar un nuevo triunfo del oficialismo, carentes de una agenda común sin contemplar la responsabilidad a la que la oposición podría estar expuesta desde un inicio y teniendo en cuenta que la suma total de la oposición no logra los 38 votos de la mayoría calificada necesaria para tramitar los proyectos de ley de mayor importancia, presupuestos y reformas constitucionales.

La nueva configuración del Congreso obliga a negociar con todas las fracciones políticas, el sistema político imperante es el multipartidismo, su negación implícita y explícita representa un manejo “bipartidista” impropio por succión de fracciones minoritarias o unipersonales, que debe ser comprendido y asimilado por nuestros legisladores, con el fin de evitar repercusiones devastadoras para nuestra gobernabilidad.

Publicado en Costa Rica Hoy el 05/04/2010.Ver aquí

Publicado en la Nación el 08/04/2010.Ver aquí

En días pasados el sitio web CentralAmericaData.COM publicó una nota titulada “El país que se durmió”, approved
para referirse al panorama económico y financiero de nuestro país,
a raíz del aumento de la pobreza que ha señalado el último informe de la INEC y la CEPAL.

Confieso que como costarricense me ha dolido profundamente leer la noticia,
donde se considera a Costa Rica ― ficticia potencia, Suiza y país más feliz no sólo de Centroamerica sino del mundo ―, como uno de los pocos países donde los índices de pobreza e indigencia han venido creciendo.

Sin embargo, no ha sido esta alarmante noticia la única que me ha entristecido, aunque posiblemente sí la que más. Debido a que en otros informes como en el Doing Bussiness 2011 así como en otros verdaderamente banales, pero que parecen preocuparnos muchísimo más que los anteriores, como por ejemplo en el ranking de FIFA, nuestro país también ha venido cediendo espacio para ubicarse en los últimos lugares, lo que ha significado un duro golpe a nuestra autoestima nacionalista y me ha llevado a enarbolar las más diversas teorías de lo que actualmente está sucediendo. A continuación algunas de ellas:

La teoría de la in-competitividad. Esta palabra que se encuentra en boga en nuestro contexto desde hace unos años, sin este prefijo prácticamente es considerada como un insulto en nuestro país, que se ha encontrado más ocupado en distribuir riqueza que en buscar nuevas herramientas o mecanismos para generarla, quizás porque nuestra idiosincrasia de iguali-ticos siempre ha visto con malos ojos al vecino que se hace rico trabajando, mientras nosotros simplemente preferimos el berreo.

La teoría del temor a las coincidencias. En Costa Rica a diferencia de las naciones desarrolladas, hay un temor mayor a coincidir que a disentir, tanto entre bancadas como a lo interno de cada una de ellas, que pondera los intereses personales o ego centristas de algunas figuras, en detrimento de los intereses nacionales, sólo para dejar bien claro quién es la persona que verdaderamente “manda en esta finca”.

La teoría del big bang electoral. Derivada de la teoría anterior, escritores, analistas y políticos, coinciden en que como ha señalado Alberto Cañas “…cada 8 de mayo, de año par y no bisiesto, Dios crea el mundo de la nada…”. Esto para referirse a que con la llegada de un nuevo gobierno, independientemente de que exista la alternancia o no entre distintas fuerzas en el poder, todo gobierno que llega necesita nuevas leyes y tiene distintas prioridades a la hora de conducir los destinos del país.

La teoría o nuestro complejo de superioridad. Cuantos años hemos desperdiciado, bajo el confort de ser una de las grandes promesas de América Latina y bajo la quimera ―que cada día se vuelve más lejana― de convertirnos en una nación desarrollada en 2021, para no pasar de eso: ser una promesa, producto de la confianza en que nuestra superioridad innata, bastaría para garantizarnos abandonar el umbral del subdesarrollo sin esfuerzo.

Externo una disculpa para aquellos con ánimos susceptibles a la crítica, pero lo anterior me ha parecido la mejor forma de hacer un útil recordatorio del ¿por qué? estamos lejos del desarrollo y aunque si bien es cierto en algunos aspectos nos encontramos mejor que nuestros vecinos latinoamericanos pero principalmente centroamericanos, de mantener comparaciones únicamente con países de la región, llevaremos como baluarte un país de hombres ciegos donde el tuerto es Rey y satisfechos por ello, evitaremos surgir, para observar un mundo que es distinto y que empieza a dejarnos atrás. ¡Reaccionemos! ¡Estamos a tiempo de abandonar nuestro letargo!

Según medio de prensa:

Visualizar todas las publicaciones en distintos medios de prensa escrita nacional,
según fecha de publicación.–> Total de publicaciones (41)

Calvo Sánchez,
Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José,
C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez,
Daniel. Los bienes del Estado son sagrados. Diario Extra. (San José,
C.R.), 22 de marzo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Candela y Fantasía. Diario Extra. (San José, C.R.), 4 de mayo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva alternativa universitaria.Revista Digital “De la Mano con Usted”. Dirección de Admisibilidad y Atención Inmediata, Defensoría de los Habitantes de la República. Nº de ISSN: 1659-276X. 4ta Edición Bimensual, 10 de junio de 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Nuestra principal lucha es por la Democracia. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Cuando las banderas que se ondean causan tristeza. Diario Extra. (San José, C.R.), 25 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Don Mario déjese ya de charlatanerías. Diario Extra. (San José, C.R.), 17 de diciembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Matices demográficas del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 15 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Igualdad sí, igualitarismo no. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 26 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 27 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. ¿Ingenuidad o Malicia?. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. E-Política, voto joven y abstencionismo. La Republica. (San José, C.R.), 31 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La campaña política ha comenzado. La Republica. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El daño esta hecho. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 9 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. Diario Extra. (San José, C.R.), 11 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Gobierno Digital Municipal. La Republica. (San José, C.R.), 2 de setiembre, 2008.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Retórica y estrategia del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El resurgimiento de John McCain. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 18 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Partidos Políticos 2.0 ¿En Costa Rica?. La Republica. (San José, C.R.), 16 de octubre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El circense control político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 7 de marzo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR.. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Reelección legislativa inmediata. Diario Extra. (San José, C.R.), 6 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater.. La Republica. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. ¿Recesión democrática?. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 30 de Setiembre, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. El país que se durmió siendo el más feliz del mundo. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Diciembre, 2010.

Calvo Sánchez,
Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. El país que se durmió siendo el más feliz del mundo. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Diciembre, 2010.

Calvo Sánchez,
Daniel. Los bienes del Estado son sagrados. Diario Extra. (San José, C.R.), 22 de marzo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Candela y Fantasía. Diario Extra. (San José, C.R.), 4 de mayo, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva alternativa universitaria.Revista Digital “De la Mano con Usted”. Dirección de Admisibilidad y Atención Inmediata, Defensoría de los Habitantes de la República. Nº de ISSN: 1659-276X. 4ta Edición Bimensual, 10 de junio de 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Nuestra principal lucha es por la Democracia. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Cuando las banderas que se ondean causan tristeza. Diario Extra. (San José, C.R.), 25 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Don Mario déjese ya de charlatanerías. Diario Extra. (San José, C.R.), 17 de diciembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Matices demográficas del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 15 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Igualdad sí, igualitarismo no. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 26 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La Costa Rica del 2030. La Republica. (San José, C.R.), 27 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. ¿Ingenuidad o Malicia?. Diario Extra. (San José, C.R.), 30 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. E-Política, voto joven y abstencionismo. La Republica. (San José, C.R.), 31 de marzo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La campaña política ha comenzado. La Republica. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El daño esta hecho. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 14 de mayo, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 9 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Fratricidio Político. Diario Extra. (San José, C.R.), 11 de julio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Gobierno Digital Municipal. La Republica. (San José, C.R.), 2 de setiembre, 2008.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Retórica y estrategia del voto. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 4 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El resurgimiento de John McCain. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 18 de setiembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Partidos Políticos 2.0 ¿En Costa Rica?. La Republica. (San José, C.R.), 16 de octubre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El circense control político. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 7 de marzo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR.. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Reelección legislativa inmediata. Diario Extra. (San José, C.R.), 6 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater.. La Republica. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. ¿Recesión democrática?. La Prensa Libre. (San José, C.R.), 30 de Setiembre, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. El país que se durmió siendo el más feliz del mundo. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Diciembre, 2010.

Una reflexión a propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces, el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.


___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.” Entonces,
el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa, aparentemente como que no lo sabemos. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces,
el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.


___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza, order
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.” Entonces,
el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa, aparentemente como que no lo sabemos. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia en La Nación del 13/12/2010  “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza, va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.” Entonces,
el señor se bajó,
montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces, el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces, el señor se bajó,
montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

_______________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces,
el señor se bajó, page
montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza,
va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.”
Entonces,
el señor se bajó,
montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.


___________________________________________________________________________

Por: Kevin Casas Zamora ― Ex-Vicepresidente de Costa Rica.

Hace algún tiempo, Sildenafil
mi buen amigo Jorge Rodríguez me pidió contribuir con un texto al relanzamiento de esta histórica publicación,
SURCO. Aparte de sentirme honrado por la solicitud,
creí importante hacerlo. Este esfuerzo es un símbolo muy potente de la tarea fundamental que debe emprender cada nueva generación del Partido Liberación Nacional: la de hacer suya la historia y la identidad del partido para adaptarla a una nueva época. SURCO es ahora una publicación electrónica. Ya no debe, ni puede, publicarse de la misma manera que en sus primeros días. Eso sería condenarla al fracaso. Lo mismo pasa con las ideologías.

Pensé entonces en escribir una larga disquisición sobre el futuro de la socialdemocracia o, tal vez, uno de esos floridos textos que cantan loas a la juventud y su idealismo. Al final decidí hacer algo distinto, bastante más prosaico, pero también más genuino y útil. Quisiera en este texto transmitirle a jóvenes líderes como ustedes algunas enseñanzas prácticas sobre los peligros del liderazgo político. Estos peligros se mencionan con poca frecuencia, porque son la áspera contracara de las líricas invocaciones habitualmente empleadas para convocar a la juventud a asumir su responsabilidad con la patria. Cuando se le dice a los jóvenes que la política involucra los más altos ideales y se les llama a participar en su realización, se les dice una verdad a medias. No cabe duda de que hay ideales en la política, mucho más de lo que se imaginaría quien nunca ha participado activamente en ella. Pero la política también se hace con el barro de las ambiciones y las luchas por el poder, que son las más encarnizadas de todas. Negarse a aceptar esto es tan necio como infantil. Y si se trata de alguien que aspira a una posición de liderazgo, negarlo es simplemente suicida.

Sospecho que quienes esto leen conocen razonablemente bien mi paso por la política nacional, cuyo inicio fue casi tan inesperado y abrupto como su final. Por ello, no los cansaré con los hechos. Nomás interesa recordar que en febrero de 2006, a los 37 años, fui electo Segundo Vice-Presidente de la República, como parte de la fórmula presidencial encabezada por el Dr. Oscar Arias. En septiembre de 2007 fue sustraído de mi correo privado y ventilado públicamente un documento de mi co-autoría, cuyo contenido, en algunos aspectos, he lamentado desde entonces. Exactamente dos semanas antes del referéndum en torno a la ratificación del TLC con Estados Unidos, Centroamérica y la República Dominicana, renuncié, en medio de una gran tormenta política.

¿Qué lecciones pueden extraerse de mi experiencia y del episodio, personalmente muy doloroso, que concluyó con mi renuncia? Son muchas y de muy diversos tipos. Algunas las conocía desde antes de entrar a la política y lo que me tocó vivir simplemente confirmó mis intuiciones. Otras lecciones las aprendí desde cero en formas muy duras. Quisiera compartir aquí ocho de ellas. Tengo buenas razones para pensar que estos consejos le darán a casi cualquier persona una mejor oportunidad de sobrevivir frente a los tiburones que, con toda seguridad, nadan en la alberca de la política. De hecho, deben ustedes preocuparse mucho en el momento en que no avisten tiburones en la vecindad. Eso sólo quiere decir que no están haciendo nada que valga la pena atacar. Eso significa que son simplemente irrelevantes.

Primera lección – El poder formal no equivale al poder real. Las circunstancias más aleatorias pueden hacer que alguien les confíe un puesto, incluso un alto puesto, o que ustedes, sin buscarlo, lleguen a él. La autoridad, sin embargo, es un asunto enteramente distinto. La autoridad hay que ganársela. Nunca cometan el error de confundir su puesto en una organización con el poder que ostentan en ella. Si aspiran a influir en las personas para que hagan cosas que de otro modo no harían –esa y no otra es la esencia del poder—sólo tienen a su disposición los instrumentos de la convicción y la coerción. En otras palabras, deben ganarse su respeto o su temor. Ambos dependen de su reputación. Desarrollar una reputación es un proceso que depende de la acumulación de tiempo y de conductas, no del hecho puro y simple de ostentar una posición.

Segunda lección – El poder es una sustancia volátil. El poder político y los privilegios que vienen con él son sustancias extremadamente volátiles. Lo que Dios nos regala hoy, nos lo puede quitar mañana. Me sorprende la frecuencia con que las personas olvidan que en la política la suerte puede cambiar en un segundo. Darse cuenta de la transitoriedad del poder político tiene muchas implicaciones. Una particularmente crucial es que uno siempre debe tratar a las personas con respeto: jamás humillen a nadie. Hay muchas razones para ello, pero una importante es que una vez que ustedes pierdan su armadura –y eso pasará inevitablemente—aquellos polvos darán paso a los lodos más desagradables; toda humillación que hayan infligido se volverá contra ustedes. Siempre tengan clara la diferencia entre la identidad de ustedes como personas y su identidad como detentadores de una cierta responsabilidad pública. Nunca caigan en la trampa de creer que ustedes son la razón de todo el afecto que reciben, de todo el respeto que les es profesado y de todos los privilegios que disfrutan. Con seguridad casi todo aquello se desvanecerá como el rocío en el momento en que ya no estén ostentando una posición de poder. Mientras estén ocupando un cargo, tengan siempre un pie en la puerta y cultiven una vida satisfactoria más allá de su trabajo. Eso les protegerá cuando el poder se haya ido, en particular si ocurre un brusco cambio de suerte.

Tercera lección – Eviten la vanidad. Estar en una posición de liderazgo no implica ser siempre el más inteligente del salón o el centro de todo lo que ocurre. La vanidad nos expone; incomoda a quienes nos rodean y nos pone en la mira de los envidiosos. La vanidad nos hace hablar más de lo conveniente y cuando lo hacemos muy fácilmente nos metemos en problemas, habida cuenta de que una regla básica en la política es que todo lo que sale de nuestra boca y nuestra pluma va a ser utilizado para dañarnos. Fue la vanidad la que me convenció de que no sólo debía escribir un ácido documento para enderezar una campaña fracasada, sino también poner mi nombre en él para asegurarme que el Presidente supiera que yo lo había escrito. Eso se llama vanidad y es un pecado cardinal si se está en una posición de liderazgo. Con frecuencia ser líder implica callarse, preguntar, escuchar y esperar.

Cuarta lección – Tengan paciencia. No cabe duda de que mi rápido ascenso a la cúspide de la política nacional activó poderosas envidias de parte de muchos que sintieron que por largos años habían esperado su turno. En la política costarricense, con frecuencia esta gente son objeto de desprecio y se les denomina, con sorna, “los que están haciendo fila por un cargo”. Sin embargo, he llegado a la conclusión de que la institución de “la fila” tiene más sabiduría de la que usualmente le atribuimos. Si he de darle un solo consejo a un líder joven o a cualquiera que aspire a ser un mentor de líderes jóvenes, le diré que es mucho mejor tener un ascenso gradual hacia el liderazgo. Cuando se trata del liderazgo tengan mucho cuidado con los atajos. Un ascenso gradual nos permite aprender las reglas básicas del oficio a lo largo del camino. Asimismo, nos mantiene protegidos por más tiempo. Los inevitable errores que cometeremos sucederán cuando aún estamos bajo el radar, no bajo el reflector. Finalmente, y esto es crucial, un ascenso gradual nos permite forjar las relaciones y alianzas que pueden apoyarnos cuando el camino se pone cuesta arriba. Si llegan a tener la posibilidad de ocupar una posición de poder, en ese momento deben mirar dentro de sí y preguntarse si están listos para estar en la primera línea. Y si aún no lo están, entonces den un paso al costado, sin importar cuán grande sea la tentación frente a ustedes. El más básico de los preceptos socráticos continúa vigente: conócete a ti mismo. Al volver la mirada cinco años atrás, veo claro que aunque quizá estaba intelectualmente preparado para ocupar la Vice Presidencia, no lo estaba, ni remotamente, desde el punto de vista emocional y político. La tentación me hizo cometer un error. Por difícil que pueda parecer ahora, en aquel momento debí declinar cortésmente la oferta que mi hizo el Presidente Arias. Recuérdenlo: conozcan sus limitaciones y tengan paciencia.

Quinta lección – Expandan su base de apoyo. Ya he mencionado la importancia de forjar alianzas a lo largo de la ruta. Mi recuerdo dominante de los días del escándalo que condujo a mi renuncia es la total soledad en la que de repente me encontré. Hasta aquel momento mi único apoyo político había sido, en realidad, el del Presidente Arias. Eso era todo. No había tenido ni el tiempo ni la disposición para expandir mi base política. Probablemente consideré que tener un solo aliado muy poderoso era suficiente para llegar lejos. No podía estar más equivocado. Cuando la tormenta se desató caí en la cuenta, para mi horror, de que mi casa política estaba construida sobre un único pilar. Una de las tareas más cruciales para cualquiera que llegue a una posición de liderazgo es ampliar cuanto antes sus bases de apoyo. Cómo líderes ustedes pueden o no necesitar aliados super-poderosos, pero ciertamente necesitan muchos aliados.

Sexta lección – Dediquen tiempo a la reflexión. Cuando se es Vice Presidente y Ministro y se trabaja 16 horas al día, lo más probable es que para el final de la jornada uno no tenga una disposición reflexiva. Todavía recuerdo vívidamente la pregunta que un amigo politólogo, muy inteligente, me hiciera unas cuantas semanas antes de que estallara el escándalo: “¿Qué querés conseguir jugando un papel tan visible en la campaña por el TLC?” No fui capaz en aquel momento de darle una respuesta coherente porque, en realidad, no me había detenido a pensar en ello. En el fragor de la batalla política terminé arrastrado por una delirante dinámica colectiva que dictaba que el tratado debía ser ratificado (o derrotado) a cualquier costo, lo cual, por supuesto, era una convicción tan estúpida como peligrosa. Es vital dedicar tiempo a pensar en lo que ustedes están haciendo, por qué lo están haciendo, qué están tratando de lograr y cuáles pueden ser las consecuencias. Parte de ese tiempo deben usarlo a solas. La política es una actividad que con gran frecuencia ocurre dentro de una burbuja, en la cual todas las voces se alimentan mutuamente la misma información, los mismos prejuicios y las mismas histerias. La presión del grupo opera en muy pocas actividades humanas con semejante intensidad. En consecuencia, es fácil tener por reales cosas que no lo son en absoluto. Escapar de la burbuja con regularidad es esencial para la claridad de nuestro pensamiento estratégico.

Sétima lección – Nadie es indispensable. Una de las trampas más comunes del liderazgo es el mito de la indispensabilidad. Tendrán multitud de voces a su alrededor que les dirán a todas horas que ustedes son irremplazables; que si no hacen ustedes las cosas nadie más las hará; que ustedes son los únicos capaces de enderezar la torcida madera de la especie humana. Todo ello es un peligroso espejismo, que nos conduce a comportarnos temerariamente. Puedo decirles con certeza que algunas de las personas que me persuadieron de la necesidad de asumir un papel muy visible en la campaña del TLC sabían exactamente lo que estaban haciendo; sabían perfectamente los enormes riesgos políticos que implicaba para mí entrar en una campaña terriblemente polarizada. Sabían que con gran facilidad podría tropezar y precisamente por ello invirtieron tiempo persuadiéndome de que era esencial para el gobierno que yo asumiera un papel más activo en la campaña. En aquel momento fui muy ingenuo, lo creí así y pagué un precio prohibitivo por ello. La percepción de indispensabilidad tiene otro destructivo efecto: nos convence de que acabaremos por ser protegidos de nuestros propios errores porque, en última instancia, no podemos ser sustituidos. Eso nunca es así. En mi ausencia el referéndum se ganó y la Administración Arias no sólo continuó, sino que hizo cosas notables por el país. A quienes estaban en el gobierno les fue estupendamente bien sin mí y, en esa medida, me obligaron a aprender una invaluable lección de humildad. El General De Gaulle llevaba razón: el cementerio está lleno de hombres indispensables.

Octava lección – No confíen en nadie. Hacia el final de la gran novela de Robert Graves, Yo, Claudio, el Rey Herodes visita a su amigo de infancia, Claudio, el recién coronado Emperador de Roma y último descendiente del gran Augusto. El consejo de Herodes para el ingenuo líder es muy directo: “No confíes en nadie, amigo mío, en nadie. No confíes en el más agradecido de tus servidores, ni en el más íntimo de tus amigos, ni en el más adorado de tus hijos, ni en la esposa que abrazas en tu pecho. No confíes en nadie.” Esta es, de hecho, la lección más importante de todas. Vivir de acuerdo con esta regla nos puede parecer brutal, pero ya es hora de que lo tengamos claro: el ejercicio del liderazgo y el poder no es para los débiles de carácter. Me tocó descubrir de la manera más severa la importancia de esta lección. Con gran dolor descubrí que cuando estamos en una posición de liderazgo la mayoría de nuestros amigos son falsos, pero nuestros enemigos, en cambio, son todos reales. Descubrí que en la mayoría de los casos nuestros peores enemigos están muy cerca de nosotros. De hecho, la capacidad de nuestros enemigos para hacernos daño es directamente proporcional a nuestra cercanía con ellos. Hay una lógica implacable en esta regla, pues son aquellos más cercanos a nosotros quienes mejor conocen nuestras debilidades y tienen acceso privilegiado a nuestra información más privada. No ofrezco aquí una receta para vivir paralizado por la paranoia y el temor, sino tan solo un prudente recordatorio de que la sed de poder hace a las personas, aun a las personas que creemos conocer muy bien, comportarse de la manera más impredecible.

Dejo hasta aquí estas reflexiones. No hay nada científico en estas ocho lecciones, pues en última cuenta no existe ciencia alguna capaz de desentrañar los misterios más profundos de la naturaleza humana. Para ello la poesía de Shakespeare es mejor que cualquier tratado. Aún siendo tentativas estas lecciones, pienso que hubiera estado muy agradecido si alguien me las hubiera transmitido antes de aventurarme en la política. No hay en esto afán de reclamo ni desilusión. Como lo advirtió el gran dramaturgo griego Esquilo, “la recompensa por el sufrimiento es la experiencia.” Y eso, en verdad, me parece un buen trato, por cuanto el sufrimiento se desvanece, pero la experiencia se queda con nosotros. Y no existe ningún tiburón, por grande que sea, que nos la pueda arrebatar.

A propósito de esta noticia del 13/12/2010 en La Nación “Empeora percepción de ticos sobre el Congreso”.

___________________________________________________________________________

Todos oímos en nuestra infancia el cuento aquel del labriego y su hijo que fueron a la feria llevando un burro. El hijo le dijo al papá: “Móntese usted en el burro y yo voy conduciéndolo.” No habían caminado cien metros cuando se encontraron con un hombre que dijo: “Ve qué viejo sin vergüenza, va él descansando en el burro y tiene a su pobre hijo caminando a pie.” Entonces, viagra
el señor se bajó, montó al hijo en el burro y siguieron caminando. Se encontraron con otro que dijo: “Pero este niño sin vergüenza tiene a su padre caminando, mientras él disfruta las ancas del burro”. Entonces, decidieron que lo mejor era montarse ¡os dos en el burro. Siguieron caminando y después les dijeron: “Pobre burro, tener que soportar llevar dos jinetes encima.”

Señores, esa es la historia de la Asamblea Legislativa de Costa Rica. ¿Por qué? Porque todos se quejan de que en Costa Rica hay demasiadas leyes, pero luego se quejan de que la Asamblea Legislativa no tramita suficientes leyes. Todos se quejan de que la Asamblea Legislativa no ejerce control político, pero al día siguiente se quejan de que están perdiendo el tiempo haciendo discusiones políticas en el Plenario.

¿Cómo se hace para quedar bien? ¿Qué debe hacer la Asamblea Legislativa para quedar bien ante sus críticos, si la critican porque hace y la critican porque no hace, la critican por lo que hace y la critican por lo que no hace? No hay manera de quedar bien. Creo que en Costa Rica todavía no sabemos qué es la Asamblea Legislativa. Por ejemplo, la mayor cantidad de comentarios que se hacen en torno a la Asamblea Legislativa tiende a apresurar el trámite de las leyes, es decir, a que haya más leyes. Y la Asamblea Legislativa cada treinta de abril se ufana de que esta vez pasamos quince, dieciocho o ciento treinta y siete leyes, y presentan como gran realización la cantidad, nunca la calidad de las leyes, y dicen: ¡Vean la cantidad de leyes que aprobamos! Sí, pero hay que ver la cantidad de disparates que salen aquí convertidos en ley.

Tomada de la ponencia de Alberto Cañas en la Revista Parlamentaria denominada “Las Grandes Reformas”, Volumen 11 Nº 2,  de Agosto de 2003.


___________________________________________________________________________

En días pasados el sitio web CentralAmericaData.COM publicó una nota titulada “El país que se durmió”,
para referirse al panorama económico y financiero de nuestro país, price
a raíz del aumento de la pobreza que ha señalado el último informe de la INEC y la CEPAL.

Confieso que como costarricense me ha dolido profundamente leer la noticia,
donde se considera a Costa Rica ― ficticia potencia, Suiza y país más feliz no sólo de Centroamerica sino del mundo ―, como uno de los pocos países donde los índices de pobreza e indigencia han venido creciendo.

Sin embargo, no ha sido esta alarmante noticia la única que me ha entristecido, aunque posiblemente sí la que más. Debido a que en otros informes como en el Doing Bussiness 2011 así como en otros verdaderamente banales, pero que parecen preocuparnos muchísimo más que los anteriores, como por ejemplo en el ranking de FIFA, nuestro país también ha venido cediendo espacio para ubicarse en los últimos lugares, lo que ha significado un duro golpe a nuestra autoestima nacionalista y me ha llevado a enarbolar las más diversas teorías de lo que actualmente está sucediendo. A continuación algunas de ellas:

La teoría de la in-competitividad. Esta palabra que se encuentra en boga en nuestro contexto desde hace unos años, sin este prefijo prácticamente es considerada como un insulto en nuestro país, que se ha encontrado más ocupado en distribuir riqueza que en buscar nuevas herramientas o mecanismos para generarla, quizás porque nuestra idiosincrasia de iguali-ticos siempre ha visto con malos ojos al vecino que se hace rico trabajando, mientras nosotros simplemente preferimos el berreo.

La teoría del temor a las coincidencias. En Costa Rica a diferencia de las naciones desarrolladas, hay un temor mayor a coincidir que a disentir, tanto entre bancadas como a lo interno de cada una de ellas, que pondera los intereses personales o ego centristas de algunas figuras, en detrimento de los intereses nacionales, sólo para dejar bien claro quién es la persona que verdaderamente “manda en esta finca”.

La teoría del big bang electoral. Derivada de la teoría anterior, escritores, analistas y políticos, coinciden en que como ha señalado Alberto Cañas “…cada 8 de mayo, de año par y no bisiesto, Dios crea el mundo de la nada…”. Esto para referirse a que con la llegada de un nuevo gobierno, independientemente de que exista la alternancia o no entre distintas fuerzas en el poder, todo gobierno que llega necesita nuevas leyes y tiene distintas prioridades a la hora de conducir los destinos del país.

La teoría o nuestro complejo de superioridad. Cuantos años hemos desperdiciado, bajo el confort de ser una de las grandes promesas de América Latina y bajo la quimera ―que cada día se vuelve más lejana― de convertirnos en una nación desarrollada en 2021, para no pasar de eso: ser una promesa, producto de la confianza en que nuestra superioridad innata, bastaría para garantizarnos abandonar el umbral del subdesarrollo sin esfuerzo.

Externo una disculpa para aquellos con ánimos susceptibles a la crítica, pero lo anterior me ha parecido la mejor forma de hacer un útil recordatorio del ¿por qué? estamos lejos del desarrollo y aunque si bien es cierto en algunos aspectos nos encontramos mejor que nuestros vecinos latinoamericanos pero principalmente centroamericanos, de mantener comparaciones únicamente con países de la región, llevaremos como baluarte un país de hombres ciegos donde el tuerto es Rey y satisfechos por ello, evitaremos surgir, para observar un mundo que es distinto y que empieza a dejarnos atrás. ¡Reaccionemos! ¡Estamos a tiempo de abandonar nuestro letargo!

Publicado en la Nación el 07/12/2010.Ver aquí.

Hace unos días La Nación me publicó el artículo “El país que se durmió siendo el más feliz del mundo”,
donde expresaba mi preocupación sobre el descenso de Costa Rica en importantes informes.

Sobre este mismo tema,
hoy 20/12/2010 Juan Carlos Hidalgo escribe en su blog de EF “Por la libre ”,
el siguiente artículo ― altamente recomendado― “¿Nos conformaremos con ser campeones de segunda?”. Agradezco la mención de Juan Carlos.

  Mes: Diciembre 2010

Diciembre 20th, 2010

¿Nos conformaremos con ser campeones de segunda?. ― Juan Carlos Hidalgo.

Diciembre 13th, 2010

La historia del labriego y el burro. ― Alberto Cañas Escalante.

Diciembre 3rd, 2010

El país que se durmió siendo el más feliz del mundo.

Por: Daniel Calvo Sánchez y Alfonso Rojas Álvarez. / Politólogos. En 2008 el investigador Larry Diamond de la Universidad de [...]