¿Ingenuidad o Malicia? – Daniel Calvo
List

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía,
como lo es el estudio del modo en que la sociedad gestiona sus escasos recursos ante una cantidad ilimitada de necesidades, adquiere particular importancia cuando este tipo de recursos es de carácter público, y sobre todo en tiempos en los que la crisis financiera mundial sacude económicamente a Costa Rica.

Dice un adagio que “Gobernar es administrar”. Esto implica que quien procure realizar el buen gobierno, debe administrar los recursos públicos con un alto grado de responsabilidad, ética y previsión, pues con ellos el Estado deberá solventar infinitas demandas con grados de complejidad y diversificación de funciones cada vez mayores.

Proyecto durmiente. En esta línea, hace casi un año se presentó, a la corriente legislativa, un importante proyecto de ley, expediente N.º 17.068. Con este se procura incluir el principio de responsabilidad presupuestaria mediante una reforma parcial del reglamento de la Asamblea Legislativa; pero, tristemente, el proyecto descansa en el sueño de los justos, al igual que otra enorme cantidad de reformas necesarias para devolver la gobernabilidad a nuestro país.

Dicho proyecto tiene la finalidad de establecer una sana práctica legislativa tomada del derecho comparado de países como Chile, Nicaragua, Perú y Venezuela, la cual consiste en determinar previamente el cálculo de gastos requeridos para una inversión eficiente que impulse y lleve a buen término los proyectos que se propongan, sin dejar este apartado al libre albedrío del Estado, el cual en muchos casos no halla dinero suficiente para satisfacer la ejecución de un sinnúmero de iniciativas.

Lamentablemente, mientras los diputados sigan siendo evaluados por la opinión pública bajo criterios como número de proyectos de ley presentados a la corriente legislativa; totalidad de leyes aprobadas durante sus cuatro legislaturas; cantidad de apariciones en medios de comunicación, todo esto sin tener en cuenta la calidad de las mismas y la aplicación efectiva de lo dispuesto por ellas, seguiremos siendo un país sumergido sólo en la discusión de quimeras.

Publicado en la Nación el 28/04/2009.Ver aquí

Nacido en los primeros días del mes de diciembre del 2000,
bajo el liderazgo de notables disidentes de otras fuerzas políticas,
académicos,
ciudadanos en general, nació el Partido Acción Ciudadana, el cual hastiado con la forma tradicional de hacer política en nuestro país, proclamo honradez, transparencia, compromiso, así como una larga serie de principios loables, los cuales luego guardarían en un cajón junto con el recuerdo de lo que pudo haber sido, pero no fue, un partido político.

Muchas fueron las expectativas puestas en este fruto divino, el cual carente de todo pecado pero integrado por pecadores, encontró en la figura de un pecador más como Ottón Solís, aquel líder que emergía bajo el destello resplandeciente de un nuevo amanecer, en la realidad política de nuestro de país.

Su inicio fue con el pie derecho, logrando en su primera contienda electoral aglomerar a toda una masa amorfa la cual descontenta con el bipartidismo tradicional, por las más variadas razones, le genero el 26% de los votos en el 2002, logrando consolidarse de la noche a la mañana, como la tercera fuerza política de importancia.

Lamentablemente las dulces mieles del éxito poco le durarían, pues inmediatamente vendría su primer y máximo revés, la creación de su enigmático y turbio código de ética, el cual por diferencias en su interpretación, obligaría a la renuncia de 6 de los 14 diputados obtenidos por este partido en el periodo 2002-2006, situación que los motivo a tomar las precauciones del caso, para que esta situación no sucediera de nuevo, así que reforzaron sus controles y al mejor estilo de la escuela de la ñiña pochita crearon una escuela dogmática para aquellos de sus militantes quienes aspiraran a un cargo de representación popular en la próxima administración.

No obstante para sorpresa de muchos el PAC logró sobreponerse ante el éxodo masivo de sus diputados durante la administración Pacheco, y en las elecciones presidenciales del 2006, alcanzaría convertirse en la segunda fuerza política, quizás gracias a los escándalos de corrupción destapados en 2004, quizás gracias al efecto adverso que generaba una nueva candidatura de Oscar Arias, quizás a muchas otras cosas más, la cuestión es que el PAC consiguió convertirse en la más grande oposición no sólo al gobierno de turno, sino al desarrollo mismo de este país.

Con el paso del tiempo el PAC fue sumando revés tras revés, hasta hacer de él la constante y su máximo compañero, pues a estos vinieron los escándalos de la diputada Nidia González, la controvertida renuncia de la diputada Sadie Bravo por aparentes problemas personales, el escándalo con la obtención de tierras del IDA por Ottón Solís, la historia del carretillo y claro la desobediencia de la diputada Morales a la santa voluntad de su patrón, la cual ha desembocado en su renuncia.

Ha quedado claro así que lo que un día fue una resplandeciente luz de esperanza en la política nacional, ha sido eclipsada por la lúgubre actuación de sus diputados, por su intolerancia, por su doble discurso, por su irrespeto a la voluntad del pueblo, entre muchas otras cosas más, lo cierto es que hoy con la salida de la diputada Morales de las filas del PAC, este ha iniciado su propio  ocaso.

Siempre es la misma historia,
cada día saltamos a la cancha con la esperanza que hoy sea diferente,
pero al final de la jornada siempre perdemos, algunos días es sólo uno, otros días perdemos dos, tres o cuatro, los accidentes de tránsito en nuestro país lamentablemente no cesan. ¡Que tristeza! No son goles, son víctimas.

El acumulado de nuestra inacción sólo es comparable en cifras futbolísticas con lo que le adeudan los clubes de nuestra primera división a la CCSS, así como en los cientos de millones de colones que esta trágica realidad le cuesta al Estado, el cual sólo el año anterior pagó ¢7.300 millones en incapacidades, atenciones médicas e indemnizaciones por personas fallecidas en accidentes de tránsito.

La comparación que realizo puede parecer burda, pero lo hago con el fin de llamar la atención de ese “homo futbolisticus” que vive en estos días dentro de cada uno de nosotros, además créanme se adapta a esa cualidad mejenguera, charanguera y de agarrar todo en vacilón, con la que muchos de nuestros compatriotas tristemente le hacen frente a esta vida.

Al mismo tiempo la comparación resulta muy atinada a la hora de buscar los aparentes culpables, pues una vez más en este tema también la culpa pretende ser endilgada a los estadios, árbitros, directores técnicos, preparador físico y directivos En nuestro caso particular entiéndase infraestructura vial, tráficos, ministra de transportes, revisión técnica y nuestros señores diputados respectivamente, antes que ponernos a pensar que los que saltamos a la cancha somos nosotros, los conductores.

Las cosas no marchan bien, en el ranking mundial del 2007 de accidentes de tránsito no de FIFA, Costa Rica ocupaba el cuarto lugar como país en el mundo con más heridos por accidentes de tránsito, de acuerdo con las estadísticas de la revista inglesa, The Economist, así como también ocupaba el lugar 16 en el mundo, en las cifras de muertos en accidentes de tránsito, el tercero de América latina, después de Colombia y Honduras.

Por todas estas razones anteriormente citadas, el pasado sábado 21 de junio, el grupo de Juventud Fuerza Verde organizó la primera Copa de Fútbol 5 “Natalia Trejos Sánchez: ¡Por una Costa Rica segura!”, la cual contó con la presencia del señor Presidente de la Asamblea Legislativa, Dr. Francisco Antonio Pacheco a quien se le entregó un manifiesto exhortando a los diputados a la pronta aprobación de la reforma a la Ley de Tránsito.

Aquel día jugamos por la vida, jugamos por Natalia, le pasamos el balón a los señores diputados, para que anoten tan siquiera un gol, en el partido que todos los días se juega en nuestras vías.

Una de las más recientes publicaciones del Instituto Interuniversitario de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca denominada “Elites parlamentarias iberoamericanas”,
realizó un estudio en el 2006 a los miembros de la Asamblea Legislativa de Costa Rica, en donde en uno de sus rubros “Disciplina Partidaria”, se les consultó a cada uno de nuestros diputados, ¿Sí estarían de acuerdo con la expulsión de aquel parlamentario que vote contra las directrices del partido?

Tal estudio a nivel general mostró que un 78% de los 57 diputados, se muestra en contra de esta fuerte y polémica medida, mientras que por partido político la división más acentuada se da entre los parlamentarios del PAC, donde un 41% de ellos se muestra partidario de la expulsión frente al 59% que dice estar en contra de esta medida, a esta agrupación le sigue el PLN con un 24% a favor frente a un 76% en contra, seguido muy de cerca por el PUSC con un 20% a favor frente a un 80 % en contra; y para finalizar el ML donde el 100% se manifiesta en contra de esta draconiana medida.

Comento todo lo anterior, pues viene mucho al caso con la ya conocida cacería de brujas que se ha dado en el PAC a la diputada Andrea Morales, desde que ella en una actitud de valentía y respeto por la voluntad popular del pueblo, decidió no ser participe del obstruccionismo parlamentario, puesto en práctica por su partido en buena parte de la aprobación de la agenda de implementación del Tratado de Libre Comercio.

Por otra parte, si bien ella no ha manifestado explícitamente su interés de marcharse de esta bancada, es claro que ella no se siente a gusto dentro de la misma, pero no quiere claudicar ante las presiones de muchos de sus copartidarios, quienes tampoco se encuentran a gusto con la presencia de esta joven entre sus filas, pero no le dan el gusto de expulsarla de ese partido, pues al parecer para algo sí ha servido su famoso código de fuerza.

No obstante las presiones hacia esta joven y ejemplar diputada, lamentablemente no han mermado, en los últimos días la diputada nombró como su asesora a la ex-candidata a alcaldesa por el PLN en Montes de Oca, lo que a las altas autoridades de su partido radicadas en el antiguo Colegio Sión ó en Miami, posiblemente les causó una fuerte indignación, por lo que inmediatamente demandaron el despido automático de esta señora, la cual elegida por sus capacidades y no por su color político, fue despedida.

La anterior situación resulta lamentable, pues mientras el PLN nombra al hermano del líder de oposición como jefe de despacho del presidente de la fracción liberacionista, en el PAC no toleran que la diputada Morales designe a una persona de otra agrupación como su asesora, al parecer el PAC no ha podido comprender que ser ético y profesional en su trabajo, no tiene que ver con partidos políticos; por el contrario tiene que ver con sus capacidades y el reconocimiento que merecen las personas de otras agrupaciones políticas, además que por salud de su propio partido, deberían de ser frecuentes las divergencias de criterios entre los que lo componen y no ser sólo la caja de resonancia de las directrices de un líder, que más que tener un partido político pretende tener un séquito de fieles.

Murió el PAC. Lo digo abiertamente: falleció. Los costarricenses se deben dar por enterados de que esa agrupación fue asesinada hace poco con balas de egolatría,
con misiles de irrespeto y con cañones de intolerancia.

¿Cómo podría seguir latiendo el corazón de un partido que prometió al país ser amante de “la diversidad y la pluralidad de pensamiento” pero que al menor atisbo de sana discrepancia opta por cortar cabezas?

Muerto y enterrado está, aunque ahora lo nieguen sus líderes que se vanaglorian de ser diferentes, amplios y abiertos, pero que sin vergüenza alguna son capaces de cerrar las puertas a los que piensan diferente. Sino que lo digan Andrea Morales, Josette Altmann, Humberto Arce, Rafael Varela, Juan José Vargas o Quírico Jiménez.

“Nuestro sueño es tener un país en el que quepamos todos”, nos decía don Ottón Solís en su programa de gobierno 2006-2010 (Pág.16). Claro, faltó especificar que se trata de un país lleno exclusivamente de los que piensan como yo, los que hablan como yo, los que respiran como yo, los que se peinan como yo. Yo, yo y solo yo.

¡Cuidado el estudiante de la “escuelita” que forma a los aspirantes a diputados rojiamarillos que se atreva a contradecir al maestro y su “lucha”, “Mí Lucha” (“Mein Kampf”, en alemán)!

¡Cuidado a la diputada joven que solo porque el Sí al TLC ganó en el referéndum y la población ya esté hastiada de este tema, busque legislar y agilizar las cosas en el Congreso para que el país pueda de una vez por todas darle vuelta a esta página!

Tajante fue don Alberto Salom el 2005 al señalar en una entrevista que el PAC no era partido de sindicalistas. No le creí. Hoy reconozco que tenía razón: el PAC no es partido de sindicalistas, pero tampoco de empresarios, mujeres, hombres, jóvenes, ancianos, discapacitados, emprendedores y trabajadores.

El PAC no es partido porque no cree en la gente, porque se olvido de la tolerancia, porque su líder es capaz incluso de burlarse de la salud del Presidente de la República, porque está prohibido intercambiar ideas para construir un país mejor.

Ha muerto el PAC. Lo mataron.

La reciente renuncia del Ingeniero Rolando Araya Monge del Partido Liberación Nacional,
es sólo otro de los torbellinos internos que desata el paso de los bríos electorales cada vez más frecuentes con miras a las elecciones del 2010; que en el caso particular del Partido Liberación Nacional viene a sumársele a los ya conocidos casos,
como el retorno de Antonio Álvarez Desanti,
la eventual precandidatura de Laura Chinchilla y el más reciente conato de rebelión “anti-Arista” encabezada por el ex ministro de Seguridad Fernando Berrocal.

No obstante, profundizando en la renuncia del Ingeniero Rolando Araya Monge, caso particular que no sólo se presta para un análisis político, sino además para un acercamiento más humano, rememorando aquel relato bíblico de Caín y Abel (Génesis 4:1-16), el cual inaugura simultáneamente, tanto el vínculo fraterno como su aniquilación por medio del fratricidio, en la historia de la humanidad.

Se denomina fratricidio como aquel delito que consiste en dar muerte deliberadamente a un hermano, aunque en algunos países se condena también como fratricidio el dar muerte a un compañero de batalla, lamentablemente esto no parece respetarlo Don Rolando.

Como tantos otros que se han marchado de ese partido político, despotricando todo tipo de insultos y desprecios; imitando esta actitud, hoy Don Rolando Araya se marcha del Partido Liberación Nacional, que un día lo tuvo como diputado, ministro, secretario general y candidato a la presidencia.

Se marcha alegando en su carta que el Partido Liberación Nacional se encuentra secuestrado por la actual administración, en bancarrota moral e ideológica, caracterizado por el canibalismo político, donde no existen compañeros pero sí una macabra escena de puñaladas por cualquier puesto.

Se marcha nostálgico, perdedor y con dolor, recordando sus pocos triunfos políticos, pero en una actitud egoísta irrespeta que su hermano menor, hoy aspire a un puesto político que él no pudo conseguir, olvidando que para arremeter contra un compañero de batalla o contra su propio hermano, no hace falta estar en el mismo partido político, quizás por eso algunos después vuelven, implorando perdón y buscando una nueva candidatura.

Publicado en la Prensa Libre el 09/07/2008. Ver aquí

Publicado en Diario Extra el 11/07/2008. Ver aquí

El acalorado debate actual entorno al reconocimiento de una serie de derechos a la comunidad homosexual en nuestro país,
ha generado diversas reacciones entre los diversos actores de nuestra sociedad,
entiéndase iglesia, partidos políticos, así como diversos movimientos tanto a favor como en contra del proyecto de ley de unión civil entre personas del mismo sexo (Expediente 16.390), llamando particularmente la atención el extraño interés de los grupos opositores de someterlo al mecanismo del referéndum, lo que nos plantea importantes reflexiones, no sobre la conveniencia o no de su aprobación, sino acerca de la escogencia de este mecanismo para dirimir dicha polémica.

En una democracia como la costarricense, en la cual el respeto al principio de mayoría debe privar a la hora de resolver los más controversiales temas que sacuden nuestra agenda política, sin importar la cuantitativa diferencia entre posturas, pues mayoría simple es mayoría a fin de cuentas, no debe aceptar reclamos como los expresados por Abelardo Araya del Movimiento Diversidad, en cuanto a que lo derechos de las minorías no deberían estar a merced del voto de las mayorías, pues resultan completamente fuera de lugar en un régimen democrático como el nuestro.

No obstante, la molestia del Movimiento Diversidad en cuanto a que sea la oposición y no su movimiento, quienes buscan someter tal decisión al mecanismo del referéndum, resulta valida pero bastante ingenua, pues no analizan el fin estratégico que los grupos de oposición persiguen, además de paso libran de responsabilidad sobre un tema tan controversial a nuestros señores diputados, para que no tengan que pronunciarse sobre el mismo, no contaminando su discusión con intereses electorales ocultos y politiquerías.

Por otra parte también es posible presumir que la oposición, al someter tal decisión a referéndum, en caso de lograrse la obtención de 130.000 firmas, cantidad mínima para poder convocar la consulta, tenga plena confianza de un resultado favorable a sus intereses, puesto que lograr la afluencia a las urnas de 1,3 millones de costarricenses para que el resultado tenga un carácter vinculante, no parece ser tarea fácil, sobre todo en una sociedad llena de prejuicios como la nuestra, en la que quien vote a favor será calificado de homosexual y quien vote en contra será calificado de homo fóbico.

El referéndum sobre el controversial TLC fijó un importante referente para la democracia costarricense, y es de esperarse que el mecanismo siga siendo utilizado para dirimir los temas más controversiales como la unión civil entre personas del mismo sexo, fertilización in vitro, eutanasia, entre muchos otros, pero cuidado, este mecanismo implica una gran responsabilidad tanto para quienes lo proponen, como para quienes lo adversan, pero sobre todo para aquellos que con nuestro voto damos la palabra final.

Publicado en la Revista Democracia Digital Diario del 6 al 11 de febrero del 2009.

“La política es el arte de lo posible” dijo Otto von Bismarck,
fundador del II Imperio Alemán en 1871, sin embargo en nuestro país,
ciertos partidos políticos no han logrado entenderlo y mucho menos asimilar tal concepción aún y por el contrario se han empeñado en hacer de la política el arte de lo imposible.Sobran los ejemplos para señalizar esta imposibilidad política de construir, en la cual ya tenemos calendarios inmersos, quizás desde que en 1998 nuestro tradicional bipartidismo parlamentario ha venido experimentando un notorio debilitamiento.

El efecto multi-causal que ha ocasionado la presencia de diversos grupos políticos en nuestro congreso, ha obligado a estos a negociar, palabra extraña, ridícula y quizás hasta extravagante, en un congreso que siempre caminó gracias a una mayoría legislativa amplia ó algún pacto político entre los caudillos de la época.

Hoy si bien los partidos políticos continúan siendo liderados por caudillos, el pacto entre ellos cada vez se ha hecho más difícil, ya fuera porque los caudillos se encuentran resolviendo sus problemas legales para abandonar la reforma, impartiendo clases en Miami ó muy ocupados recogiendo basura en pantalón beige, mientras buscan cómo añadir un elemento social a la ideología de su partido que le permita encabezar una coalición en una futura elección presidencial.

Entonces para nadie es un secreto que el desconocimiento de la palabra negociar, ha sido el principal obstáculo en la gobernabilidad de nuestro país, sobre todo en el último tiempo donde hemos tenido que lidiar con el filibusterismo parlamentario del PAC y el berreo de algunos diputados de otras agrupaciones, que se han dado el gusto de chantajear amenazando con no dar su voto para los dos proyectos pendientes de la agenda de implementación del TLC, si no le cumplen su lista infinita de solicitudes o sí las cosas en materia de propiedad intelectual no se hacen a su modo.

Acaso no ven que están poniendo en peligro esta segunda y última oportunidad de acatar el mandato popular que dicen respetar, comprendo que las penas en materia de propiedad intelectual puedan parecer altas, pero lo cierto del caso es que ese proyecto (con las reformas que se necesiten hacerle) hay que aprobarlo para que entre en vigencia el TLC.

Señores del Movimiento Libertario con los tiempos legislativos no se juega, dejemos a un lado las rencillas partidarias, la negociación no siempre tiene que ser un juego de ganar o perder, de ustedes depende que esta pueda ser un juego ganar-ganar, así que porqué mejor no negociar unas cuantas mociones, antes que estropear todo el proceso.

Recuerden con el TLC todos ganamos.

Publicado en la Nación el 05/06/2008. Ver aquí

Tal vez yo no sea la persona más indicada para escribir sobre esto, mis vínculos con el entorno que rodea al Instituto Tecnológico de Costa Rica,
se resumen a ser un cartaginés y tener algunos amigos y familiares que estudian o estudiaron en este centro de estudios. Pero lamentablemente esto no me hace inmune a regarme las bilis con los constantes minutos de fama de su señor rector Eugenio Trejos.

Aunque me encuentro un poco cansado de esta sociedad monotemática en la que se ha convertido nuestro país de cara a la firma del T.L.C, todos los días me cuestiono sobre el mismo y la sobredimensión que algunos le han brindado o han querido brindarle para intereses suyos.

No sé, si en la actualidad se manejan datos sobre cuantos estudiantes del I.T.C.R, pertenecientes a las carreras de ingeniería en computación, electrónica, producción industrial entre otras engrosan hoy las filas empresas multinacionales como Intel, Hewlet Packard, IBM solo por citar algunas establecidas en nuestro país. Déjenme contarles que yo conozco algunos que trabajan ahí, y no son explotados por el capitalismo salvaje y demás vicios que algunos dicen representan estas instituciones del imperialismo yankee.

Por otro lado no se cuantos estudiantes de gestión en turismo rural sostenible o ingeniería en biotecnología, agropecuaria administrativa, agrícola son contratados por empresas multinacionales, o mejor aún son emprendedores que han formando medianas y pequeñas empresas que exportan sus productos fuera de sus fronteras. Déjenme nuevamente contarles que yo conozco algunos.

Será casualidad que los conocidos que tengo, que estudian o estudiaron en el I.T.C.R han topado con este tipo de suerte? Serán ellos los únicos que han encontrado o podrían encontrar trabajo digno y honrado en estas empresas que algunos tildan de tiránicas y tratan de espantar, con marchas pacificas, campañas anti-TLC u otras?

Yo creo que no, y si alguien cree que mis conocidos dentro del el I.T.C.R, han sido los únicos que han topado con ese tipo de suerte, pueden recurrir a esta institución o realizar un proceso de investigación para averiguar cuantos más estudiantes han corrido esta suerte, y cuantos más en caso de que se aprobara en T.L.C podrían resultar beneficiados. En todo caso, los números determinaran si esta suerte ha beneficiado a alguien más que mis amigos.

Este tipo de situaciones son las que me hacen regarme las bilis, y me motivan a escribir este artículo aún no perteneciendo a este centro académico. Y es que el CONARE tiene el descascaro de definirse como “representantes de las universidades públicas, al servicio del bien común y el mejoramiento de la calidad de vida de todas y todos los habitantes de nuestro país” Y yo no dejo de preguntarme como pretenden tal mejoramiento de la calidad de vida de todas y todos los habitantes de nuestro país, si su presidente, mismo rector del el I.T.C.R del que hemos venimos hablando es el principal espanta capitales de estas empresas u oportunidades de las cuales gozan o podrían llegar a gozar, los alumnos de la institución a la que representa.

¿Dónde está la preocupación, por los estudiantes del el I.T.C.R? No vaya a ser que este mas preocupado en salir en diarios, noticiarios, para hacerse una imagen, ahora que ha admitido públicamente que tiene aspiraciones políticas. Juzguen ustedes.

Con el pasar del tiempo los costarricenses nos hemos ido acostumbrando a todo tipo desdichas,
tan de moda en nuestros noticiarios y medios de prensa,
al punto que la costumbre nos ha permitido ir asimilando las desdichas como algo normal en nuestras vidas. La costumbre y el afán de querer encontrarle a este tipo de hechos una vaga justificación, están ejerciendo sobre nosotros un efecto adormecedor, que se pone de manifiesto en nuestras inexpertas conjeturas, entre las que se encuentran que este tipo de acontecimientos solo le ocurren a una determinada clase social de nuestro país, ya sea la más adinerada o necesitada; o alguna otra excusa que nos permita dormir tranquilos tan solo una noche más.

Los costarricenses cada nuevo amanecer nos estamos enfrentando a una nueva búsqueda de justificaciones en lugar de soluciones, que de una u otra manera nos reconforten aunque sea en su más mínimo, y es que las justificaciones son las que nos están permitiendo soportar la crisis de seguridad ciudadana a la que se está enfrentando nuestro país, brindándonos un efecto terapéutico, que consiste en crearnos una ingenua, pero exquisita seguridad, de que eso nunca nos va a pasar a nosotros, hasta que nos pasa. Y así efectivamente lo creía yo hasta ayer, cuando a eso de las 7:15 pm cuatro infelices porque otra la palabra no les cabe, ingresaron a la casa de mi tía fuertemente armados, cubriendo sus rostros con pasamontañas y encañonaron a mis padres, dos tíos y tres primos, disparándole a mi tío en una de sus piernas.

A un lado quedaron los grandes muros, los sistema de cámaras, las costosas alarmas o el alambrado navaja, todo esto a la larga resulto prácticamente inútil, ya ni tan siquiera el factor que la casa se encontrara con gente en el momento del asalto, pudo limitar a los hampones, el poder que les otorgan sus armas fue superior a cualquiera de estas trabas, ya de lado ha ido quedando el mito de que sólo se meten a robar a la casa cuando dejamos la casa sola, ya hoy eso no representa más que un simple plus para los hampones.

Ya no importa que uno viva en Rohmoser, la Carpio o Cartago, la inseguridad ya no tiene fronteras ni mucho menos barreras, ni prácticamente un definido publico meta, la delincuencia deambula libre por las calles, mientras somos nosotros los que ingenuamente nos enceramos en verjas, murallas y cuanto sistema de seguridad salga al mercado, cuando todo debería ser al contrario. De por sí, ya ni esto esta funcionando, nada nos vuelve inmunes a la delincuencia, ni hemos encontrado una mejor solución para esta, que la justificación de la misma, simplemente nos queda más que rezar y pedir porque nuestras familias nunca tengan que vivir, lo que hoy no sólo mi familia es victima, sino cualquier cantidad de hogares costarricenses.

Solo Dios permitió que no mataran a uno de los miembros de mi familia, solo Dios nos ha dado la fortaleza de entrar a la casa y revivir uno a uno aquellos infames instantes, solo Dios sabe lo que siento mientras escribo esto y por lo que esta atravesando mi familia, lamentablemente por más que se hable del tema, nunca le daremos la atención necesaria, hasta que la tragedia misma, se haga presente en nuestras vidas.

La Prensa Libre publica el lunes 16 de abril ”Corrales tacha de “fraude” el referendo de Casa Presidencial”,
en el cual se informa sobre la nueva y vacilante postura del excandidato presidencial Don José Miguel Corrales y demás sectores en contra del TLC,
que ahora luego de vanagloriarse todo el día jueves en la tarde con su “hazaña” de someter el Tratado de Libre Comercio a la voluntad del pueblo, una vez lograda tal “gesta heroica” por parte de ellos, resulta que ahora, que el poder ejecutivo ha solicitado a la Asamblea Legislativa convocarlo él mismo, para de este modo agilizar el tramite, no realizando el proceso de recolección de firmas y salir así de una vez por todas de este aprieto, en el cual ni los grupos a favor o en contra estaban saliendo ganancioso, pero si perjudicado todo el país.

Deciden súbitamente quejarse y oponerse al mismo por el cual lucharon, ya que alegan que si es convocado por el poder ejecutivo, representaría un inexplicable fraude por parte de la casa presidencial, por lo cual mejor cifran sus esfuerzos difamando al poder ejecutivo y el propio TSE, que explicando este nuevo enloquecimiento de parte de ellos, quizás porque ni ellos mismos podrían explicarlo, ni siquiera matizándolo de su innata bondad, buena voluntad y preocupación por el país, tan característica en ellos.

¿Será porqué hasta los más honestos y defensores de la soberanía del pueblo como se hacen llamar los grupos en contra del TLC, tienen sus intereses? Si no es así, como justificar entonces, su oposición a querer salir de este aprieto del cual tanto se han quejado, de una forma rápida y sometida quizás al mayor instrumento democrático del que se dispone, en el cual únicamente será el pueblo quien decida el Sí o el No.

Los grupos en contra del TLC, la verdad es que ya no saben que inventar, ahora resulta que alegan que adelantar el proceso de la recolección de firmas, no les permitiría explicar a la gente acerca de las repercusiones del TLC, ¿pero acaso no hemos sido ya el país que más ha debatido sobre el mismo, sin llegar a tomar una determinación al respecto?, no se les vaya a olvidar que ya en todos los demás países firmantes el tratado ya se encuentra en vigencia, así que déjense de fábulas.

Primero dicen que quieren referéndum, luego se oponen al mismo, demostrando así que si realmente quisieran que se realizara tal, estarían de acuerdo con la decisión del ejecutivo. Luego dicen que en unos tres meses recogen las firmas fácilmente, pero ahora resulta que si quieren los nueve meses. ¿Pero acaso no era tarea fácil?

No vaya a ser que solicitan solo estos nueves, como uno más de sus mecanismos y artimañas para que no se tome una decisión sobre el mismo, calculando que en caso de que se los otorgasen posiblemente no le daría tiempo al país de realizar el referéndum y tomar una decisión sobre el tratado, ya que el periodo para tomar una decisión vence el ultimo día de febrero del próximo año. ¿Será que tienen miedo? Pero porqué tendrían miedo, si frecuentemente dicen que la mayoría de la población, se opone a la firma del tratado?

Ya basta de cuentos, de que si se llega a realizar el referéndum, los grupos a favor realizarían campaña para alentar el abstencionismo en las urnas, para que la decisión del pueblo no tenga carácter vinculante, cuidado con esta soberbia de dar por hecho de que el No se impondrá en el referéndum, no vaya a ser que se lleven una sorpresa. Como bien dice el refrán “Si tienen miedo compren perro”. Que los dos frentes vamos con todo y a ganar.

Así que ya dejen de lado estas ficciones, incongruencias y actitudes cobardes, démosle tramite al referéndum lo antes posible, para salir de este aprieto lo antes posible por el bien de nuestro país, sea cual sea la decisión del pueblo.

El día jueves 12 de abril cercanas las seis y media de la tarde,
se conoció la noticia de que el Tribunal Supremo de Elecciones falló a favor del referéndum vinculante respecto al Tratado de Libre Comercio con Centroamérica,
República Dominicana y los Estados Unidos (CAFTA), en medio del asombro de algunos y el encanto de otros. La noticia no significa más que el inicio oficial de una nueva campaña electoral, como la vivida hace tan sólo, menos de año y medio, solo que esta vez las fuerzas estarán aglutinadas únicamente en dos frentes, los grupos en contra y favor de dicho tratado.

Quizá esta campaña electoral podríamos decir que no tiene mucho de nueva, y que inició desde el momento de la discusión sobre la negociación con los Estados Unidos para lograr dicho acuerdo comercial. Lo que si resulta más que ineludible, es negar que desde aquel momento, nuestro país ha venido polarizándose dramáticamente entre estas dos fuerzas, inclusive radicalizándose en algunos sectores. Para nadie es un secreto que los dos grupos en ocasiones han recurrido a las mentiras para justificar sus diferentes posturas, pero lo más triste del asunto no sólo es eso, sino es que lamentablemente en ocasiones, las mentiras se han combatido con más mentiras, ocasionando en algunos casos un estado de confusión total, trayendo como consecuencia el aumento de esta fuerte polarización y algunas veces radicalización de las que les hablo.

Constantemente escuchamos amenazas de uno u otro sector, de que si se aprueba el TLC, absolutamente todo el país se vendrá por la borda, y de que si se rechaza, todos moriremos de hambre y acabaremos sin empleo. Pero las amenazas no quedan en un nivel tan macro, inclusive ya hoy son visibles aunque no las queramos ver, cierto tipo de amenazas en un nivel micro algunas veces disfrazadas, en diferentes instituciones, organismos, medios de prensa, gremios inclusive instituciones de educación, como por ejemplo distintas Universidades, Facultades, Escuelas, las cuales se inclinan hacia uno u otro sector, dinamitando en ocasiones el pluralismo y libertades de los estudiantes y profesionales, que sienten temor de expresar públicamente su posición y defenderla con ahínco, por temor a todo tipo de represalias de carácter social y en el peor de los casos laboral o académico, todo esto por no compartir su postura con la de una importante cantidad de personas dentro de la institución en la que se desenvuelven, o no compartir su posición con la de su profesor en el ámbito académico, o superior en el ámbito laboral.

Tristemente conforme pasan los días esta polarización en ocasiones se basa en posturas doctrinarias o meramente ideológicas, donde diversos grupos pertenecientes a diferentes posiciones dentro del espectro ideológico, se proclaman sin temor alguno como los conocedores de la verdad absoluta, aduciendo que los que no comparten su determinada posición es debido a la ignorancia que los domina o sencillamente no están informados. Todo esto se confabula para ir dejando de lado la sana discusión entre los diferentes grupos, o mejor aún el proceso informativo que cada uno debería realizar acerca del tratado, escuchando diferentes opiniones por parte de grupos a favor y en contra, de manera que no sólo accedan a información parcializada, para que luego reflexionen sobre las mismas, y tomen individualmente su propia postura acerca de tal acuerdo comercial.

Dejemos de lado estos temores luchemos por lo que creemos, defendamos el modelo de país del que queremos disfrutar y que disfruten en un futuro más próximo nuestros hijos; aprovechemos el referéndum, instrumento del que no todos los ciudadanos del mundo pueden gozar, revitalicemos nuestra democracia y hagamos que esta campaña pase del miedo y la ignorancia, hacia la libertad y el respeto.

Aunque este blog estaba pensado para que empezará por ahí de diciembre del año pasado,
con diferente nombre,
al final siempre me terminaba agarrando pereza y no lo montaba, y fue hasta ayer que por fin me decidí a montarlo. Espero que les guste, aunque desconozco si alguien se tomará la molestia de leerlo algún día.

Según la doctrina democrática, los bienes públicos son de todos y de nadie en particular. En consecuencia,
el aprovechamiento privado de un bien público es una desviación del sentido original de la existencia de dicho bien. Peor aún, cuando tal aprovechamiento no genera utilidades sociales que justifiquen la explotación particular de un determinado bien público.

Recuerdo tal cosa a propósito de las exigencias de don Álvaro Montero Mejía para que le sea prorrogado un presunto contrato de “cooproducción televisiva” con Canal 13 que, como todos sabemos aunque algunos lo olviden, es una empresa estatal y, por ende, propiedad de todos los costarricenses.

En primer lugar, la prórroga de ese contrato no es una obligación de la empresa estatal y, en segundo lugar, el modelo utilizado es a todas luces leonino en contra de los intereses de la empresa estatal de que se trata. Eso de que Canal 13 debe poner su frecuencia, sus recursos presupuestarios -por varios millones de colones-, su plataforma además del recuso humano y profesional -hasta la maquillista- a cambio de que don Alvaro ponga tan sólo su “imagen” es un negocio de burro amarrado -el Canal 13- contra tigre suelto -don Alvaro-.

Por ello, aunque los “albinos”, los “merinos” y los “ottones” -así con doble t, como le gusta a don Otón Solís- pidan la continuidad del contrato, este no debe ser continuado puesto que, de lo contrario, la Administración del SINART, debería responder, ante la Contraloría y aún ante el Ministerio Público por eventual mal uso de dineros públicos.

Entonces, si los “albinos”, los “merinos” y los “ottones” quieren seguir viéndo en la pantalla chica a su “galán” don Álvaro, pues que compren el espacio -mejor aún si lo hacen en Canal 7 o Canal 6- y que lo disfruten en la cómoda tranquilidad del hogar pero sin que su gusto por este “galán televisivo” tenga que seguir siendo pagado por todos los contribuyentes.

Temas no han de faltar para ese programa. A título de contribución voy a sugerir algunos así como el entrevistado idóneo para cada asunto: ¿Cómo vivir bien sin trabajo conocido? con Ottón Solís; ¿Cómo perpetuarse en la burocracia sindical? con Albino Vargas; ¿Cómo no hacer la revolución? con José Merino, ¿Cómo c…. en un país en 4 años? con Rodrigo Carazo y, finalmente, el tema estrella ¿Cómo obtener una megapensión? que será un monólogo del conductor del Programa.

Publicado en el Diario Extra el 22/03/2007. Ver aquí.

Es triste ver como día con día los distintos sectores anti-TLC,
en su grado de paranoia colectiva en la que hoy se encuentran, recurren a cuanta cosa suceda en nuestro país para endilgársela al “diabólico y espurio TLC”, ahora resulta que los apagones tan frecuentes en estos días, son culpa del TLC o peor aún son culpa de la “dictadura despótica” de los hermanos Arias. Según la paranoia de la que estos grupos son victimas, los apagones no son más que una artimaña del mandatario, para desprestigiar o mejor aún, para hacer parecer más ineficiente de lo que ya es el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), todo esto con el fin de manipular la opinión publica de nuestro país, de cara al referéndum, en el cual se juega la vida del TLC.

Aquí lo que yo me pregunto, en caso de que sea cierto lo que dicen nuestros muy estimados amigos anti-TLC, es ¿Acaso es necesario tener que realizar apagones para demostrar que el ICE es ineficiente? ¡Por favor! Con todo el respeto que me merece el ICE, no creo que haga falta que nuestro señor presidente tenga que recurrir a tal acto vandálico, para saber lo que ya se sabe. Estimados compañeros anti-TLC “El agua tibia fue descubierta hace ya bastante tiempo”, así que pecadito con ustedes, que ya no saben ni que inventar para manipular la opinión publica de nuestro país, subestimando la inteligencia de los costarricenses.

Lo más triste del asunto, es que luego de exponerles lo que narro en este articulo, siguen insistiendo en que aunque pueda ser, que no sea culpa del TLC, fijo es algo que trama nuestro señor mandatario. A este respecto no puedo aducir más que mi ignorancia, ya que desconocía que entre las atribuciones que tienen los Hermanos Arias, se encuentra gozar de poderes celestiales para negociar (claro a escondidas del pueblo) con San Pedro o alguna otra autoridad divina, las lluvias que deben corresponder por ley a nuestro país, mismas que han sido escasas y por esta razón se puede llegar a justificar la crisis energética a la que se enfrenta hoy nuestro país. En caso de que tampoco crean esto que les digo, creo que las imágenes de las diferentes represas hidroeléctricas de nuestro país, presentadas días atrás por diferentes medios de comunicación, hablan por si mismas.

Publicado en el Diario Extra el 04/05/2007. Ver aquí

El 23 de septiembre ha sido la fecha escogida por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) para realizar el referéndum,
pero más allá de que ese día se defina el resultado sobre la aprobación o desaprobación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (TLC) de una vez por todas, me parece todavía más importante el proceso o la campaña de los diferentes partidos políticos, grupos de presión y grupos de interés, todos aglutinados bajo las banderas del sí o del no.

Sin embargo, hay algunos pocos en una hasta ahora desconocida postura de neutralidad, revestida de un supuesto desinterés samaritano que no me deja más que el sinsabor de la falta de compromiso con el futuro del país que deseamos los aglutinados en las banderas del sí y del no, ya que, como bien se dice, “cuando no se es parte de la solución, se es parte del problema”, entendiendo como solución las contradictorias concepciones de solución que tienen las principales dos posturas en la que hoy se encuentra polarizada la sociedad costarricense.

Modelo de país. Retomando la importancia del proceso electoral –iniciado explícitamente el pasado 12 de abril y que abarcará hasta el 23 de setiembre, aunque implícitamente es de larga data–, creo que estriba en que no solo definiremos si será el escenario del sí o del no el que se impondrá, sino también el modelo de país que queremos para las generaciones futuras, la forma y facilidades con que queremos comerciar con nuestro principal socio, un eventual reacomodo de las fuerzas político-partidarias del país y, por fin, una nueva temática en la vida política, que está sumergida en el monotema del TLC.

Pero en días recientes, el referéndum, ya sobredimensionado por detractores y partidarios de la ratificación del TLC en el país, adquiere connotación internacional, dado que el resto de países latinoamericanos vuelcan la mirada hacia Costa Rica debido a que a la intromisión de la Embajada de Venezuela dada a conocer días atrás se suma el llamado de Fidel Castro a derrotar el Tratado de Libre Comercio (TLC) y una alerta sobre un presunto “intento de fraude” a realizarse en el referéndum.

Auspicio de demagogos. Eso convierte el 23 de septiembre también en la fecha cuando Costa Rica definirá a qué tipo de modelo latinoamericano decide unirse, si al representado por los presidentes preocupados por el mejoramiento de sus países, basados en un responsable actuar de sus líderes, como ejemplifican hoy presidentes y expresidentes reunidos o agrupados en el “Círculo de Montevideo” y otros líderes, o la adhesión a una marcada influencia del Modelo Bolivariano, como de la que ya tristemente es víctima nuestra hermana nación del norte, modelo auspiciado por líderes demagogos e irresponsables de Latinoamérica, que se apadrinan en los petrodólares provenientes de una Caracas que hoy sueña con convertirse en un nuevo Moscú, que represente lo que significó la ciudad moscovita en tiempos de guerra fría.

Publicado en la Nación el 28/05/2007. Ver aquí.

Por un debate respetuoso del TLC, sin la parcialidad informativa universitaria actua.

Mal haría la sociedad costarricense en excluir a su juventud de la discusión sobre el Tratado de Libre Comercio y la importancia del referéndum. Resulta imperioso para todos y cada uno de los sectores sociales manifestarse e informarse al respecto,
en especial los jóvenes,
quienes probablemente seamos los mayormente interesados por el resultado del referéndum. En esta coyuntura política, es tanto derecho como obligación corresponder a este llamado y a esta oportunidad cívica que la patria nos da.

En el contexto de las universidades públicas, su pasado se ha caracterizado por numerosas luchas para que se escuchen las distintas voces de toda la familia universitaria, sin miedo a la represión y a la violencia. No obstante, a poco tiempo de cumplirse la primera década del siglo XXI, nos encontramos con estudiantes y profesores invadidos por el miedo a expresar su posición favorable al tratado, debido a una opresión sistemática y muchas veces tácita dentro de la universidad.

Intolerancia y violencia. Algunos grupos de profesores y estudiantes, que dicen apoyar y defender la libertad de expresión, la atropellan con conductas intolerantes y violentas, dejando de lado la pretensión de pluralidad de pensamiento y diversidad de ideas propias de una casa universitaria.

Los centros de enseñanza superior, como las universidades públicas –alma máter del pueblo costarricense–, tienen obligación no solo de respetar las diferencias de pensamiento, sino generarlas, pues como dijera sabiamente don Rodrigo Facio: “Una universidad donde se coartara el derecho a exponer o a contradecir cualquier idea, dentro de lo cánones de la mayor compostura en la palabra, sería una universidad no más de nombre”.

Que no se nos ignore. Convencidos plenamente en que esas palabras reflejan el quehacer de una verdadera Universidad, un grupo de universitarios (tanto estudiantes como profesores), preocupados porque la voz de los que estamos a favor del TLC no se ignore y mucho menos se amedrente, hemos conformado un grupo denominado “Universitarios por el Sí”, empeñados en hacernos escuchar y exigir los espacios pertinentes para garantizar que todas las posturas estén debidamente representadas.

De esta forma, hacemos dos llamados: el primero a los compañeros agobiados por el miedo, para que se nos unan y demostremos que en el ambiente universitario nuestra voz también cuenta. El segundo es para acabar con la parcialidad de la información producida dentro de la universidad. Ambas excitativas tienen el fin de lograr una discusión responsable, en un ambiente de respeto, sobre este tema tan fundamental para el futuro de Costa Rica.

Alfonso Rojas Álvarez / Estudiante de Economía y Ciencias Políticas, UCR.

Daniel Calvo Sánchez / Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas, UCR.

José Pablo Vega Suárez / Estudiante de Ingeniería en Computación, ITCR.

Eric Mora Salazar / Estudiante de Administración de Empresas, UNED.

Melissa Coghi Bolaños / Estudiante de Relaciones Internacionales, UNA.

Publicado en la Nación el 02/06/2007. Ver aquí.

Bien dice la frase que da titulo a este articulo,
que la lucha contra la mentira es muchísimo más ardua que la lucha contra la verdad. Quizás se pudiera deber a que los costarricenses en la mayoría de las ocasiones,
no nos gusta que nos digan la verdad, ya que “la verdad no peca, pero como incomoda”, esto aunado a un rasgo característico de nuestra idiosincrasia como lo es, no caerle mal a nadie. Han venido con el tiempo acostumbrándonos a todo tipo de mentiras en teoría “piadosas” para los grupos que las defienden, pero sin lugar a dudas bastante absurdas, ridículas y rebuscadas, que algunos gobernantes del pasado, aspirantes a tal puesto, grupos de presión y sindicatos, intentan vendernos de cara a la ratificación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de Norteamérica.

Enumerando sólo algunas de ellas, las más irónicas o más frecuentes fuente de predica de los opositores de dicho acuerdo, brotan de la boca de ellos cosas tan absurdas como que nuestro país se militarizará, todo esto debido al gran numero de fabricas de armas de destrucción masiva e inclusive nucleares que se asentarán en el país, una vez ratifiquemos dicho acuerdo. Entre las más frecuentes escuchamos que el ICE, INS y la CCSS, morirán inmediatamente puesto en vigencia dicho acuerdo o que implicará una redefinición de nuestro territorio, leyes ambientales, leyes laborales y no sé cuanta cosa más, para de esta forma anexionarnos lo antes posible al imperio norteamericano.

Lo más triste de todo este asunto, es que aunque importantes instituciones, académicos, estudiantes o civiles, intentemos desmentir todo este tipo de mitos día con día y creamos por un momento que estamos teniendo algún éxito, nunca falta un zopetas en un foro universitario, feria del agricultor o cualquier otra actividad, inventando o anteponiendo una nueva mentira a una verdad, trayéndose consigo abajo la verdad que tanto esfuerzo nos ha costado comprobar en base a información verídica, labor de investigación o sencillamente un poco de sentido común.

Me gustaría estar convencido de la capacidad de raciocinio de absolutamente todos los costarricenses y de su deber cívico, de informarse a conciencia sobre lo relacionado con el TLC, antes de asistir a las urnas el 7 de octubre a ejercer su derecho de sufragio. Pero lamentablemente no lo estoy, confío eso sí, en que una gran mayoría de los costarricenses así lo hará, pero temo que la batalla que algunos costarricenses libramos contra la mentira, la demagogia y la excesiva inventiva de mitos, ideados por algunos sectores sobre todo opositores pero también algunos grupos a favor de tal tratado comercial, incline la balanza hacia alguno de los bandos.

No es con mentiras con lo debe ganarse la aprobación o desaprobación del Tratado de Libre Comercio, debe ser con argumentos sólidos, profundos y de peso, que permitan discernir a todos los costarricenses, en un ambiente de objetividad que es lo que mejor conviene al futuro de nuestro país.

Los recientes llamados por parte de diversos líderes del partido demócrata así como varios de los diarios más importantes de los Estados Unidos hacia la precandidata presidencial Hillary Rodham Clinton,
exhortándola a renunciar en su contienda por la candidatura demócrata contra su copartidario Barack Obama, information pills
parecen que para desdicha de estos,
no serán escuchados por ella.

La reñida contienda electoral que se vive dentro del partido demócrata, donde resulta casi matemáticamente imposible que alguno de los candidatos logren obtener los 2.024 delegados necesarios para asegurarse la candidatura en el proceso de elecciones primarias, podría pasar un alta factura a este partido en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, donde se dará conocerá que tan alto es este saldo.

Los precandidatos demócratas se han enfrascado en una contienda subida de tono, cargada de fuertes declaraciones de uno hacia otro bando, donde más allá de existir un claro ganador, el perjudicado esta siendo todo el partido demócrata, pues los precandidatos de su partido han olvidado que la clave de su contienda no dependerá de quien logré la candidatura de su partido, sino de quien pueda ganarle al ya definido aspirante republicano John McCain, quien esta resultando el más beneficiado de esta ardua y extensa contienda, aprovechando el desgaste sufrido por parte de alguno de sus eventuales contendores, para pavonearse con los lideres más importantes del mundo.

Una encuesta revelada en estas últimas semanas, indica que el 68% de los votantes de Obama en Pennsylvania votarían por Clinton en caso de que compitiera contra McCain, mientras que sólo el 53% de los votantes de Clinton dijo que votaría por Obama, mientras que una encuesta realizada a escala nacional divulgada también en estas últimas semanas realizada por la firma de sondeos Gallup, indica que un 28 % de los partidarios de Hillary votarían por McCain, si Obama se hace con la candidatura demócrata y un 19% de los partidarios de Obama votarían por McCain si Hillary consigue la candidatura.

Sin embargo, el candidato Barack Obama ha declarado que podría anunciar su victoria a la nominación demócrata frente a Clinton el próximo 20 de mayo, cuando se realicen los procesos de elecciones primarias en los estados de Oregon y Kentucky.

No obstante todo parece indicar que la designación del candidato demócrata será resuelta por los 795 superdelegados que tendrán en sus manos elegir el candidato demócrata en la convención de su partido a realizarse a finales de agosto.

Así que independientemente de si alguno de los candidatos demócratas decide renunciar en pro del destino de su partido, debería entender que si bien nunca es tarde, ya el daño esta hecho y las entidades del partido demócrata que hoy piden la renuncia de Clinton comprender que de cara a las elecciones del próximo 4 de noviembre, podría resultar más conveniente la renuncia del senador del estado de Illinois.

Publicado en la Prensa Libre el 14/05/2008. Ver aquí

No fue hace mucho tiempo que un grupo de estudiantes de las distintas universidades publicas del país UCR, this
UNA,
UNED e ITCR,
cansados de las típicas generalizaciones sociales de nuestros días, como la típica generalización social de que todos los estudiantes de las universidades publicas se oponen al TLC, decidimos agruparnos bajo el nombre de “Universitarios por el Sí”, para alzar nuestra voz y hacer un llamado a toda la población universitaria publica del país a abandonar el miedo, se preguntarán ¿Miedo a qué? Pues lamentablemente miedo al simple hecho de hacer escuchar y respetar su voz, dentro de un ambiente universitario caracterizado por tener una posición oficial de oposición al Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos.

Muchos nos tildarán de valientes por defender nuestra posición en un ambiente tan áspero como en el que lamentablemente se han convertido nuestras universidades publicas, muchos nos tildarán de vendidos por coincidir con la posición del oficialismo gubernamental, en la universidad ya nos tildan de neoliberales solo por el simple hecho de visualizar en el TLC una oportunidad para el desarrollo. Cuando nuestro único y verdadero objetivo, es simplemente defender lo que creemos, exigir espacios para el debate de los argumentos que hoy nos motivan a tomar el “Sí al TLC “como bandera y ser respetados en un ambiente universitario en el que en los últimos años no hubo un movimiento estudiantil con una voz diferente, a la que hoy se impone en la mayoría de los centros académicos universitarios, prestándose así para todo tipo de generalizaciones sociales muy mal fundadas.

En el caso particular de la Universidad de Costa Rica, desde que abrió sus puertas, en marzo de 1941, ha encauzado su quehacer en concordancia con una búsqueda constante, inagotable y libre, de la verdad, la eficacia y la belleza, como bien lo reza su Estatuto Orgánico. El problema es que hoy la verdad se vuelve un término o concepto sumamente subjetivo, ya que lo que es verdad para algunos es mentira para otros. Pero cuando se toma por verdadero lo que dicen unos pocos en las altas esferas de la administración universitaria, entiéndase rectoría, consejo universitario, federación de estudiantes u otro, es donde comienzan todo el tipo de generalizaciones que hoy intentamos desmentir.

Hace unos días hemos iniciado un proceso de recolección de firmas por las distintas universidades públicas de nuestro país, recolección de firmas que incluye tanto a estudiantes, profesores o intelectuales que compartan nuestro pensamiento, así como un proceso de divulgación de información para orientar a la población aún indecisa, pero dentro de un marco de igualdad de espacios dentro de las universidades publicas de nuestro país, donde pretendemos luchar contra la desinformación pero sobre todo con la mal información que muchas veces parece adueñarse de estos centros académicos.

Sabemos que la lucha no será fácil, pero si resultará trascendental para el futuro de nuestro país, sobre todo para nosotros los jóvenes los cuales en la actualidad representamos aproximadamente el 43% de la población nacional. Hoy el futuro esta en nuestras manos y dependerá de nosotros mismos la elección de un modelo de país para el gozo nuestro en un futuro inmediato, por lo cual el informarse a conciencia y dentro de un ambiente no sesgado por una determinada posición dentro de los distintos recintos universitarios en el que nos desenvolvemos, resulta hoy una tarea más que imprescindible.

Publicado en la Revista Digital “De la Mano con Usted”, 4ta Edición Bimensual 10 de junio de 2007. Ver aquí

El día 12/06/2007 en el Diario La República,
el señor Arnoldo Mora lanza una serie de agravios contra muchos de los grupos que defendemos la bandera del Sí de cara al próximo referéndum del 7 de octubre. Curiosamente este señor,
quien intenta “desmentir” los quebrantamientos a la libertad de expresión que se dan entre estudiantes que defienden las diferentes posturas respecto al tratado comercial con los Estados Unidos dentro de la Universidad de Costa Rica,
desconoce lo difícil que es expresar una posición favorable al Tratado en este recinto académico y no hace más que darnos la razón con sus declaraciones, las cuales constituyen en una prueba más del tipo de presión al que nos vemos sometidos día a día.

Francamente desconocemos qué pretende el Profesor Mora al cuestionar nuestras intenciones, personalidad propia e inclusive financiamiento. En el caso hipotético que pretendiera asustarnos o intentar dejarnos en mal, está causando el efecto contrario en nosotros y sin lugar a dudas también en los estimados lectores, quienes tienen la sagacidad para darse cuenta que con este tipo de presiones no van a continuar amedrentándonos.

Nosotros respetamos la posición contraria al TLC del Profesor Mora, a diferencia de él y algunos grupos opositores al Tratado quienes por lo visto no respetan la nuestra. Tal situación nos embarga de tristeza, de malestar y por qué no, de nostalgia de aquellos tiempos en los que la rivalidad o divergencias entre ciudadanos de diferentes posturas se resolvían dentro de los marcos del respeto. Esa es la esencia misma de una Universidad que hoy cuesta ver. Nuestra finalidad con el movimiento Universitarios por el Sí, es darle espacios de participación a toda la familia universitaria que no está siendo representada actualmente por quienes detentan el poder.

Sin embargo, el ambiente dentro de las universidades es brusco y exaltado. Con el pasar de los días debemos ir asimilando la idea de que nuestros afiches no duren más de dos hora en las paredes, ya que los contrarios pertenecientes a grupos radicales eso es lo que tardan en arrancarlos. Nos estamos acostumbrando a ser recibidos con ofensas o a recorrer los pasillos de facultades como la de Ciencias Sociales, entre voces de rechazo y constantes epítetos dedicados a nuestras personas tales “neoliberales”, “vende patrias”, “fachos”, todos estos acompañados antes o después de insultos como “Hijos de p….”, “Estúpidos”, “Sinvergüenzas”, entre otros.

Nos estamos acostumbrando a recibir todo tipo de injurias, ofensas y perjuicios a nuestra dirección de correo electrónico. Nos estamos acostumbrando a vivir con el insulto en nuestras vidas, sólo por el simple hecho de defender nuestra posición. Los insultos ya hoy son visibles, no basta más que recorrer el campus universitario Rodrigo Facio para mirar los afiches que la FEUCR se ha encargado pegar en todo el recinto, donde se nos tilda de “marionetas”.

¿Cuándo nosotros hemos ofendido a la posición contrario? ¿Cuándo hemos arrancado propaganda de la FEUCR (pagada con el dinero de todos los estudiantes), solo por el hecho de no sentirnos representados con su postura? Aunque con su postura se ha pretendido generalizar a toda la población universitaria pública del país. Finalizamos preguntándole al estimable Profesor Mora ¿por qué dice que carecemos de autoridad moral?

No somos nosotros, don Arnoldo, quienes atacamos la Universidad. La atacan aquellos que quieren hacer de nuestra Alma Mater una institución, con un único criterio. Nosotros, simplemente defendemos el crisol de pluralidades que debe existir en todo centro universitario.

Hoy es frecuente escuchar en nuestro país la realización de todo tipo de “debates”,
entre comillas sí,
puesto que muchas veces la palabra debate me parece les queda grande, ya que donde solo son tomados en cuenta intelectuales expositores de la postura del No, es todo lo que quieran llamarle menos un debate. Pero en fin lo rescatable del asunto es que de cara al referéndum del día 7 de octubre, los grupos a favor como en contra del tratado, han iniciado una campaña de información ardua debido a la celeridad del proceso que lamentablemente no se dio en igual medida cuando la ratificación del acuerdo comercial estuvo en las manos de la Asamblea Legislativa, por lo cual ya parece visualizarse un aumento considerable de debates en el amplio y verdadero sentido de la palabra, entre los posiciones enfrentadas en el último tiempo.

Me parece que si en algún momento existieron críticas por parte de ciudadanos deseosos de informarse, aquejando desinformación por parte de uno u otro bloque, esto ya no es así, debido al sinnúmero de simposios, mesas redondas, conversatorios, charlas, capacitaciones o debates que organizan diferentes instituciones u organismos que buscan la aprobación o desaprobación del tratado de libre comercio con los Estados Unidos. Lo importante aquí es que sí el clamor constante de los grupos en contra que pretendía endilgarle una supuesta campaña de desinformación por parte de los interesado en la aprobación de dicho acuerdo, en la actualidad no tiene hoy lugar para que continué por lo expuesto con anterioridad, lo que resulta más que fundamental es que nosotros como costarricenses podamos discernir entre la desinformación y la mal información, peligrosas las dos, pero desde mi punto de vista sobre todo la segunda de ellas por su efecto enajenador, seductor y falaz.

En este aspecto es donde los grupos, movimientos, asociaciones, ciudadanos que dedicamos una importante parte de nuestro tiempo a informar y a la discusión del mismo, así como los asistentes a las actividades informativas realizadas por estos grupos, identifiquen cuál es al tipo de debate, discusión u otra actividad informativa que desean realizar o asistir, si aquellas cargadas de aspectos técnicos en ocasiones especificas de un determinado tema del tratado; aquellas donde se menciona escuetamente lo relacionado con el acuerdo, pero se recurre a despertar sentimientos antiimperialistas, aspectos ideológicos, glorias del pasado; o aquellas donde por decirlo así, se nos aterriza el tratado a nuestra situación propia, brindándonos en forma simple y sencilla de como el tratado nos puede afectar o beneficiar en nuestra condición de agricultores, consumidores, pertenecientes a un sector o gremio e inclusive como habitante de una región particular, entre otras.

En lo personal creo que la campaña electoral en el ámbito informativo iniciada de cara al próximo referéndum, por parte de opositores y defensores del tratado, ha pecado en el exceso de alguna de las dos primeros tipos de debates o actividades informativas, los grupos defensores de la aprobación a mi parecer han pecado de técnicos, mientras que los grupos opositores al acuerdo han recurrido a cuestiones del segundo tipo de actividades apelando más que todo a cuestiones de carácter ideológico, sentimientos antiimperialistas y discursos del pasado.

Cuando la mayoría de los costarricenses lo que nos encontramos es urgidos del tercer tipo de actividad informativa que menciono, actividades que deben ir dirigidas a todos los costarricenses por igual, pero sobre todo a los sectores poblacionales que no tienen mucho tiempo a dedicar al tratado por cuestiones familiares o de trabajo, a aquellos pobladores de zonas rurales o que simplemente se encuentran fuera de la gran área metropolitana donde tristemente se han concentrado este tipo de actividades. No se nos pueden olvidar ese tipo de personas, y no sólo por cuestiones electorales donde el voto de un poblador del Valle Central vale lo mismo que uno de la Zona Norte, sino porque todos somos costarricenses por ende preocupados por el futuro del país y aunque algunos no lo vean así, mucho de nuestro futuro esta en juego el día 7 de octubre.

En el artículo
ni indiferentes (Foro, 29/16/07), la señora Yamileth González rectora de la UCR, profirió una serie de aseveraciones que se encuentran dirigidas hacia los estudiantes, quienes cansados del sectarismo y la forma oscura como se ha manejado el TLC en nuestra Universidad, ha decidido manifestarse. Consideramos pertinente aclarar y comentar varios de los puntos tratados en aquel lamentable artículo.

Primero. Resulta de muy mal gusto que nuestra propia rectora trate de reprender la voz de sus propios estudiantes, tratándonos de mentirosos y con afanes de un presunto protagonismo cuando no es así. Simplemente hemos expresado una realidad latente en nuestra casa de estudios, preocupados por el rumbo que ha tomado esta. Opinamos nuestra disconformidad de una manera abierta y clara, mientras las autoridades nos acusan de querer dañar a la Universidad. Es este ataque a la persona y no a la idea, otra evidencia más sobre lo vivido todos los días en la universidad por manifestar una posición diferente a la oficial.

Segundo. Le informamos a la señora rectora que “Universitarios por el Sí”, ha asistido a una enorme cantidad de “debates” organizados por la UCR. Así, entre comillas, dado que muchas veces parece que la palabra queda grande, máxime cuando solo son tomados en cuenta expositores del “No”, tal como lo hace ahora la Facultad de Derecho con unas “jornadas de estudio”. También es de ver como gran cantidad de profesores de la comisión que “estudió” las supuestas inconstitucionales del TLC recorren el país, ¿por qué solo van ellos y no profesores de la UCR, juristas también, quienes sostienen la tesis contraria?

Incluso, aunque la rectora pretenda escudarse con el argumento de que los grupos del “Sí” son invitados a las actividades pero no asisten, valdría recordar las condiciones a las que se exponen. Debería acordarse doña Yamileth lo sucedido al hoy Presidente de la Republica Oscar Arias Sánchez (Doctor Honoris Causa de la UCR), cuando intentó ingresar a una entrevista en un medio de comunicación de la Universidad, en la campaña política pasada. Debería acordarse la rectora que varios profesores e invitados a la UCR han sido víctimas de la intolerancia ante la mirada pasiva de sus autoridades.

En dos ocasiones hemos asistido con el mayor ánimo de debatir con los representantes de la FEUCR (voceros de la posición oficial estudiantil en contra del TLC en la UCR), al programa “Desayunos del 13” de Camilo Rodríguez, al que se han negado a acudir en ambas oportunidades. Curiosamente luego de lanzarnos improperios en afiches pegados por toda la Universidad, donde se nos acusa de ser marionetas y no debatir.

Tercero. Es un gusto comunicarle a la estimada rectora y al resto de la comunidad universitaria, que a pesar de la intransigencia y ese afán sistemático de no querer que nuestra voz sea escuchada, hemos iniciado un proceso con ayuda de varias asociaciones de estudiantes, para generar verdaderos espacios de discusión donde AMBAS posturas tengan cabida. Buscamos generar el equilibrio que algunas personas no quisieran tener.

Cuarto. Aprovechamos para anunciarle por este medio que tenemos pensado instalar kioscos informativos sobre el tratado comercial (al igual que uno realizado de forma admirable por estudiantes de Ciencias Económicas), en las diferentes facultades de la UCR. Claro, si las autoridades universitarias nos lo permiten. ¡No vaya a ser que se nos niegue tan elemental solicitud!

Quinto. Comprendemos por supuesto que la Universidad no puede ser neutral, pero el pronunciarse a favor o en contra de un determinado proyecto, no le da ninguna potestad de sesgar la discusión hacia esa posición. No hay que confundir el asumir una posición, con el sectarismo. Aclaramos que nosotros en ningún momento hemos dicho que se deje de hablar del “No”, simplemente hemos pedido que se hable en igualdad de condiciones del “Sí”, aunque esto al parecer les cause algunos algún tipo de molestia.

Solo como ejemplo, el Semanario Universidad en la primera quincena del mes de junio, de un total de 34 artículos publicó 28 en contra, 5 neutrales y 1 a favor, ¿No está eso extremadamente parcializado? ¿Nos apoyaría la rectora a fin de tener una página en cada edición del Semanario Universidad para hablar a favor del TLC? Radio U tiene sendos espacios para difundir el “No”, ¿nos apoyaría la rectora para tener espacios propios en las estaciones de radio de la Universidad en igualdad de condiciones para poder hablar del “Sí”? ¿Podría también tenerse esos espacios en Canal 15? ¿Qué cree doña Yamileth?

Solo como ejemplo, el Semanario Universidad en la primera quincena del mes de junio, de un total de 34 artículos publicó 28 en contra, 5 neutrales y 1 a favor, ¿No está eso extremadamente parcializado? ¿Nos apoyaría la rectora a fin de tener una página en cada edición del Semanario Universidad para hablar a favor del TLC? Radio U tiene sendos espacios para difundir el “No”, ¿nos apoyaría la rectora para tener espacios propios en las estaciones de radio de la Universidad en igualdad de condiciones para poder hablar del “Sí”? ¿Podría también tenerse esos espacios en Canal 15? ¿Qué cree doña Yamileth?

Doña Yamileth, no somos nosotros quienes atacamos la Universidad de Costa Rica, esa no es, ni será nunca nuestra intención. La atacan aquellos que quieren hacer de nuestra Alma Mater una institución, con un único criterio. Nosotros, simplemente defendemos el crisol de pluralidades que debe existir en todo centro que pretenda continuar denominándose universitario.

Alfonso Rojas Álvarez / Estudiante de Economía y Ciencias Políticas, UCR.

Daniel Calvo Sánchez / Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas, UCR.

Coordinadores de Universitarios por el Sí.

La fiesta democrática que estamos a punto de vivir debe estar basada en argumentos.

El artículo Quioscos informativos de la UCR (Foro,
19/7/07) nos llama poderosamente la atención. Desconocemos si es sencillamente una posición inocente o de cinismo, cuando leemos lo siguiente: “la UCR propone un debate abierto, en el que se presenten los interesados, sin preguntarles si están a favor o en contra del TLC, y que participen, sin limitaciones ideológicas, en la producción de documentos académicos escritos sobre aspectos fundamentales o en foros de discusión que han sido objeto de publicaciones”.

Parece que intentan aparentar inocencia al invitar exponentes cuya posición es bastante evidente y, peor aún, recalcitrante respecto al tratado y al Gobierno. Es cuestión de encontrarse prácticamente todos los días, en alguno de los auditorios de la universidad, exponentes, algunos incluso radicales antisistema, que hacen constantes llamados a la subversión y al desconocimiento de las instituciones.

No hay equilibrio. Ahora resulta que en la selección de figuras para realizar “debates” (sí, entre comillas), no se les pregunta si están a favor o en contra del TLC, y la posición de los seleccionados resultan desconocidas a la hora de ser tomados en cuenta; entonces ¿de cual equilibrio nos están hablando? Según este tendencioso principio de quienes controlan nuestra Alma Máter, podríamos nosotros también decir cínicamente que desconocemos la posición que tienen respecto al tratado Otto Guevara o monseñor Ignacio Trejos.

Cabe agregar, que ‘Universitarios por el Sí’ se ofrece a ser partícipe de esta iniciativa de forma voluntaria, repartiendo material que nosotros sin ninguna hipocresía –como la de otros– sabemos que no es neutral, pero que sirva para que cada ciudadano se informe sobre las dos caras de la moneda. Esta fiesta democrática que estamos a punto de vivir debe estar basada en argumentos y no en quioscos universitarios escudados en una falaz neutralidad, “inocencia” y, sobre todo, inconsciencia de que el futuro de muchos de los estudiantes de hoy de la UCR dependerá en buena parte de ejercicio de un sufragio, responsable e informado.

Alfonso Rojas Álvarez / Estudiante de Economía y Ciencias Políticas, UCR.

Daniel Calvo Sánchez / Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas, UCR.

Publicado en la Nación el 25/06/2007. Ver aquí

Uno de los insultos más frecuentes utilizados por los grupos “anti todo” TLC,
globalización,
imperialismo, sistémicos y hoy alguna buena parte anti quórum, es querer endilgarle la responsabilidad de cada una de sus desgracias a la palabra “neoliberal”, su ideología si es que tienen una bien definida tiñe esta palabra de un sentido peyorativo inexistente o que al menos yo creo que muchos seguimos sin encontrárselo y mucho menos entender.

Sino que alguien me explique el ¿porqué una palabra que tiene como pilares fundamentales la libertad y el salvaguardar la propiedad privada, adquiere para algunos tintes de insulto?, quizás se deba a que para ellos la libertad sólo existe cuando escuchan lo que les conviene, ya que de no ser así, simplemente hacen berrinche y la pataleta de desconocer a las instituciones que no les dan la razón, instar a la desobediencia, aducir en forma falaz que se les pretende coartar su libertad de expresión e inclusive hacer las comparaciones más absurdas entre nuestro mandatario y el amigo de muchos de ellos, el general Hugo Chávez Frías.

Por el lado de la propiedad privada, creo que a muchos de los hoy anti sistémicos que engrosan las filas del NO, la propiedad privada continua siendo casi o inclusive más obscena de lo que lo fue está en el primitivismo rousseauniano del cual muchos continúan aferrados, siendo está la causante de toda la desigualdad social, económica, política etc. Esta mentalidad o ese afán de convertirse en los nuevos “Robin Hood´s” de la tercera republica con la que desde hoy ya algunos fantasean, la cual será producto de la manifestación masiva de sus discípulos en lo que ellos llaman la “democracia en las calles”, simplemente raya en lo ridículo, anacrónico y absurdo.

Hoy la contienda entre los grupos a favor y en contra del TLC, enfrenta un momento crucial, en el cual esta contienda quiere ser vista por algunos de sus detractores como una batalla en el amplio sentido de la palabra, lamentablemente no de argumentos sino desde percepciones ideológicas extremas, con las cuales nunca existirá un ganador pero de la cual todos sí seremos perdedores, si continuamos permitiendo con nuestra pasividad que el irrespeto a las instituciones democráticas de nuestro país, los discursos anti sistema y la violencia se apoderen de la vida política del país en el que vivimos.

Publicado en el Diario Extra el 30/07/2007. Ver aquí

Calvo Sánchez,
Daniel. Costarricense o bolivariano. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Mora Salazar, Eric; Calvo Sánchez, Daniel; Vega Suárez, José Pablo; Coghi Bolaños, Melissa. Venciendo el miedo.La Nación. (San José, C.R.), 2 de junio, 2007.

Rojas Álvarez, Alfonso; Calvo Sánchez, Daniel. Inconsciencia en la UCR . La Nación. (San José, C.R.), 25 de julio, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Sí a la democracia si conviene . La Nación. (San José, C.R.), 17 de septiembre, 2007.

Calvo Sánchez, Daniel. Ni de derecha ni de izquierda. La Nación. (San José, C.R.), 4 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Menosprecio de la Representación . La Nación. (San José, C.R.), 17 de enero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Oposición y Construcción. La Nación. (San José, C.R.), 9 de febrero, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. El arte de negociar. La Nación. (San José, C.R.), 5 de junio, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Sindicalismo de hoy. La Nación. (San José, C.R.), 7 de noviembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. Mundo de quimeras.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de diciembre, 2008.

Calvo Sánchez, Daniel. La calidad de la educación de la UCR. La Nación. (San José, C.R.), 21 de abril, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Responsabilidad presupuestaria. La Nación. (San José, C.R.), 28 de mayo, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Matemática electoral. La Nación. (San José, C.R.), 19 de junio, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Hipocresía patriótica. La Nación. (San José, C.R.), 21 de agosto, 2009.

Calvo Sánchez, Daniel. Candidato, partido y programa. La Nación. (San José, C.R.), 14 de enero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Lecciones del proceso electoral. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Una nueva dinámica legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 8 de Abril, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. Las lecciones de Maquiavelo y Savater. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Agosto, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. El país que se durmió siendo el más feliz del mundo. La Nación. (San José, C.R.), 7 de Diciembre, 2010.

Calvo Sánchez, Daniel. El inminente peligro del autoritarismo.. La Nación. (San José, C.R.), 28 de Febrero, 2011.

Calvo Sánchez, Daniel. El jacobino tropical.. La Nación. (San José, C.R.), 25 de Marzo, 2011.

Calvo Sánchez, Daniel. La mala educación política.. La Nación. (San José, C.R.), 15 de Mayo, 2011.

Calvo Sánchez, Daniel.¿Hacia dónde se dirige la Alianza?. La Nación. (San José, C.R.), 12 de Noviembre, 2011.

Calvo Sánchez, Daniel.Predicciones para el primero de mayo. La Nación. (San José, C.R.), 20 de Enero, 2012.

Calvo Sánchez, Daniel.Una lectura distinta. La Nación. (San José, C.R.), 22 de Febrero, 2012.

Calvo Sánchez, Daniel.Egos versus partidos. La Nación. (San José, C.R.), 12 de Julio, 2013.

Calvo Sánchez, Daniel.El retorno del PUSC, no del bipartidismo. La Nación. (San José, C.R.), 23 de Julio, 2013.

Calvo Sánchez, Daniel.La mejor herencia legislativa. La Nación. (San José, C.R.), 31 de Diciembre, 2013.

El 23 de agosto,
la Asociación de Estudiantes de Administración Aduanera y Comercio Exterior de la UCR llevó a cabo en excelente forma la organización de un segundo debate entre el Movimiento Estudiantil Universitarios por el SÍ y la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), grupos antagónicos en el ámbito universitario, en cuanto al entendimiento de la realidad nacional, el futuro que ambiciona nuestro país y en este momento de coyuntura, claro está, el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos.

El debate que se dio esta vez en un sentido real de la palabra –lo que, lamentablemente, hasta hace algún tiempo era poco común en la UCR– pudo realizarse dentro de los marcos del respeto a la hora de expresar posiciones a favor del acuerdo comercial, en un ambiente que se ha querido estereotipar del todo como icono exclusivo del NO y tristemente no como aquel centro académico donde reine la diversidad de opinión, que es la que debe reinar en todo centro universitario.

Asombrosa hipótesis. Lamentablemente el cinismo entre los que defienden la oposición al acuerdo comercial parece, muchas veces, no tener límites, y eso es lo que nos molesta, ya que ese día el vicepresidente de la FEUCR, Ricardo Solís, nos sorprendió al lanzar una hipótesis que no deja de asombrarnos, al decir que, si el TLC está aprobado en los otros países de Centroamérica, posiblemente se deba a la inexistencia en estos países de un sistema democrático o a sistemas democráticos muy maltrechos. Este tipo de hipótesis, que nos parece una increíble falta de respeto a los sistemas democráticos de los países hermanos centroamericanos, nos lleva a preguntarnos: ¿Qué entienden la FEUCR y algunos otros grupos que podrían llegar a respaldar esta hipótesis del compañero Solís por democracia? ¿Acaso será la democracia de las calles, que ya algunos alientan?

Lo curioso del caso es que son precisamente este tipo de grupúsculos los que constantemente encabezan marchas, manifestaciones, conciertos o algún tipo de evento alentando el irrespeto a las instituciones democráticas, cuestionando la legitimidad del Tribunal Supremo de Elecciones, la Sala IV e inclusive la legitimidad hasta del propio Presidente, instituciones y figuras que sin duda representan pilares de todo sistema democrático en cualquier parte del mundo, del cual en ocasiones sorpresivamente deciden enorgullecerse, curiosamente solo cuando les sirve para justificar cierta postura, hipótesis, o alguna de las instituciones que lo componen les da la razón, ya que, de no ser así, parece olvidárseles ese orgullo profesado aquella noche, y resulta muchísimo más sencillo deslegitimarlo tildando a las instituciones que lo componen de vendidas o serviles.

Publicado en la Nación el 17/09/2007 . Ver aquí.

La incomprensión legislativa del principio fundamental de la economía,
como lo es el estudio del modo en que la sociedad gestiona sus escasos recursos ante una cantidad ilimitada de necesidades,
adquiere particular importancia cuando este tipo de recursos es de carácter público, y sobre todo en tiempos en los que la crisis financiera mundial sacude económicamente a Costa Rica.

Dice un adagio que “Gobernar es administrar”. Esto implica que quien procure realizar el buen gobierno, debe administrar los recursos públicos con un alto grado de responsabilidad, ética y previsión, pues con ellos el Estado deberá solventar infinitas demandas con grados de complejidad y diversificación de funciones cada vez mayores.

Proyecto durmiente. En esta línea, hace casi un año se presentó, a la corriente legislativa, un importante proyecto de ley, expediente N.º 17.068. Con este se procura incluir el principio de responsabilidad presupuestaria mediante una reforma parcial del reglamento de la Asamblea Legislativa; pero, tristemente, el proyecto descansa en el sueño de los justos, al igual que otra enorme cantidad de reformas necesarias para devolver la gobernabilidad a nuestro país.

Dicho proyecto tiene la finalidad de establecer una sana práctica legislativa tomada del derecho comparado de países como Chile, Nicaragua, Perú y Venezuela, la cual consiste en determinar previamente el cálculo de gastos requeridos para una inversión eficiente que impulse y lleve a buen término los proyectos que se propongan, sin dejar este apartado al libre albedrío del Estado, el cual en muchos casos no halla dinero suficiente para satisfacer la ejecución de un sinnúmero de iniciativas.

Lamentablemente, mientras los diputados sigan siendo evaluados por la opinión pública bajo criterios como número de proyectos de ley presentados a la corriente legislativa; totalidad de leyes aprobadas durante sus cuatro legislaturas; cantidad de apariciones en medios de comunicación, todo esto sin tener en cuenta la calidad de las mismas y la aplicación efectiva de lo dispuesto por ellas, seguiremos siendo un país sumergido sólo en la discusión de quimeras.

Publicado en la Nación el 28/05/2009.Ver aquí

Murió el PAC. Lo digo abiertamente: falleció. Los costarricenses se deben dar por enterados de que esa agrupación fue asesinada hace poco con balas de egolatría,
con misiles de irrespeto y con cañones de intolerancia.

¿Cómo podría seguir latiendo el corazón de un partido que prometió al país ser amante de “la diversidad y la pluralidad de pensamiento” pero que al menor atisbo de sana discrepancia opta por cortar cabezas?

Muerto y enterrado está,
aunque ahora lo nieguen sus líderes que se vanaglorian de ser diferentes, amplios y abiertos, pero que sin vergüenza alguna son capaces de cerrar las puertas a los que piensan diferente. Sino que lo digan Andrea Morales, Josette Altmann, Humberto Arce, Rafael Varela, Juan José Vargas o Quírico Jiménez.

“Nuestro sueño es tener un país en el que quepamos todos”, nos decía don Ottón Solís en su programa de gobierno 2006-2010 (Pág.16). Claro, faltó especificar que se trata de un país lleno exclusivamente de los que piensan como yo, los que hablan como yo, los que respiran como yo, los que se peinan como yo. Yo, yo y solo yo.

¡Cuidado el estudiante de la “escuelita” que forma a los aspirantes a diputados rojiamarillos que se atreva a contradecir al maestro y su “lucha”, “Mí Lucha” (“Mein Kampf”, en alemán)!

¡Cuidado a la diputada joven que solo porque el Sí al TLC ganó en el referéndum y la población ya esté hastiada de este tema, busque legislar y agilizar las cosas en el Congreso para que el país pueda de una vez por todas darle vuelta a esta página!

Tajante fue don Alberto Salom el 2005 al señalar en una entrevista que el PAC no era partido de sindicalistas. No le creí. Hoy reconozco que tenía razón: el PAC no es partido de sindicalistas, pero tampoco de empresarios, mujeres, hombres, jóvenes, ancianos, discapacitados, emprendedores y trabajadores.

El PAC no es partido porque no cree en la gente, porque se olvido de la tolerancia, porque su líder es capaz incluso de burlarse de la salud del Presidente de la República, porque está prohibido intercambiar ideas para construir un país mejor.

Ha muerto el PAC. Lo mataron.

El pasado 14 de septiembre como buen ciudadano me dirigí a ver la llegada de la antorcha a mi natal provincia de Cartago,
preocupado porque se dieran incidentes como los del año anterior,
me arme de valor me puse mi camisa de Universitarios por el Sí movimiento el cual sub-coordino, y me hice acompañar de jóvenes que componemos este movimiento de la UCR y el ITCR.

Para tristeza mía al llegar al lugar pude ver como un cordón dividía al publico que se hizo presente de un lado los partidarios del No y del otro los del Sí, la situación me embargo de tristeza la cual aumentaría con el transcurso de la noche, aquella situación de división era un espectáculo similar al vivido al asistir a un estadio de fútbol, donde se destina un sector de la gradería para la afición del equipo local y otro para el equipo visitante. Todo esto por temor algún tipo de enfrentamiento entre ambas.

Si bien ¡Gracias a dios! no ocurrió ningún tipo de violencia, a no ser uno que otro irrespeto por parte de algunos acalorados fanáticos de la barra del No los cuales brindaban aquel ambiente futbolero a aquella celebración con gritos, chiflidos, saltos a nuestro presidente o inclusive a los niños de las Olimpiadas Especiales que acompañaron al presidente en tarima.

Mi gran tristeza no se debió a lo citado con anterioridad, aunque sin duda colaboro, mi mayor tristeza se debió al ver a la distancia en la barra del frente y contraria, ondear la bandera del Instituto Tecnológico de Costa Rica como si esta fuera un símbolo del No al TLC, varias preguntas surgieron en mi cabeza como ¿De donde obtuvieron aquella bandera? ¿Qué hacia allí esa noche? ¿Hasta dónde han tomado partido las universidades públicas en este referéndum?

Sin duda todas son preguntas que incitan a la reflexión pero que causan tristeza, ese día se vio que tan polarizado esta nuestro país, se nos olvido el sentir de un pueblo unido que tuvo que haber reinado en aquella celebración, se nos olvido que a la larga todos somos costarricenses, la enemistad entre estas barras se apodero de la noche, enemistad que esperemos sólo sea algo coyuntural y transitorio ¡Esperemos!

Publicado en el Diario Extra el 25/09/2007. Ver aquí

La pregunta que da titulo a este artículo ha sido sin duda alguna,
una de las más importantes interrogantes que ha conmocionado la vida político electoral de nuestro país desde inicios del año 2005.

Hoy todavía recuerdo la polémica causada por aquella famosa afirmación del Presidente de la República quien dijo ”El TLC está escrito en piedra” luego de que el eterno candidato de oposición el señor Ottón Solís Fallas, se atrevió a realizar una gira a los Estados Unidos de Norteamérica para hablar con asesores de los asesores de los asesores de los congresistas estadounidenses, solicitándoles una renegociación del famoso Tratado de Libre Comercio que el pueblo de Costa Rica decidió ratificar el pasado 7 de octubre, a pesar del dolor que esto pueda causarle algunos de los que hoy se niegan o se negaron en primera instancia a aceptar tal resultado.

Aunque en los primeros días del mes de octubre del presente año se dio por fin una respuesta contundente por parte de la Ministra de Comercio Exterior del gobierno norteamericano Susan Schwab y una carta del propio presidente de ese país George W. Bush, a la pregunta que lanzo al inicio de este articulo, descartando la posibilidad de renegociar un Tratado de Libre Comercio con Costa Rica y enfatizando la incertidumbre imperante sobre las preferencias otorgadas al país mediante la Iniciativa para la Cuenca del Caribe.

No puedo dejar de lamentarme el ¿por qué? Esta respuesta que hoy corrobora que efectivamente el TLC estaba escrito en piedra y que esa famosa frase no fue una declaración arrogante sino más bien sabia de nuestro presidente, tardo tanto en llegar.

Todo lo anterior me lleva a preguntarme ¿En algún momento el TLC fue renegociable? ¿Si el TLC nunca fue renegociable porqué decirlo hasta ahora? Acaso no ven ustedes lectores que el mito de la renegociación dio vida a un partido que amparado en su código de ética, baso prácticamente todo su sustento ideológico y electoral de cara al 2006, en una renegociación que nunca existió.

El mito de la renegociación permitió consolidar una tercera fuerza política en la vida política nacional, que escudándose en la mentira, engañando al pueblo que vio en las elecciones de 1998, el surgir de un partido que decía ser diferente a los demás, al autoproclamarse libre de codicia, de corrupción y comprometido con los intereses del pueblo de Costa Rica, no con los intereses de la figura personalista fundadora del mismo.

Hoy me pregunto ¿dónde quedaron estos nobles intereses que el Partido Acción Cuidadana tomo por bandera en sus inicios?

Bien dijo Robert Michels en su famosa Ley de Hierro de la Oligarquía “En las organizaciones políticas cuyos fines son democráticos, surgen con toda probabilidad, estructuras oligárquicas que desvían a las organizaciones de los medios y los fines de la práctica democrática”, así que juzguen ustedes.

El artículo Amplio apoyo de la UCR (Foro, 10/10/2007) nos deja ver más que una manifestación de respeto,
una manifestación de resignación por parte de la Rectora de la UCR la señora Yamileth González, acerca del resultado del pasado referéndum del 7 de octubre.

Sin embargo aunque nos satisface escuchar esa manifestación de resignación cobijada en el hoy respeto al Tribunal Supremo de Elecciones que dice manifestar la señora rectora, lamentablemente no podemos decir lo mismo de la lectura política que hace en dicho artículo. Pues nos parece lamentable que a pesar del respeto a la decisión que hoy dice tener, lancé un quejad hacia las disparidades en recursos y apoyos recibidos por los grupos que se ocuparon en divulgar enfoques favorables y desfavorables al Tratado.

Pero ¿Por qué decimos que esto nos parece lamentable? Pues porqué parece olvidársele a doña Yamileth, el uso de los recursos públicos de carácter universitario que su centro universitario y otros centros universitarios públicos del país dedicaron para hacer campaña del No. Si bien estas disparidades de las que hoy se queja doña Yamilteh pudieron llegar a existir en algún determinado momento de la campaña, coincidimos a plenitud con ella, en que estas disparidades deben ser objeto de consideración y análisis a efectos de sugerir reformas a la Ley de Referéndum y al reglamento emitido por el TSE.

Por lo anteriormente citado es que aprovechamos el presente artículo para sugerir desde ya, las primera de tales reformas la cual esperamos sea de su agrado doña Yamilteh, dicha reforma consistiría en NO permitir que las universidades públicas tomen partido en los procesos electorales de este país, de modo tal que las universidades publicas no tengan la potestad de sesgar la discusión hacia una determinada posición política, para que esta no vaya a confundirse nuevamente con el sectarismo del cual lamentablemente algunos fuimos victimas en el pasado.

El artículo
15/10/07) nos plantea una grandísima incógnita que como estudiantes de ciencias políticas aspirantes a politólogos, como quienes escriben el articulo en cuestión, no podemos de dejar pasar.

Pues la premisa que utilizan los compañeros al argumentar, que quienes votaron en febrero del 2006 por la respectiva fuerza política que lo hicieron en aquella oportunidad, votaron teniendo en cuenta el TLC, como punto para declinarse hacia una o hacia otra fuerza política, no nos parece la más acertada.

El tan sólo comparar el comportamiento de los electores quienes votaron en el 2006 por el PLN o por el PAC, partidos identificados desde un inicio con una clara posición con respecto al tratado. Nos permite constatar que la tesis de los compañeros politólogos no es del todo correcta, pues de ser así, como explicar el triunfo del Sí en la provincia de San José o en el cantón de Montes de Oca, en el pasado referéndum del 7 de octubre, pero más sorprendente aún, como explicar las derrotas del Sí en cantones como Upala, Guatuso, Liberia, Nicoya, Santa Cruz y Golfito; cantones donde en febrero del 2006 el PLN obtuvo un balance positivo con unas diferencias de más del 12% sobre el PAC.

La única explicación que se nos ocurre para explicar los datos anteriormente expuestos, sería un masivo cambio domiciliario de los electores que dieron su voto en el 2006 a favor de una determinada fuerza política a las fuerzas políticas que claramente habían manifestado su posición a favor del TLC en aquella fecha, no encontramos otra posibilidad para darle la razón a la premisa sostenida por los compañeros politólogos.

Aunque si bien estamos de acuerdo con que en cuestiones cuantitativas pudiese parecer que la tesis de los politólogos Haydée y Gabriel, pudiese tener razón, ya que las cifras de las elecciones de febrero del 2006 a las vividas el pasado 7 de octubre, parecen no variar mucho, como por ejemplo en el lamentable abstencionismo el cual creció un 5% de una elección a otra. A nosotros nos parece que es un grandísimo error pensar que los resultados electorales del 2006 sean tan siquiera parecidos a los del pasado referéndum, ya que la conformación de los grupos políticos, las ideas, las localidades de donde provinieron los votos y las variables son totalmente diferentes de una elección a otra.

Nos llama también la atención como los autores nos hablaron de que en la pasada campaña se rompió el dialogo, se obviaron normas y procedimientos, se exacerbaron ánimos y se lastimo a adversarios políticos por parte del gobierno tratando procurar un resultado favorable. Lo cual nos lleva a hacer memoria sobre tal proceso y preguntarnos ¿Quiénes fueron los que rechazaron la invitación hecha por el presidente para hablar sobre el TLC antes del referéndum? ¿Quiénes han intentado obviar las potestades del propio TSE ó Sala IV instituciones democráticas de nuestro país, al tildarlas de parciales, serviles o vendidas? ¿Quiénes intentaron exacerbar los ánimos disfrazando su campaña de un falso patriotismo en él que sólo importa los intereses personales ó aspiraciones políticas de quienes dicen llamarse sus jefes y no el bienestar de todo un país? No sabemos, si se lastimo a adversarios políticos tratando de procurar un resultado favorable, pero sí sabemos que son los políticos lastimados, resentidos y rencorosos, los que encontraron en el movimiento del No el espacio ideal para volver a las páginas de los diarios, figurar y porque no soñar con la presidencia o por lo menos una diputación.

Alfonso Rojas Álvarez / Estudiante de Economía y Ciencias Políticas, UCR.

Daniel Calvo Sánchez / Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas, UCR.

Luego de revisar los acuerdos tomados por los Comités Patrióticos en sus asambleas del día 13 y 27 de octubre. Solo puedo expresar mi pesar acerca de los acuerdos tomados por los mismos,
donde lamentablemente un vez más se desconoce el resultado del referéndum así como la institucionalidad democrática de nuestro país, claro ejemplo de ello es el acuerdo #5 de su Asamblea del 27/10/07 en donde exigen la renuncia de los magistrados (as) del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), los 5 magistrados de la Sala IV, los 73 alcaldes que apoyaron el TLC y se atreven a pedir la expulsión del embajador de los Estados Unidos en nuestro país.

Lamentablemente lo grave de lo acordado por los Comités Patrióticos, no queda aquí, lo citado con anterioridad no son más que los acuerdos light, pues es en otros acuerdos donde se puede constatar el grado de paranoia que consume a muchos de los integrantes de estos Comités Patrióticos, donde brotan disparates como un futuro llamado a una nueva huelga de brazos caídos, boicot comercial a diversas empresas que apoyaron el Sí, aplicación sin limitaciones de todos los mecanismos posibles para impedir la aprobación de la agenda de implementación y la presión a los diputados (as) del Sí dentro y fuera de la Asamblea Legislativa, con las acciones necesarias.

Con respecto a las dos últimas estrategias acordadas por los Comités Patrióticos, sólo puedo esperar que sí existan restricciones por lo menos éticas, en los mecanismos para impedir la aprobación de la agenda de implementación, pues de lo contrario el PAC defraudaría una vez más a sus electores, y por último me gustaría que me explicaran como se piensa presionar a los diputados (as) del Sí, fuera de la Asamblea Legislativa, no vaya a ser con medidas como con las que se intento amedentrar al diputado José Manuel Echandí en un pasado cercano, donde partidarios del No tuvieron la delicadeza de rayar su auto.

El pasado 14 de septiembre como buen ciudadano me dirigí a ver la llegada de la antorcha a mi natal provincia de Cartago,
preocupado porque se dieran incidentes como los del año anterior, me arme de valor me puse mi camisa de Universitarios por el Sí movimiento el cual sub-coordino, y me hice acompañar de jóvenes que componemos este movimiento de la UCR y el ITCR.

Para tristeza mía al llegar al lugar pude ver como un cordón dividía al publico que se hizo presente de un lado los partidarios del No y del otro los del Sí, la situación me embargo de tristeza la cual aumentaría con el transcurso de la noche, aquella situación de división era un espectáculo similar al vivido al asistir a un estadio de fútbol, donde se destina un sector de la gradería para la afición del equipo local y otro para el equipo visitante. Todo esto por temor algún tipo de enfrentamiento entre ambas.

Si bien ¡Gracias a dios! no ocurrió ningún tipo de violencia, a no ser uno que otro irrespeto por parte de algunos acalorados fanáticos de la barra del No los cuales brindaban aquel ambiente futbolero a aquella celebración con gritos, chiflidos, saltos a nuestro presidente o inclusive a los niños de las Olimpiadas Especiales que acompañaron al presidente en tarima.

Mi gran tristeza no se debió a lo citado con anterioridad, aunque sin duda colaboro, mi mayor tristeza se debió al ver a la distancia en la barra del frente y contraria, ondear la bandera del Instituto Tecnológico de Costa Rica como si esta fuera un símbolo del No al TLC, varias preguntas surgieron en mi cabeza como ¿De donde obtuvieron aquella bandera? ¿Qué hacia allí esa noche? ¿Hasta donde han tomado partido las universidades públicas en este referéndum?

Sin duda todas son preguntas que incitan a la reflexión pero que causan tristeza, ese día se vio que tan polarizado esta nuestro país, se nos olvido el sentir de un pueblo unido que tuvo que haber reinado en aquella celebración, se nos olvido que a la larga todos somos costarricenses, la enemistad entre estas barras se apodero de la noche, enemistad que esperemos sólo sea algo coyuntural y transitorio ¡Esperemos!

Publicado en el Diario Extra el 25/09/2007. Ver aquí

Como te sentirías,
si el presidente de tu país gozará de una autoridad prácticamente ilimitada,
donde su figura pudiera administrar la hacienda pública nacional y la política monetaria que debería hacerse en conjunto con el Banco Central de Venezuela; pudiera nombrar y remover funcionarios a su antojo; formulara y dirigiera el plan de desarrollo sin participación, autorización y discusión en la Asamblea Nacional (la cual está compuesta de 167 miembros, todos oficialistas porque la oposición no se presentó en los comicios de 2005), manejando las reservas internacionales (Art. 11, 16, 18, 141, 156, 185, 225, 236, 252)

Como te sentirías, si eliminara la autonomía municipal, la descentralización política administrativa y la participación ciudadana, dándole poder al Presidente y no a la gente, para crear nuevos territorios (art. 16, 158 y 168). Donde el presidente designaría vicepresidentes no electos por el poder del voto, los cuales estarían por encima de gobernadores y alcaldes electos estos sí electos por el resultado de la votación popular.

Como te sentirías, si el nombre por años de la capital de tu país, pretendiera ser cambiado de un momento a otro, respondiendo a cuestiones históricas, ideológicas e indígenas (art. 18), transformándola en un Distrito Federal donde cuyo gobernador sería designado por el Presidente y no por la votación popular del pueblo, arrebatándote el poder de la participación. (art. 16)

Como te sentirías, si se eliminara a todo tu país la libre elección para decidir la actividad económica de su preferencia (art. 112), donde tu iniciativa personal no se tomada en cuenta, pues la constitución pone por encima y no en igualdad, los intereses comunes sobre los individuales. (art. 112)

Como te sentirías, si se eliminara la libertad de trabajo, de modo tal que no podrías decidir en que actividad desarrollarte de acuerdo a tus capacidades, estando sometido al régimen que establece la constitución, en la cual se establece que es el Estado el que decidirá esto por ti. (art. 87)

Como te sentirías, si el presidente de tu país pudiera suspender las garantías y derechos fundamentales (art. 357), donde usted o cualquier otra persona podría ser detenido a cualquier hora, en cualquier lugar, incluyendo su casa, sin que esté de por medio un proceso judicial.

Como te sentirías, si la jornada laboral se reduciría a 6 horas diarias, para que los trabajadores cuenten con tiempo extra para la formación personal, formación obligatoria que no será elegida por ellos mismos, sino adivinen ¿Por quién? Pues por el Estado. (art. 90).

Como te sentirías, si se irrespetará tu derecho a decidir, donde el poder popular no naciera del sufragio ni elección alguna, sino que este fuera fruto de la condición de los grupos humanos organizados como base de la población (art. 136).

Como te sentirías, si en tu país se propusiera subir el periodo presidencial a siete años, con el agravante de que la reelección fuera indefinida. (art. 230).

Como te sentirías, si no podrías heredarle a tus hijos los bienes que adquiriste con el esfuerzo y trabajo de años de vida. (art. 115).

¿Como te sentirías? ¿Supongo que muy mal verdad? Pues esto es lo que le espera al pueblo venezolano de aprobarse la reforma constitucional el próximo 2 de diciembre, donde según palabras de su mandatario el Comandate Hugo Chavez Frías iniciará la construcción de su denominado “Socialismo del siglo XXI” el cual no difiere mucho del “Socialismo del siglo XX” ya fracasado.

En días recientes expectante al referéndum en cual presuntamente se decidirá el futuro de la Reforma Constitucional en Venezuela, me encontraba mirando y leyendo, diferentes medios internacionales que informaban sobre la previa de tal acontecimiento.

Para grata sorpresa mía al llegar a la cadena internacional norteamericana de noticias CNN en español, topé con las declaraciones del Comandante Hugo Chávez Frías, él cual había convocado a una conferencia de prensa con medios internacionales el pasado 1 de diciembre, para dar a conocer sus diversas opiniones acerca de sus recientes encontronazos con el Rey de España y el Presidente de Colombia, así como para expresar su opinión acerca del proceso electoral y despotricar en contra de alguien, como se ha vuelto costumbre en su persona, cada vez que tiene una cámara de televisión en frente.

El elegido de la velada ese día, contra el cual Chávez despotricaría cuanta inconformidad con el sistema solar padeciera aquella tarde, sería la cadena internacional norteamericana de noticias CNN en español, la cual acusó de pasar información parcializada sobre la situación Venezolana, de haber rechazado un llamado telefónico suyo en alguna oportunidad, de colaborar en cierta medida con el fallido golpe de Estado realizado en su contra años atrás y por supuesto acusarlo por ser un medio neoliberal en complacencia con el imperialismo yankee que busca adueñarse de su petróleo.

Esta situación quizás por mirar los ánimos caldeados entre diversos bandos defendiendo las posturas del Sí y del No, me recordó el pasado referéndum del 7 de octubre celebrado en nuestro país, en el cual curiosamente existía un líder de oposición que al igual que Chávez, continúa acusando a la misma cadena de noticias internacional, de vivir en contubernio con las políticas neoliberales que pretende expandir el Imperio Norteamericano en Latinoamérica.

¿Se acuerdan de quien estoy hablando? Pues sí, del señor Ottón Solís Fallas el cual luego de ser humillado internacionalmente en un debate que tenía acerca de los futuros impactos que la aprobación del TLC podría traer a nuestro país, intentaba pronosticar un panorama similar al experimentado por México con la aprobación del NAFTA, con la mala suerte de tropezar con un periodista de ese país que lo puso en el lugar que se merecía. (Ver aquí)

El segundo malestar de nuestro fallido y presumiblemente eterno candidato presidencial, fue el viernes 5 de octubre, cuando el mismo periodista que lo había humillado en la primera oportunidad, realizaba un programa en el que preguntó al Doctor en Economía de Georgetown Ricardo Ernst, sobre la situación de Costa Rica en caso de que “No” se lograse la aprobación del Tratado de Libre Comercio (Ver aquí), rompiendo así con la tregua electoral pactada por ambos bandos un día antes la cual fue irrespetada por ambas posiciones.

Según el escaso raciocinio del señor Solís, la tregua electoral debía ser respetada inclusive por medios internacionales que pretendían informar sobre la previa al proceso.

Sin embargo una vez aceptada la derrota en días posteriores al 7 de octubre, el señor Solís Fallas alegó que se había irrespetado la tregua, pues se difundieron informaciones procedentes de Estados Unidos, a las cuales accedió la población urbana con medios como la televisión por cable.

Permitiendo a sus secuaces más radicales, fieles de que el proceso electoral se experimento un fraude mediático inclusive de medios internacionales, enarbolar la siguiente teoría:

“Las declaraciones transmitas por CNN en español, constituyeron un elemento distorsionador del proceso, que fue clave en el triunfo del Sí en muchas de las poblaciones urbanas del país y explica también el triunfo del No en la muchas de las poblaciones rurales de nuestro país. Puesto que es dentro de las poblaciones urbanas donde los medios de televisión por cable, que tienen entre sus canales CNN en español el cual se encarga de transmitir las políticas del imperio, tienen una mayor acogida, caso inverso al de las poblaciones rurales donde el No mayoritariamente obtuvo el triunfo”

¿Habrá sido esto cierto? ¿No será más bien el sentimiento antiimperialista al cual se aferran los políticos demagogos en la región para apelar a ideas estatistas que han demostrado ya su fracaso? Exprese su opinión.

Antes de finalizar el año,
no podía dejar de hacer un pequeño repaso de este año que ya se acerca a su final, sobre todo de la inolvidable experiencia que viví en lo personal como Sub-Coordinador General del Movimiento Estudiantil “Universitarios por el Sí”, movimiento que aglutino a estudiantes de las diferentes universidades públicas del país, que estuvieran de acuerdo con la ratificación del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de Norteamérica, Centroamérica y República Dominicana, luego extendiendo su radio de acción a las universidades privadas del país.

Sinceramente jamás imagine que tal movimiento tuviera la incidencia que logró, la simple iniciativa de querer expresar nuestra opinión con respecto al CAFTA, en el ambiente universitario nacional lamentablemente estereotipado como del No, llamó nuestra atención y como una conversación entre amigos vía Messenger mí persona y mi amigo Alfonso J. Rojas Álvarez, decidimos iniciar con tal movimiento.

Con el paso del tiempo fueron apareciendo personas que nos brindaron su apoyo de las diferentes universidades públicas del país, permitiéndonos consolidarnos e iniciar una serie de actividades que nos permiten enumerar una hermosa lista de recuerdos y experiencias inolvidables que marcaron nuestras vidas, algunos de ellos los cuales deseamos compartir.

Inicio: Venciendo el miedo 02/06/07

Editorial de la Nación: : Libertad y Pluralismo Universitario 04/06/07

El Presidente hablo de nosotros: : No somos una isla 22/06/07

Contra los quioscos del “No” de la UCR: : Inconsciencia en la UCR 25/07/07

Universitarios por el Sí vrs FEUCR: Sí a la democracia sí conviene 17/09/07

Pintando Costa Rica: Fuente de la Hispanidad 23/09/07

El 15 de septiembre en Cartago: Cuando las banderas que se ondean causan tristeza 25/09/07

Video: La Verdad Sobre los Piratas de la Placa Cocos

Final: SÍ 51,62%; NO 48,38%

¡Gracias a los que nos acompañaron en nuestras actividades!

¡Gracias a los que simplemente estuvieron desde lejos con nosotros!

¡Gracias a nuestros detractores, aquellos respetuosos o irrespetuosos!

¡Gracias a todos!

Cuando se tienen ganas de joder,
se jode, sino que lo diga el diputado Mario Quirós que ni un resfriado, ha podido hacer que se ausente de la Comisión de Asuntos Jurídicos para ver si acaso de una vez por todas se logra dictaminar la reforma a la Ley de Tránsito, la que en su doble discurso él dice defender y que tanto urge aprobar.

Excusas y mociones sobran cuando no se quieren aprobar leyes, sino que no lo diga Don Mario Quirós que muy bien ha aprendido del terrorismo parlamentario del PAC, para atrasar una y otra vez la reforma a la Ley de Tránsito. Cuando no lo son los castigos para los irresponsables al volante, es la corrupción policial y cuando no es ninguna de estas dos, es el tema del monopolio de Riteve.

Al diputado Mario Quirós parece olvidársele que es abogado o por lo menos el respeto a la institución más importante de nuestro país en materia constitucional como lo es la Sala IV, la cual ya se ha pronunciado en varias ocasiones sobre la inexistencia de monopolio en Riteve.

Es lamentable ver como su verborrea libertaria de frases en contra de todo tipo de monopolios o impuestos parecen cegarlo, pues ahora resulta aducir que le resulta obsceno que se obligue a los costarricenses a pasar la revisión técnica para poder realizar el pago del marchamo. ¿Será acaso que se le olvida que los accidentes de transito también se deben a desperfectos mecánicos?

Sinceramente la revisión técnica no es más que un tema accesorio en tal reforma, por lo cual le pido don Mario déjese ya de charlatanerías, como dice el refrán “Demole bimba a la reforma a la Ley de Tránsito”. Que ni a usted ni a mí, nos gusta ver todos los días en los diarios accidentes de transito, con responsables sueltos.

Publicado en el Diario Extra el 17/12/2007. Ver aquí

El 11 de abril del 2006 fue aprobada en primer debate la ley de “Penalización de la Violencia contra las Mujeres”, dentro de la cual en lugar de asegurar la igualdad entre hombres y mujeres ante la ley,
ha logrado asegurar la superioridad del género femenino sobre el masculino.

Pues el Título II,
Capítulo II de dicha ley en su (Art. 25), permite que una mujer invente que sea insultada, desvalorizada, ridiculizada, avergonzada o atemorizada por su pareja, en un ámbito privado, pueda ser castigado con una pena de prisión de seis meses a dos años, más estar expuesto a la pena de inhabilitación. No esta demás agregar que la supuesta “agredida” puede solicitar todo tipo de medidas de protección, contempladas en la ley contra la violencia doméstica, así como las medidas cautelares necesarias previstas en el Código Procesal Penal contra el aparente “infractor”.

Sin embargo, esta ley a todas luces draconiana, parece solo empeñarse en severos castigos contra los hombres de nacionalidad costarricense o extranjeros con deberes familiares en el país. Pues el Título I, Capítulo II, Sección II en su (Art. 19), establece que de no cumplir con ninguna de las anteriores características, toda persona extranjera a la que se le impongan penas de prisión de cinco años o menos, en sentencia o durante su ejecución, podrá solicitar un reemplazo de tal pena, por la obligación de abandonar de inmediato el territorio nacional y de no reingresar en él por el doble del tiempo de la condena.

Así que adelante extranjeros, Costa Rica un país que hoy lamentablemente es visto como un destino para la practica del turismo sexual, pero los recibirá calurosamente no teman, para su tranquilidad pueden cometer delitos de penas no mayores de cinco años y simplemente no pisar suelo nacional por 10 años o menos, una vez sean sentenciados.

Y es que con leyes así, ya sabemos ¿Porqué? Somos un excelente destino para el turismo sexual. ¡Que barbaridad!

El 24 de abril del 2003 fue creada por el presidente Hugo Chávez Frías la alabada “Misión Mercal”,
la cual consistía en construir almacenes y supermercados,
dotados con alimentos y otros productos de primera necesidad a bajos precios,
para que resultasen accesibles a la población más necesitada.

La fórmula, alimentos subvencionados los cuales llegaban a estos almacenes y supermercados sin intermediarios, permitiendo así tener un descuento entre el 30% y el 45 %, comparados con los precios ofrecidos por otras establecimientos o cadenas de distribución privados, fue muy bien recibida y aplaudida por una amplia mayoría del población venezolana, firmemente creyente que la Revolución Bolivariana pondría fin a muchas de sus penurias.

La fijación y regulación de precios de unos 150 productos de primera necesidad, totalmente divorciados de las realidades, de los costos de producción y de distribución de los productos, parecía poco importarle al pueblo venezolano, que gozaba de una excesiva abundancia de liquidez monetaria pocas veces experimentada en tiempos pre- revolución, que además era garantizada por el gobierno con la aprobación de la “Ley de Defensa Contra el Acaparamiento y la Especulación”, que permitía al gobierno expropiar a las industrias y comercios de alimentos que se atrevieran a especular con los precios.

Entre el jubilo y la algarabía del pueblo venezolano por la aparente disminución del costo de la vida, veían con encanto como su presidente y demás autoridades, incitaban a los campesinos a invadir campos y haciendas que considerasen improductivas, para repartirles tierras y créditos con fondos públicos, pues con la Revolución el latifundio llegaba a su final.

Los latifundistas oligarcas nunca más harían de las suyas, ni siquiera explotar a sus jornaleros, pues con la “Reforma Constitucional” que apoyaba el presidente inclusive la jornada laboral se vería reducida a tan sólo 6 horas diarias, 30 horas semanales.

¡Venezuela vivía un sueño, nunca habían estado mejor! Lamentablemente un día al pueblo venezolano le toco despertar y empezaron a ver:

k) Como la alabada “Misión Mercal” resultaba imposible mantenerla en el largo plazo y como esta generaba en el tiempo un importante desabastecimiento que afecta al menos una cuarta parte de los productos de la llamada canasta básica, a la que acceden las personas de más escasos recursos en el país, pero sobre todo como afectaba productos como carne, leche, pollo, aceite, azúcar y granos, puesto que nadie está dispuesto a producir un producto para venderlo a un costo inferior que el costo de producción.

k) Como esos productos han elevado exponencialmente su valor en el mercado o virtualmente han desaparecido de los estantes de los supermercados, principalmente por los elevados costos de reposición causada por la restricción de dólares, y por el vigente control de precios aplicado por el gobierno.

k) Largas, interminables y agobiantes filas para comprar alimentos en un Megamercal, empezaron a ver como la leche se convierte en un lujo, e incluso cuesta conseguir fórmulas lácteas para bebés en la actualidad.

k) Como la “Ley de Defensa Contra el Acaparamiento y la Especulación”, ahuyentaba todo tipo de inversión del país y la tasa de desempleo crecía, trayendo más inflación.

k) Como la lucha contra el latifundio emprendida por su presidente y demás autoridades, afectaba la seguridad jurídica y el derecho a la propiedad privada, reduciendo la producción.

k) Como su gobierno empeñado en implantar un sistema socialista, con empresas sin fines de lucro, no entiende cómo funciona la economía y que una jornada laboral de 6 horas diarias obviamente traerá más inflación y más escasez de productos básicos.

k) Como las recientes medidas económicas anunciadas por el gobierno venezolano, incluyendo una severa restricción de dólares preferenciales para importación, está disparando la inflación y, paradójicamente, está desatando la escasez de productos alimenticios y médicos en un país con abundantes recursos financieros.

k) Como la paralización de las importaciones por el retardo al tramitar las divisas, está impactando también sectores como las industrias automotrices y de autopartes, fármacos y equipos clínicos, vacunas y repuestos para maquinaria agrícola, pulpa de papel y materiales de construcción.

k) Como el precio del dólar en el denominado “mercado paralelo” ha duplicado al oficial de 2.150 bolívares, lo que también ha incidido en los precios internos, pese a que un 90 por ciento de las importaciones se financian con el llamado “dólar oficial”.

k) Como la supuesta “ayuda humanitaria” brindada por su presidente para lograr el intercambio humanitario con las FARC en Colombia, desembocaba en un bochorno internacional, que hacia a su presidente cortar relaciones con su vecino del norte y experimentar a su pueblo las consecuencias de este rompimiento, con el país que era el principal exportador de bienes alimenticios a Venezuela.

k) Como las medidas del gobierno para compensar la baja producción las cuales se resumen a un impulso en las importaciones de alimentos, financiadas por los ingresos del petróleo, desestabilizan la balanza comercial y contradicen directamente el objetivo estratégico del gobierno como lo es lograr su propia autarquía alimentaría.

Lamentablemente esto no lo ha podido ver el gobierno venezolano, que ha negado que exista desabastecimiento de alimentos en el país, mientras se contradice insistiendo en que tal escasez de alimentos básicos, no es más que parte de un sabotaje organizado por la oligarquía, especialmente en el sector agroalimentario contra la revolución bolivariana, para debilitarla en el ámbito económico y que dicha escasez no finalizará hasta que las plantas procesadoras de comida, transporte y redes de distribución aún en manos privadas, es decir, en manos capitalistas, pasen a manos del Estado.

Si bien el gobierno venezolano ha logrado dar una leve respuesta a esta crisis en la industria láctea, al crear nuevas plantas procesadoras de leche estatales con la ayuda de los conocimientos iraníes, no basta con cubrir la demanda nacional de leche existente o compensar el déficit de producción del sector privado.

Reflexión: ¿De qué sirve tener precios bajos y el dinero para comprar productos alimenticios, pero no tener alimentos que comprar o tener que adquirirlos al triple de su irreal precio establecido?

PD: Recuerdan ustedes en Costa Rica.

k) ¿Qué presidente nos hizo vivir una situación similar, cercano el fin de los 70´s?

k) ¿Qué candidato presidencial hace poco intento revivir los estancos del CNP y nos hablo en campañas anteriores de la autarquía alimentaría?

Los extremismos nunca tendrán cabida en Costa Rica.

Resulta increíble mirar hoy cómo la mayoría de los países latinoamericanos experimentan un importante proceso de evolución o involución política,
según sea precisa- mente la posición ideológica de la que se le miré,
de la cual nuestro país dichoso,
lamentablemente, no escapa.

Las frecuentes dicotomías que marcaron los años de guerra fría entre derecha e izquierda parecen verse renovadas en los grafíti que revisten las paredes, e inclusive monumentos, de nuestra capital, con vocablos utilizados dentro de la jerga universitaria como neoliberales vs comunistas o fachos vs trotskos.

Infundado desamparo. Sin embargo, más allá de este ridículo simplismo de muchos, de querer encasillar todas las cosas dentro de un espectro ideológico binario y mutuamente excluyente del que nadie logra salir bien librado, los costarricenses debemos precisamente reflexionar al respecto, pues tal exclusión solo acrecienta el odio y la beligerancia entre disímiles, y deja en el desamparo a la mayoría de costarricenses que no comulgamos con ningún tipo de extremismo.

Los extremismos, la verdad, nunca cabrán en Costa Rica, pues el centro del espectro ideológico, ya sea con matices de izquierda o de derecha, ha marcado y marcarán el desarrollo de nuestra historia ideológico partidaria, desde la centro izquierda socialdemócrata del Partido Liberación Nacional a la centro derecha del social cristianismo del Partido Unidad Social Cristiana ,e inclusive el decadente código de ética como sustento ideológico del Partido Acción Ciudadana, que en algún momento logró situarse en el centro del espectro ideológico por cuestiones vulgarmente electorales.

Publicado en la Nación el 04/01/2008. Ver aquí

En teoría,
la voluntad popular respecto al TLC ya habría sido plasmada en las elecciones del 2006.

El respeto a la voluntad popular es la esencia de la democracia, more about
en la que un pueblo no gobierna ni delibera sino a través de sus representantes,
mediante el mecanismo conocido como “representación política”, que, si bien puede no ser del todo perfecta, constituye un enorme avance para conducir el cuerpo social.

En esencia. La idea de la representación surge en el momento mismo en que una persona o varias necesitan hacer algo o estar presentes y, ante la imposibilidad de hacerlo por sí mismas, nombran a otras para que decidan a nombre de ellas.

En términos llanos y en un plano ideal, la representación política no es más que la concesión que realizan los electores, en períodos determinados, a los ciudadanos elegidos por ellos mismos para que decidan, en vez de ellos, en temas que, de una u otra manera, les incumben: por lo general, temas de interés nacional que se discuten con frecuencia en el ámbito legislativo o parlamentario.

Pero ¿qué sucede en un país como el nuestro, en el que la representación política muchas veces visualiza todo lo contrario a lo que en un sentido ideal debería ser, y se convierte, más bien, en una lucha entre elegidos y electores?

Elecciones 2006. Veamos, por ejemplo, en las pasadas elecciones presidenciales de febrero del 2006: los candidatos aspirantes al cargo que se encontraban identificados a plenitud con una posición favorable a la ratificación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos obtuvieron un mayor número de votos que los candidatos identificados con una posición adversa a la ratificación de dicho acuerdo. Sin embargo, posteriormente se realizó un referéndum para corroborar o determinar la voluntad popular, la cual, en teoría, ya había sido o debió haber sido plasmada en las elecciones del 2006, mediante el mecanismo del sufragio.

Por otra parte, hoy, cerrada ya la página de la elección presidencial y en buena parte la del referéndum –esta última todavía depende de la aprobación de la agenda de implementación–, podemos ver una vez más cómo la deslegitimación que sufre la representación política en nuestro país, aunada a la sed de revancha de algunos grupúsculos ardidos con el resultado obtenido en el anterior referéndum, pretende desembocar en la realización de un nuevo plebiscito.

Legitimidad. ¿Acaso debemos olvidar que en febrero del 2006 votaron un total de 1.662.889 costarricenses y, para ser exactos, 937.138 votaron por los partidos que apoyan la agenda de implementación (PLN, PUSC, ML, RN y UN); y 452.471 personas, por los que se oponen (PAC, FA y PASE)?

En conclusión, la legitimidad real para la votación sobre la agenda de implementación es la siguiente: A favor, 56,3%; en contra, 27,2%.

Entonces, ¿dónde queda nuestro respeto a la voluntad popular, a la representación política y, sobre todo, a nuestro sistema democrático indirecto?

Publicado en la Nación el 17/01/2008. Ver aquí

La historia de los Estados Unidos de Norteamérica es quizás el más claro y vivo ejemplo,
de cómo la diversidad de los habitantes de un Estado no debe de representar un obstáculo para el mismo,
sino por el contrario puede constituirse como uno de los factores más importantes en la clave del éxito,
de la hasta ahora más importante nación del planeta.

Sin embargo, tal diversidad nunca se había puesto en tan claro manifiesto entre los candidatos que aspiran o aspiraron a una candidatura presidencial en los bandos del partido demócrata como republicano. Claro ejemplo de tal acontecimiento es la aspiración desde un católico, un bautista y que tres de los cuatro candidatos con más posibilidades de ganar, se encuentren un mormón, una mujer y un afro descendiente al que se le atribuyen raíces musulmanas.

En el plano demográfico es importante señalar que según datos del U.S Census Bureau del 2006, el país norteamericano cuenta con una población que ronda los 300 millones de habitantes, en el cual un 74,7% son personas blancas, un 12,1% personas negras y un 14,5% personas de origen latino, convirtiendo a esta última en la más importante minoría de dicho país.

Los anteriores datos, son datos a no perder de vista en las próximas elecciones del 4 de noviembre, sobre todo en un partido demócrata en el cual según palabras del propio Barack Hussein Obama después de su triunfo en Carolina del Sur, los electores no deben distinguir entre una América blanca y otra negra, sino deben visualizar una sola América.

Otro elemento distorsionador puede ser la existente división entre candidatos en cuanto al tema del aborto y la defensa de los derechos de los homosexuales, en la cual deben realizar un arriesgado cálculo político entre sí tomar una posición de vanguardia como la asumida por Hillary Clinton ó alguna más conservadora como la observada en el bando republicano, pues se estima que un 8% de la población de los Estados Unidos ha tenido relaciones sexuales con personas del mismo sexo durante un períodos no menores de tres años, así como el aborto es considerado el asesino número uno de Estados Unidos, pues anualmente se realizan en ese país alrededor de 1.3 millones de abortos.

No obstante, será quizás el voto latino el que determinará un eventual ganador en las elecciones que se avecinan, por lo cual los candidatos deberán reflexionar sobre sí reconsideran su política migratoria, pues la tasa de inmigración neta estimada es de aproximadamente 4,4 emigrantes por cada 1.000 personas.

Todos estos elementos anteriormente expuestos, serán importantes a tomar en cuenta en una de las contiendas electorales más reñidas de la historia estadounidense, donde desde 1928 no existe un heredero nato en la carrera presidencial, es decir un presidente que busca reelegirse o un vicepresidente que aspira a la presidencia.

Publicado en la Prensa Libre el 04/02/2008. Ver aquí

Oportunidad para enmendar yerros y recuperar aciertos.

Mal de aquellos que no saben distinguir entre la oposición y la construcción. Mal de aquellos que amenazan con no dar su voto,
con no permitir que se logre el quórum o con miles de mociones de forma y no de fondo; todo con tal de robar un espacio en la portada de los diarios o de algún medio televisivo.

Mal de aquellos que arremeten contra los diputados de su propio partido, pues los acusan de ser condescendientes con el Gobierno,
abandonando su labor de control político. Mal de aquellos que no entienden que la oposición y la construcción no deben contraponerse. Mal de aquellos que no están conscientes de que las decisiones que toman en sus partidos les pueden acarrear un enorme costo político en el futuro.

Mal de aquellos que castigan el sentido común y el respeto a la voluntad popular del pueblo, de una diputada de su propio partido, achacándoselo a la juventud, novatada o inexperiencia. Mal de aquellos que creen que el filibusterismo parlamentario no constituye un irrespeto a nuestro sistema democrático, sino más bien una legítima defensa a los más altos intereses de la patria.

Mal de todos tener diputados que frenan el progreso de nuestro país, que irrespetan la voluntad popular, consumen nuestros recursos –los impuestos–, que no se dignan cerrar la página del referéndum y discutir los temas apremiantes.

Publicado en la Nación el 09/02/2008. Ver aquí

Hace unas semanas se llevo acabo la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos (Suiza),
que cuenta con la participación de destacadísimas figuras de la talla de la Reina Rania de Jordania,
Henry Kissinger,
Bill Gates, Tony Blair, Bill Clinton, Bono, Ban Ki-Moon entre otros.

En la conmemoración de este año se asignó a un grupo de jóvenes líderes del mundo, menores de 40 años, realizar un estudio sobre como será el mundo en el año del 2030, según las predicciones de estos analistas se destaca, que para aquella fecha la economía de China será la mayor del mundo, superando en un 50% a la de los EE.UU., así como que el triángulo dominante actual, EE.UU., Japón y Alemania, será remplazado por los cinco superpoderes asiáticos: China, India, Japón, Corea e Indonesia.

Entre las muchas predicciones se estima que para el 2030, el Internet sea accesible prácticamente en cualquier punto del planeta, se profesionalice la filantropía, las minorías ganen espacio, aumente la esperanza de vida, se reduzca la mortalidad infantil, se logren grandes avances en el estudio del genoma humano, disminuyan los porcentajes de desnutrición mundial, se reduzca la pobreza, se expanda la clase media, se mejore la educación, el calentamiento global siga haciendo de las suyas y el agua se transforme en uno de los principales focos de conflicto.

Todas las anteriores muy buenas noticias, dejando de lado las referidas al cambio climático y el tema acuífero del planeta. Pero vale la pena preguntarse ¿Cómo será la Costa Rica del 2030? Yo creo que sí, a la larga todavía parecemos estar a tiempo, de que no nos agarre el toro por el frente y planificar un poquito mejor el futuro para las generaciones venideras y contemporáneas de este país.

Para aquel entonces debemos de ser en teoría una nación desarrollada, nuestro objetivo trazado para el 2021 ó por lo menos estar muy cerca de lograrlo, eso sí, siempre y cuando logremos trazar una agenda de desarrollo continúa, sin grandes cambios entre gobiernos de turno, donde se busque el diálogo que permita el consenso, sobre los temas más acuciantes del país, como inversión e infraestructura, agilización de trámites burocráticos, creación de una banca de desarrollo y una gestión integrada del recurso hídrico.

Hoy mientras tanto, miles de jóvenes como yo, vemos como se desperdicia el tiempo y se nos ensombrece el futuro, entre negociaciones de un G-37, 38 ó 39 que no termina en ponerse de acuerdo; y una fracción del PAC que molesta con Andrea Morales, pretende sacarse el clavo con toda la juventud del país, no permitiendo que el país avance.

Con un panorama así, sólo Dios sabrá compadecerse de lo que nos deparará el 2030, porque a algunos en este país, poco parece importarles.

Publicado en la República el 15/02/2008. Ver aquí

Publicado en la República el 27/03/2008. Ver aquí

En días recientes miles de costarricenses hemos recibido con beneplácito,
la voluntad política de nuestro mandatario, de convocar de una vez por todas, el proyecto de reforma al código electoral.

Imperiosos temas se encuentran sobre la palestra, desde el controvertido financiamiento de los partidos políticos, publicidad en medios de comunicación, voto en el extranjero, voto preferente, doble postulación de candidatos, encuestas e inclusive la creación de un Instituto de Estudios para la Democracia, esta últimamente en riesgo por las actitudes de ciertos grupúsculos en nuestro país.

Todos los anteriores, temas de trascendental importancia en ser discutidos en provecho de nuestra democracia, la más antigua de América Latina, la cual lamentablemente arrastra un importante rezago en materia electoral.

Un importante tema a no perder de vista dentro de estas pretendidas reformas al código electoral, debe ser el tema de la equidad de género, que busca aumentar en un 10%, la cuota obligatoria de participación de representación femenina en puestos elegibles dentro de los partidos políticos, en sus estructuras y papeletas.

Tal reforma defendida por diferentes sectores, quienes aducen vendrá a poner en igualdad de condiciones 50% a 50%, la participación entre hombres y mujeres, en diversos cargos de representación dentro de los partidos políticos, es a todas luces injusta, pues parece confundir los conceptos de igualdad e igualitarismo, en el caso que se entienda como igualdad, la ausencia de discriminación por razones de raza, género o credo.

La eventual aprobación de tal reforma podría prestarse para la elección de mujeres en cargos de representación de una forma obligatoria y poco democrática, dejando de lado los meritos de los propios candidatos, así como la igualdad de oportunidades, la cual garantiza una igualdad en el punto de partida, más no en la consecución de sus fines, pues cada persona debe ser la responsable de labrar su propio destino y este no debe depender del género del individuo.

Este arbitrario intento de “establecer la igualdad” no sólo atenta contra la igualdad misma, al buscar combatir desigualdades desfavorables para el género femenino erigiendo nuevas desigualdades que sí están a su favor, sino también se opone al principio de la meritocracia tan defendido por nuestro gobierno, permitiendo el auge de la mediocridad y el conformismo, no dejando espacio para la iniciativa individual, la competencia así como la superación personal.

Contribuyendo así con la mal infundada creencia de que la política es un campo exclusivo para los hombres, cuando en realidad existen mujeres sumamente capaces de asumir las riendas y llevar por el camino del éxito a este bonito país.

Publicado en la Prensa Libre el 26/02/2008. Ver aquí

Internet,
como medio alternativo de comunicación y expresión, ha adquirido una importancia sin precedentes, que lamentablemente las fuerzas políticas de nuestro país no han explorado aún.

Los partidos políticos siguen sin confiar en el potencial de Internet y no ven en él un importante medio de participación ciudadana, una herramienta de financiación y de movilización, sino que lo visualizan en el mejor de los casos como un simple medio de información, donde los contenidos se fraguan de un modo más o menos democrático.

Sin embargo, Internet es muchísimo más de lo señalado con anterioridad, es más que una simple herramienta, es toda una estrategia, un nuevo modo global de hacer campaña, reitero, desconocido aún en nuestro medio.

Los medios alternativos de comunicación brindados por la Web 2.0, en la cual los sitios Web obtienen al menos parte de su valor a través de las acciones de los usuarios y en donde los lectores ya no son los receptores pasivos de sus mensajes, sino los creadores mismos de opinión, la cual comentan y comparten, han logrado convertirse en países como Estados Unidos y España en parte fundamental e imprescindible en las arduas campañas políticas libradas en esas naciones.

Las famosas redes sociales o comunidades virtuales como MySpace o Facebook han servido para facilitar el trabajo de los miles de voluntarios que se implican en actos, en campaña casa por casa o en difundir mensajes a favor de su candidato o en contra del adversario.

Por otra parte, herramientas como YouTube, blogs, foros, chats, Podcast, cursos online, sin duda alguna representan un fuerte golpe al marketing tradicional de los partidos políticos de nuestro medio, así como métodos innovadores en la forma de hacer política en la actualidad, los cuales podrían representar una importante forma de combatir la apatía característica de muchos jóvenes hoy alejados de la política, que engrosan las filas de un abstencionismo que ha venido en sostenido aumento desde la campaña de 1998.

Solo para contextualizar la situación específica de nuestro país, la última Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples, realizada en junio 2007 por el Instituto Nacional de Estadística y Censos, señaló que el 11,8% de los hogares tiene Internet en vivienda, así como un reciente estudio de Radiográfica Costarricense, S.A. de noviembre de 2007, indicó que en nuestro país un total de 1.552.442 personas acceden a Internet desde algún sitio (lugar de trabajo, centro educativo, casa de un familiar, entre otros) lo que representa el 38% de la población, de este porcentaje el 50% es menor de 25 años (776.221 personas).

Sin duda cifras a tomar en cuenta de cara a las elecciones de 2010.

Publicado en la República el 31/03/2008. Ver aquí

En 1783 nació en Caracas una de las más destacadas figuras en la historia de nuestro continente,
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios y Blanco,
popularmente conocido como Simón Bolívar,
aristócrata de nacimiento, de origen español, de fuerte ideario republicano, imbuido en las ideas liberales y apasionado por la libertad. Así como militar, político, dictador en algún momento, partidario de unas fuerzas armadas permanentes y en pie de guerra, en contra de toda dominación española o de corte imperial.

Todas las anteriores diferencias y semejanzas, según el punto de vista del que se le mire entre Simón Bolívar y el farsante quien intenta autoproclamarse como su natural heredero, comandante Hugo Chávez Frías. No obstante resulta innegable admitir que estos dos ilustres personajes han marcado la historia de nuestro continente, intentando llevar acabo ambiciosos proyectos que para su propia desgracia, han finalizado en el fracaso.

El primero de estos proyectos fue la fundación de la Gran Colombia proyecto-nación idealizado en realidad por Francisco de Miranda que no llegó a realizarse, pero que fue retomado por Bolívar en 1815 en su Carta de Jamaica, él cual logro organizar definitivamente en 1821 mediante la Constitución de Cúcuta, nación la cual estuvo compuesta principalmente por los territorios actuales de Colombia, Venezuela y Ecuador.

La Gran Colombia era un proyecto el cual buscaba crear una república grande y fuerte para poder desafiar las pretensiones de cualquier potencia imperial, unificando en un mandato único los esfuerzos descoordinados y dispersos de los caudillos regionales a lo largo de América. Situación la cual a priori parece no distar mucho de lo pretendido por Hugo Chávez en su ambicioso proyecto denominado “Socialismo del Siglo XXI”, quien en la actualidad de la mano de sus secuaces todos emergidos al igual que él, del resplandeciente neopopulismo latinoamericano, pretende llevar acabo un proyecto similar, impulsado por la llegada al poder figuras como Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia y una vez más Daniel Ortega en Nicaragua.

Sin embargo, uno de los principales objetivos ó ventajas que buscó la unión en la Gran Colombia, era que la fuerza de todas sus naciones miembros, concurriera al auxilio de la que sufriese por parte del enemigo externo o de las facciones anárquicas.

Hoy este objetivo parece olvidado, quizás porque la Gran Colombia ya no existe, así como porque para Chávez, Uribe no es visto como un aliado, sino más bien como un vulgar cachorro del Imperio, hoy uno distinto al de tiempos de Bolívar, al cual no hay que socorrer o auxiliar en su incansable lucha contra el narco-terrorismo, puesto en práctica por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Mucho se ha hablado en nuestro país sobre la modernización del Estado,
la agilización de trámites burocráticos, la incorporación de la gestión electrónica en procedimientos administrativos, la descentralización y el fortalecimiento al régimen municipal.

Sin embargo el pasar de las palabras a los hechos, siempre ha sido el más duro escollo en superar en la historia de nuestro país, y en lo referente a materia de Gobierno Digital este no parece haber sido la excepción.

En el último tiempo las criticas a tal iniciativa han sido muchas, desde el grado de seguridad informática, el nivel de calidad en cuanto a la tramitología realizada por la vía virtual, así como que el desarrollo del gobierno digital, parece únicamente concentrarse en mejorar la infraestructura tecnológica del país, contribuyendo así aumentar la brecha digital ya existente.

Resulta innegable y además sería ingrato no reconocer que se han dado importantes avances en esta materia, como la digitalización en trámites de licencias, trámites de pasaportes y los servicios prestados por diferentes entes financieros. Lamentablemente parece obviarse el impacto social que tales políticas pueden ocasionar en nuestra sociedad y a este respecto quisiera profundizar a continuación.

Hace algunos meses en nuestro país viene desarrollándose un proyecto denominado “La Red de Interconectividad Municipal”, dicha política pública llevada acabo de manera conjunta entre diversas instituciones de nuestro país, cuenta con el respaldo financiero de la Unión Europea y la asesoría de la Secretaría de Gobierno Digital.

Dicho proyecto busca la integración de 101 instituciones públicas en una sola red privada de conectividad, entre ellas las 81 municipalidades del país. Entre los principales beneficios de tal iniciativa se encuentran sistemas de video conferencias, foros de discusión, aumento en la participación ciudadana, como desarrollo informativo y transaccional en los sitios web de nuestras municipalidades.

Tal iniciativa en el papel parece a toda luz beneficiosa, no obstante analizándola a la luz del Informe 2007 del Programa de la Sociedad de la Información y el Conocimiento (PROSIC) de la Universidad de Costa Rica, saltan todo tipo carencias desde el gran analfabetismo digital experimentado en nuestro país, donde de una muestra de 194 usuarios de Internet encuestados que nunca han realizado trámites por esta vía, un 39% dice no confiar, un 28% no saber como hacerlos y un 7,7% aduce desconocimiento de la existencia de tales trámites.

Por otra parte en Costa Rica 113390 viviendas del país tienen Internet en el hogar, lo que representa un 9,8% de la totalidad de las viviendas en el país, pero la distribución de tal porcentaje es un 8,7% ubicado en la Región Central del país y tan sólo un 1,1% distribuido en las regiones de planificación restantes.

Vale la pena preguntarse el impacto social de tal política pública en la Región Brunca, donde sólo un 0,1% de las viviendas tienen Internet en el hogar.

Publicado en la Revista Democracia Digital Diario del 23 al 30 de abril del 2008.

Publicado en la República el 02/09/2008.Ver aquí

En días recientes nuestro país se ha visto zangoloteado por el notición de una supuesta,
ya ni tan supuesta presencia de las FARC en nuestro territorio,
así como de sus posibles tentáculos, que gracias a dios han saltado a la luz en el ultimo tiempo y que podrían llevarse embarrado a más de un politicucho que tenga o haya tenido alguna relación con esta sarta de narcoterroristas.

Pero independientemente de que resulta preocupante tal situación y deben tomarse las medidas necesarias que arrojen nuevos datos sobre el mismo, resulta risible pero sobre todo repugnante las declaraciones de los emparentados con las FARC en nuestro país, declaraciones que constituyen un insulto a la razón, así como una ofensa a la inteligencia de miles de costarricenses y que ponen al desnudo las amistades de algunos de nuestros sindicalistas, que si por la víspera se saca el día, el papel de angelitos se les empieza a caer, pues ¡Dime con quien andas y te diré quien eres!

Estos sindicalistas en el último tiempo vueltos muy patrióticos, todos identificados con la verborrea de su caudillo del sur de boina roja, se burlaron con sarcasmo de la “computadora mágica que resiste bombardeos”, deslegitimaron su información, la tacharon de infamia, pero luego pudieron constatar que tal computadora arrojo exactita la dirección donde sus compadres guardaban la plata, ¡Que cosas no, de verdad que hasta el mejor mono se le cae el zapote!

Pero mientras algunos se les cae al zapote, a otros aquí en Costa Rica no se les cae la cara de vergüenza y tarareando la canción del “Yo no fui”, se quieren hacer los majes y vernos la cara a un montón de costarricenses, con respuestas más perdidas que las del chiquito de lindberg, sino les pregunto a ustedes ¿De cuándo acá? ¿Uno hospeda a alguien en la casa de uno sin conocerlo? ¿De cuándo acá? ¿Uno firma un documento en este caso un poder sin haberlo leído con anterioridad y desconoce a quien se lo firmo? ¿De cuándo acá? ¿Uno guarda en su casa una caja fuerte de alguien que no conoce, sin saber lo que esta tiene adentro?

A otro con ese cuento, pues los costarricenses somos tontos, pues la pareja está libre y sin causa pendiente porque en nuestro país no existe el crimen de financiamiento al terrorismo, pero no somos mensos para pensar que esto es producto de la ingenuidad y no de la malicia de los compinches de nuestros sindicalistas.

Publicado en el Diario Extra el 30/03/2008. Ver aquí

Facebook Comments
Compartir esta publicación:

  Posts

1 2 3 19
Junio 15th, 2018

Test

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Dolore, facere, exercitationem. Dolore quas eos harum omnis, debitis nulla porro reprehenderit […]

Mayo 6th, 2018

Las lecciones del premio Claudia Poll.

El aluvión de críticas externadas en los últimos días por parte de algunos medios de prensa, en redes sociales prácticamente […]

Octubre 27th, 2017

A 100 días de las elecciones.

Restan tan solo 100 días para la celebración de las elecciones presidenciales y legislativas de 2018, las cuales se celebrarán […]

Agosto 27th, 2017

Desperdiciar el tiempo y el capital político.

El reciente anuncio por parte del presidente de la República, Luis Guillermo Solís, sobre una serie de medidas para solventar […]

Agosto 24th, 2017

La imagen del Presidente vs. la imagen del Gobierno.

A menos de dos meses de la convocatoria oficial a las elecciones nacionales de 2018, el Centro de Investigación y […]

Mayo 15th, 2016

¿Cuánto tiempo efectivo realmente tiene un gobierno?

La administración Solís Rivera recién ha superado la mitad de su gestión y ya algunos han hablado, prematuramente, de que […]

Febrero 14th, 2016

¿Qué nos enseñaron las elecciones municipales?

Las elecciones municipales del pasado 7 de febrero han arrojado una serie de datos que es importante tener presente para […]

Febrero 8th, 2016

Análisis Elecciones Municipales 2016.

Por: Daniel Calvo Sánchez / Politólogo. Datos actualizados al 14/02/2016 a las 20h.  EL ABSTENCIONISMO. (2002: 77,2%; 2006: 76,2%; 2010:72,12%; […]

Agosto 30th, 2015

La responsabilidad de nuestros actos.

Es cierto que la pérdida de competitividad que hoy afecta al país no se le puede achacar solamente a este […]

Agosto 24th, 2015

Reflexión sobre el PLN

Lo dije hace unos meses y hoy luego de ver ese ultraconservador artículo de Fernando Zamora en La Nación (que […]